Han leído nuestras coberturas:

sábado, 16 de noviembre de 2013

MESHUGGAH en Groove, 14 de noviembre de 2013



Se puede hacer, tranquilamente, un comentario sobre el show de Meshuggah, simplemente con una docena de adjetivos:

Desquiciado.
Espasmódico.
Esquizofrénico.
Impredecible.
Caótico.
Enrevesado.
Matemático.
Cerebral.
Frío.
Retorcido.
Sofisticado.
Perfecto.

Usted podría dar por concluída aquí mismo esta review. 

No obstante si busca sumergirse en el texto buscando éstos y otros adjetivos calificativos, pase y lea.

La delgada línea entre la locura y genialidad puede ser fácilmente atravesada en el pequeño Universo del Metal. Pero si hablamos de Meshuggah esa línea se quiebra en fracciones infinitesimales.

Pocas bandas con tanta intensidad y crudeza como la de estos suecos. Pocos grupos tan a contrapelo de las tendencias (modernas o no, recordemos sus más de 25 años de carrera). Pocas, por no decir la única, que se han caracterizado por esa manera tan estrambótica de componer "canciones". Porque, ciertamente, no hay nada parecido a una canción en ninguno de sus discos. No hay nada ni remotamente parecido a una estrofa, ni a un puente ni, mucho menos, a un estribillo. Sólo una progresión de riiffs densísimos "organizados" en tiempos esquizofrénicos, una arquitectura muy lejana de cualquier lógica humana.

Y fuera de toda lógica estaba alguna vez poder ver en vivo a la banda; sin embargo, el jueves 14 de noviembre de 2013 la realidad superó a toda ficción.

Pasó más de una hora luego de que el único crédito local se despidiera del escenario, los marplatenses Kainoas, dejando un buen sabor de boca con su Metal moderno y aguerrido. Buen ambiente, mucho calor, más que abultada concurrencia y mucha, pero mucha expectativa en la primer visita del "Loco" sueco. A las 21:30, por fin, se apagaron las luces y entonces... el caos.

"Swarm" fue el tema que eligieron para cortar con todos los años de espera por parte de los (mil?) fanáticos enloquecidos que coparon Groove. Sonido regular, la voz un tanto escondida.
Ya para "Combustion" la cosa mejoró. Pero todó verdaderamente explotó con "Rational Gaze", el hit deforme de "Nothing", de 2002, donde se desató un pogo más allá de toda razón.

Luego el combinado "ObZen", "Lethargica". Es curioso cómo el sonido te va aplastando hasta sentarte de culo. Los riffs malsanos, esquizoides, irregulares te van estrujando el cuerpo hasta sentir la presión en tu espina dorsal, donde tu única válvula de escape es contorsionarte en movimientos espásticos y convertirte en un muñeco de trapo humano, azotado por un látigo invisible, bailando en trance una danza caótica y retorcida, mientras el sonido te golpea por todos los flancos.

La banda: precisa, quirúrgica, matemática, gélida, brutal. Jens Kidman, con su voz áspera ladrando como poseso. Mårten Hagström pone muy buenos contrapuntos con la figura y guitarra líder Fredrik Thordendal que, junto con Dick Löwgren en el bajo, forman una muralla de sonido imposible de derribar.

Pero quien se lleva todos los lauros es el monstruoso Tomas Haake. Motor principal del sonido MeshuggahHaake es el responsable de llevar a la agrupación a otro nivel. Si su labor tras los parches es superlativa, lo que hace este individuo con los pedales es de otro mundo. No sólo es la velocidad de "The Hurt That Finds You First" sino también, la marca, la coma, el acento de "I Am Colossus"; es la columna vertebral del machaque febril de "Bleed", es el pulso demencial de "New Millenium Cyanide Christ"Meshuggah sin Haake es solo una colección de riffs alocados apilados uno encima de otro.

Para los bises: "Mind's Mirrors", el interludio de "Catch 33", dio paso a "In Death - is Life" e "In Death - is Death", los últimos estertores de la bestia agonizante.

Una hora y media de show, exacto, como todo lo que hacen estos muchachos (¿muchachos? ¿cyborgs? ¿aliens?). Todos los engranajes calzan perfectamente en esta maquinaria... (¿Thrash?, ¿Death? ¿Progresiva?). ¿Demencia, genialidad, deformidad?

¿Qué es Meshuggah? ¿Algo experimental? ¿Un grupo de genios viviendo una realidad paralela? ¿Visitantes del futuro?¿Una falla de la Matrix? ¿Un monstruo pasado de cafeína, cocaína, adrenalina? 
No lo sabemos. Buscarle la vuelta sería perder el tiempo, seguir adjetivando sería superfluo, inútil, innecesario, prescindible.
Meshuggah es lo que es, una de las experiencias musicales más pesadas que nos haya tocado vivir.
Soberbio.


Muchas gracias a Lucía Chiarenza, encargada de prensa de la productora Rock & Reggae Argentina, por su constante gentileza!

http://www.youtube.com/watch?v=CqnBiemrA1w 

Crónica por 
Alien, para OXIDO.
Fotografía en vivo: Tulio Salvatierra.

martes, 12 de noviembre de 2013

HARPOON: Grabación DVD en XLR de San Miguel, 9 de noviembre de 2013


Con la expectativa propia de ver a una banda nacional que nos gusta mucho desde hace años, hemos concurrido en la noche del sábado 9 de noviembre a la bonaerense localidad de San Miguel, más precisamente a ese confortable reducto de la calle Tribulato llamado XLR. Se anunciaba una nutrida grilla de bandas partícipes, de las cuales -por una cuestión de horarios- solamente pudimos apreciar el desempeño de las dos últimas: BAGUAL, y la que mencionábamos al principio: HARPOON, el laborioso crédito metálico de José C. Paz.

Llegamos al sitio aproximadamente a las 1:15 de la madrugada. Observamos que el local presentaba un lleno bastante notable. Esto se incrementaría alrededor de las 2:00, que era la hora tope para que el público ingresara. De hecho, la presencia de espectadores confluyó en un lleno casi total de XLR.

Estaba tocando, como dijimos, BAGUAL, penúltima agrupación de esta velada metalera. Son un cuarteto oriundo de la ciudad de San Miguel, o sea, locales. Presentaron los temas de su demo, el cual muy gentilmente nos entregaron. Lo que ellos tocan puede describirse como un Metal noventero, con algunas influencias de Pantera. El vocalista Jorge Cruz canta con voces mayoritariamente límpidas. Los músicos son realmente avezados, cosa que pudimos apreciar especialmente en una pieza instrumental que ejecutaron. Maximiliano Manso es el guitarrista, Alfredo Cruz el bajista, y Salvi el baterista.

El set de BAGUAL se extendió por espacio de unos cuarenta minutos, logrando muy buena aceptación de la gente. Nos pareció original lo que interpretan, máxime tomando en cuenta la combinación de Metal 90's con voces armónicas. Hubo espacio para un par de versiones de la banda de Phil Anselmo, cerrando su actuación con "Fucking Hostile". Aplausos, y a esperar al acto central de la noche.

Sin que mediara mucha demora, a eso de las 2:30 hs., se abrió nuevamente el telón, dando lugar en el escenario al quinteto de José C. Paz. Ramón Duré en las voces, Alejandro Burgos y Hernán San Martín en las guitarras, Rafael Florentín en bajo y Daniel López en la batería conforman este poderoso combo de Metal Argento. Porque para aquéllos que no los conozcan, no quedan muchas dudas acerca de lo que HARPOON toca: es un visceral y ganchero Metal Argento, descendientes directos del estilo Hermética.

HARPOON, por vez primera, era acto central en XLR. Esto motivó a numerosos seguidores que confluyeron desde distintos puntos del Conurbano bonaerense, allí donde la banda goza de mayor predicamento. Y todos sabemos que el fanatismo de estas huestes se transcribe en un incondicional apoyo a los músicos y su propuesta.

Así fué que nos vimos sorprendidos -pese a la incontable cantidad de shows que tenemos sobre nuestras espaldas- por la furia y demencial desenfreno del pógo, allí debajo del tablado. Y eso que hemos visto muchos actos internacionales muy extremos, pero créannos que esto fue especial.

HARPOON descargó una docena y media de títulos, a lo largo de poco menos de dos horas. Lo que se dice, transpiraron con creces sus camisetas. Pudimos escuchar canciones de sus tres discos hasta la fecha, con líricas las cuales giran en torno a problemáticas sociales, mizturadas con el amor de los músicos hacia el Heavy Metal.

XLR es un reducto donde las bandas suenan más que bien, y esto se notó en esta noche de sábado. Contundencia y potencia fueron de la mano, permitiendo al grupo lucirse ante sus seguidores, a la vez que dejar plasmado ante las cámaras, lo tan aguerrido de su Metal Argento. Porque esta fue la noche elegida por los artistas para inmortalizar su actuación en un posterior y muy esperado DVD.

La organización corrió por cuenta de la propia banda y de Alfredo Andrade, alma máter de la productora Hurling Metal. Y fue un evento sin fallas, desarrollado a plena corrección por todas las partes involucradas.

Nos gustó muchísimo este show; y al quinteto también, porque se encargaron de agradecerles no sólo a sus fanáticos, sino a todos los que de una u otra forma, colaboran desde sus respectivos lugares para que noches como ésta se conviertan en un auténtico jolgorio. Porque eso es en lo que se transformó este recital: en una desbordante y muy disfrutable fiesta.

Personalmente, quiero agradecer a Pocho Andrade y a todos los músicos de HARPOON por facilitarme todo para que pudiera vivir a pleno este espectáculo. Y procedo a dejarles el setlist interpretado a lo largo del concierto:

Intro
Grito de Rabia
Marginal
Bastardos
Sistema Cruel
Mi Espíritu
Me dá Igual
Tu Mismo Pensar
Si un Sol no Alcanza
Cuando las Llamas Queman
Hijos del Rock
Desesperante Realidad
Por Gatos Voy
Demencia
Voy a Estallar
Batalla Eterna
El Ritual
Choque de Cuernos
Bis:
Desde el Oeste

Crónica: Sebastián Cambiasso, para OXIDO.-
Fotos: Daniel Rivas, gentileza de Fernando Díaz para OXIDO.-