Han leído nuestras coberturas:

domingo, 29 de junio de 2014

PARADISE LOST en The Roxy Live Bar, 13 de abril de 2014


A casi un año y medio de su anterior visita a estas tierras, el domingo 13 de abril de 2014 nos dirigimos al Roxy Live Bar, el coqueto reducto de Palermo, a ver una nueva presentación de los denominados "Padres del Gothic Metal", los oriundos de Hálifax, PARADISE LOST. La excusa en este caso era la gira del 25° aniversario de la banda, que se cumplió durante 2013. Los británicos editaron para la ocasión un álbum en directo, "Live at the Roundhouse". Este fue registrado en el Candem Roundhouse, a principios de noviembre del pasado año. Y era el léit motiv de este nuevo desembarco por estos lares.

Cuando ingresamos, previos saludos con la gente de la productora NWM, a quienes agradecemos por su permanente gentileza para con nuestro medio, estaba la segunda banda invitada sobre las tablas, Necrológica. Previamente había tocado Aniron, cuya performance no llegamos a presenciar.

El primer comentario acerca de Necrológica, que recogimos no bien entramos, fue totalmente negativo. Pero como somos gente terca, igual nos acercamos al escenario para llevarnos nuestra propia idea. Y nuestra impresión fue absolutamente diferente a la que habíamos escuchado un par de minutos antes. De hecho, la de Necrológica nos pareció una de las propuestas más innovadoras que hayamos escuchado en mucho tiempo, proveniente de bandas nacionales.

Se trata de un dúo (si, nada más que dos músicos!), conformado por Miguel Aguilera en bajo y voz, y por Franco Donatiello en batería. Lo de ellos es una música absolutamente experimental, muy complicada para definir. Por trazar un paralelo, nos acordamos de algunos temas de Abruptum, más que nada por cierta atmósfera diabólica emanada de los corpse paintings de los músicos y de las imprecaciones desgarradas de Miguel Aguilera, que nos hicieran recordar a aquél mítico y siniestro dúo sueco. Musicalmente, el bajo es el gran sustento del sonido de Necrológica, quienes finalizaron su actuación con un toque divertido -para desestructurar un poco, digamos- lanzando Miguel un disparo con un pistolón que arrojó cintas azules y plateadas hacia el público. Pulgar totalmente arriba para ellos!

Superado el momento de Necrológica fue el turno de Obscene, un cuarteto de Hard Rock bastante básico, mucho más acorde para telonear a Motley Crue o a Motorhead, que a PARADISE LOST. No nos agradó mayormente, quizás porque nada tenían que ver con el plato principal de la noche. Ejecutaron una versión del trilladísimo clásico de Blondie, "Call Me". En fin.

Finalmente, y ante una buena concurrencia de público, llegó el momento de los oscuros progenitores del Gothic Metal. Aquéllos que con su segundo disco, "Gothic", en 1991, crearon un estilo: el que mezclaba voces guturales masculinas con cristalinas vocalizaciones femeninas. Sólo ocurrió en aquél álbum, pero a partir de aquél entonces, los nativos de Hálifax comenzaron a reinventarse placa tras placa. Hasta nuestros días.

Uno de los puntos negativos (de los poquísimos) que notamos en PARADISE LOST, es que, teniendo una docena de grabaciones de estudio en su haber, con muchísimos temas excelentes, primordiales, generalmente los setlists no estén del todo bien elegidos. Y entonces nos privamos como público, de escuchar verdaderas obras maestras, para darle lugar a composiciones no tan perfectas. Esta vez, volvió a ocurrir.

Gregor Mackintosh es hoy, más que nunca, el motor y el alma de PARADISE LOST. El eximio guitarrista aporta no sólo su contundencia con las seis cuerdas, y su tan personal sensibilidad interpretativa, sino también la imagen central del grupo. Sin él, PARADISE LOST no podría existir. Sería un producto muy diferente.

Su compañero y co-líder, Nick Holmes, ha visto mermado un tanto su caudal vocal, en relación a anteriores presentaciones. O quizás simplemente no estuvo en su mejor noche. Tiene derecho, después de veinticinco años cantando en PARADISE LOST, a tener bajones. Igual, para nosotros, sin ser descollante su tarea, siempre aprueba.

El resto de los músicos acompaña en sus respectivos roles, y no podrían aunque quisieran, eclipsar en nada a los dos artistas antes mencionados. Sintetizando: PARADISE LOST depende casi exclusivamente de la dupla Mackintosh - Holmes, para brindar un gran espectáculo. Y aunque no estén atravesando su pinácculum, generalmente lo logran.

La gente acompañó como siempre, como en cada show internacional que se celebra en nuestro suelo, demostrando calor y pasión en cada tema interpretado. Y de eso los artistas extranjeros, siempre se dan cuenta. Y se llevan gratísimos recuerdos de nuestro país.

Un concierto más que hemos visto, el cual no quedará en la gloria de nuestros corazones. De hecho, es el peor que vimos de los británicos en Argentina. Pero igualmente les alcanza para superar a la mayoría de sus colegas en cuanto a calidad, eficiencia y sobriedad.

Setlist:



1) Mortals Watch the Day
2) So Much is Lost
3) Remembrance
4) Gothic
5) Enchantment
6) Faith Divides us - Death Unites us
7) Tragic Idol
8) Never for the Damned
9) Isolate
10) Say Just Words


Bises:


11) Rotting Misery
12) One Second
13) True Belief
14) Over the Madness
15) Erased

Comentario: Sylvia Pink.-
Fotos y videos: Javier Parente, para OXIDO.-

1 comentario: