Han leído nuestras coberturas:

martes, 28 de mayo de 2013

SUPERUVA en Chivilcoy, 25 de mayo de 2013


 
El frío sábado en nuestra ciudad, esta vez, ofrecía la propuesta de una noche a puro Punk-Rock, en el pub La Nueva Farmacia.
Todo comenzaría ya empezado el domingo, cuando alrededor de la una de la mañana, se presentarían los locales Acido Punk y Mal Parecer, éstos últimos llegados desde la vecina localidad de Suipacha.

Posteriormente llegaría el turno de nuestros visitantes, los oriundos de Valentín Alsina, SUPERUVA.
Estos punk-rockers fueron formados en 1991 y se sumaron a un grupo de bandas que enarbolaron el estandarte Punk Rock en nuestro país promediando la década del 90. Se puede decir que en ese momento había un movimiento Punk de importancia, que se veía reflejada en la buena concurrencia a los recitales. 2 Minutos, Mal Momento, Los Violadores, Doble Fuerza, Flema, Sin Ley, El Otro Yo, SUPERUVA y algunas más, eran los nombres que pululaban en la que algunos llaman la época dorada del Punk Rock nacional.

Seis álbumes de estudio, uno en vivo y un DVD conmemorativo de sus veinte años de existencia, son las placas editadas por SUPERUVA hasta el momento.

Volvamos a lo sucedido en el show. Ya siendo las 2.30 de la mañana, Checha (voz), Lukas (bajo y coros), El Chino (batería) y Nahuel (guitarra), quien reemplazó en esta ocasión a Anku, que no pudo estar presente, aparecían ante el público chivilcoyano.

SUPERUVA puede ser considerado cultor de un subgénero denominado Rock Punkito, que mezcla precisamente Punk Rock con letras divertidas o absurdas. Abrieron su performance con “No te Vayas, Gorda”. Y pasarian sucesivamente “Domingo de Pesca”, “Tandil”, “Birome Ponja”, “Brujito de Gulubu” , “Cadavercito” y “Con mi Guitarra Mataré a tu Mamá”.

Los SUPERUVA son pura diversión y energía arriba de las tablas. También fueron de la partida ”Avísame”, “No Pibe”, “El Ermitaño de 20 Años”, “Felicidad”, “Todos Locos”, “Remeras Rockeras” y “Churrasco Violento” .
Una tras otra pasaban las canciones: “México Regresaré”, “¿Será que no Está Enamorada de mí?”, “Chica de Rojo”, “Woodstock”, “Dale Batero”, “Ella Dijo Goodbye”, “Duerma y Deje Dormir” y “Hoy no me Voy a Bañar”. Y tras ellas llegaría el final con “Golondrina”.

Para sintetizar: mas de una hora y cuarto a puro Punk Rock, sin pausas y sin decaer...

Gracias a Tomas Escola, por su gentileza para con nosotros.

Reseña e imágen: Iván Marchesani, para OXIDO.-

lunes, 27 de mayo de 2013

ARRAIGO en Auditorio Kraft, 18 de mayo de 2013


ARRAIGOTeatro Kraft
Sábado 18 de mayo

Noche de sábado, mucha humedad en la Capital Federal. Una nueva aventura musical espera, pero esta vez, algo totalmente diferente a lo acostumbrado; se presenta en vivo Arraigo, banda puramente Folk Metal nacional.
Cuando uno piensa en Folk Metal nacional, o folklore y Metal, cree imposible unir la guitarra de Yupanqui con el pogo de un recital de Almafuerte, y aquí está el desafío.

Arraigo comienza a tomar forma por el año 2004, con la idea de aunar, por un lado, los ritmos autóctonos de la zona, como zamba, chacarera, tango; por otro lado, diferentes subgéneros del Metal de los 90s, y sumado a esto, una idea política y de valores, junto a un mensaje positivo y vivencial en cada letra.

Luego de su EP Rancho Sur, en 2012 sale a la calle el primer CD, Fronteras y Horizontes, álbum que esta noche se presenta en la desolada calle Florida.

La cita es en el Teatro Kraft, ubicado en un segundo subsuelo de una galería de la tradicional peatonal Florida. Un lugar que, si bien no es muy grande, unas 250 personas ocuparon casi la totalidad de las butacas.

El ingreso fue muy ordenado, prolijo, y el ambiente muy diferente al que estamos acostumbrados. El público variaba desde niños con padres, hasta jóvenes sin ningún indicio de ser “metaleros”, nada de cadenas, cuero ni remeras de Maiden.

A las 22 hs. en punto, con el telón cerrado, del lado del público aparece Eduardo Lanza, un joven de espíritu, deleitando a los presentes recitando coplas que hablaban de tiempos pasados, de la vida y costumbres de nuestros antes, con un marcado patriotismo a flor de piel.
Acto seguido, se abre el telón y comienza un show que sin dudas, y humildemente, después de haber visto muchísimas bandas en vivo, no pasaría como un recital más en el historial.

Sobre las tablas, Pablo Trangone en la voz y percusión, Federico Bertoli en guitarra, charango y voz, Leandro Ramogida en guitarra y voz, Javier Espeche en bajo y Federico Prieto en batería y bombo legüero, comenzaron como en el disco: Carnaval de Soledades y En el Nombre del Padre.
La lista continuó con Vidala Para que Sigas, Oro Oscuro; tema perteneciente a su EP y que en vivo lo ejecutan muy pocas veces.
Luego de presentar a Julia Peralta con su bandoneón, siguió el turno de Crías de Crías, para dar paso nuevamente a Eduardo y sus coplas.

El setlist continuó con Los Gritos del Sótano, Zamba Para los Huérfanos, Los Indios de Ahora, un tangazo exquisito; Que Sangre Madera, Para Aquel que Sabe Oír y Tierra de Bueyes.

Luego de una hora de show, donde los presentes ya estábamos conformes pero queríamos más, se presenta a Mariana, una joven jujeña, quien luego de agradecer a la luna, la tierra y ofrecer unas palabras en su idioma autóctono, con su caja, instrumento típico de la Quebrada de Humahuaca, deleitó al público con un canto que, sin dudas a más de uno nos puso la piel de ave.
Seguidamente, Leandro presenta Te Llamo Eternidad, tema al cual él pone la voz.

23:30 hs. en la noche, los músicos se despiden raudamente, a lo cual el público aplaude y pide por más. Luego de unos minutos, Arraigo vuelve para descargar su artillería más pesada, con Nehuen, en el cual muchos de los presentes dejaron salir su lado metalero, y a pesar de la negativa de los guardias, se armó un merecido pogo.
Para el siguiente tema, se lo invita al guitarrista Gastón Prieto, sumándose a ejecutar una intro del murguista uruguayo Tabaré Cardozo, para dar paso al track más carnavalero del disco: Cadenas y Antifaces; finalizando con Dogo, como la frutilla del postre, rondando la medianoche.

Bien; un show de Arraigo contiene muchos aspectos, más allá de lo musical, y es necesario desmenuzarlos.
De afuera hacia adentro: el público, pieza clave; como decía, gente de todos los “estilos”, edades y clases sociales, lo cual no parece decir nada, pero puedo asegurar que no es como el público que se puede ver en un recital de una banda legendaria, donde si bien hay varias generaciones, son todos metaleros, o rockeros, o darks. Realmente es muy variado el público, pero todos hermanados por el arte que brota desde el escenario.
La idea: entre tema y tema, Pablo, la voz líder del grupo, hace reflexiones y comparte pensamientos, no sólo suyos con respecto a la canción que sigue, sino dejando mensajes de que nada está perdido, mensajes de esperanza, un poco de revolución, un poco de revivir o no dejar morir y sobre todo recordar de dónde venimos, el respeto e igualdad ante la mujer; cosas que se van perdiendo en el mundo de hoy, con una calidez, una paz y una serenidad, que uno no puede más que escucharlo y caer como en trance, sólo asintiendo con la cabeza.
La estructura: un conocedor y alguna vez concurrente, me explicaba que el recital tiene un lineamiento -por así decirlo- al estilo de los eventos folklóricos tradicionales, donde se presenta el tema, se lo explica, se lo dedica o no, en algunos casos se presenta un músico con su instrumento, y así va transcurriendo de manera interactiva y amena.
Ahora sí lo musical: el ensamble muy bien logrado entre charango y distorsión, entre bombo legüero y doble pedal, entre sapucay y gutural es tan delicado, tan estrecho, tan armónico, que por momentos uno quiere poguear con una zamba o se emociona y quiere salir a bailar con un punteo; junto a una voz muy dotada, que puede pasar por todos los estilos ya nombrados de una estrofa a otra, con arreglos muy bien logrados.
En conjunto, todo esto genera un clima de amistad, de calidez, de peña, de reunión de esas a las que la gente del interior estamos acostumbrados.

Eso es Arraigo: hay que vivirlo, es algo diferente con cosas ya inventadas, pero diferente en fin, sin necesidad de mujeres desnudas sobre el escenario, sin hacer covers ridículos, tan sólo mostrando de dónde venimos, compartiendo sus ideas y valores casi extintos; y sobre todo, disfrutando de la música y por medio de ella, dándonos cuenta de que todavía hay gente que vale la pena ser escuchada.

Me gustaría cerrar con una cita de Pablo, este muchacho que canta descalzo y entre canción y canción se toma un mate, quien tiene el único deseo de que su hijo nunca deje de quererlo, que muy bien dijo: “A VER SI NOS CREEMOS QUE ALGUN PENDEJO NACE MALO!”

Enorme agradecimiento a Néstor Fernández, encargado de prensa de Arraigo por permitirnos la cobertura del evento y un placer inmenso, como siempre, ser parte de Oxido!

Reseña: Martín Mena. Fotos: Julio C. Panderi.

martes, 21 de mayo de 2013

BETO VAZQUEZ INFINITY en The Roxy Live: Música sin límites!


Hacía más de una década que no tenía la oportunidad de ver a Beto Vázquez Infinity en vivo, creo que la última vez que los vi estaban aún presentando el primer disco. Claro que tampoco la carrera de la banda tuvo la continuidad que uno quisiera, y es cierto que estuvieron alejados mucho tiempo de los escenarios. Por suerte hace ya rato que el proyecto retomó la actividad presentándose en vivo y sobre todo editando mucho material en estudio.

Llegué al Roxy cuando terminaba la segunda banda soporte (Dawsound), un cuarteto de crudo heavy metal con muchas reminiscencias de Motörhead en su música, aunque no en las voces.

A eso de las 21:30 hizo presencia sobre las tablas la agrupación principal. Ellos son: Beto Vázquez en bajo y ocasionalmente guitarras, Omar Mansilla en guitarras, Victor Rivarola en teclados, coros, y ocasionalmente bajo y voz líder, Norberto Román en batería, Santiago Bürgi (Fughu) en voz líder y ocasionalmente guitarra eléctrica y acústica; y dos cantantes femeninas: Cecilia Pastawski y Carolina Guedes, esta última también en teclados en algunos temas, incluso haciendo dueto con Víctor.

Así es, un grupo de multiinstrumentistas, es de lo que se rodeó Beto. Con muy buena onda y humoradas varias, el concierto se desarrolló con un sonido excelente. Sólo en un momento hubo un problema de audio que Beto adjudicó justamente a los constantes cambios de instrumentos. Es difícil hacer sonar una banda con hasta cuatro voces a la vez, pero en el reducto de Palermo lo lograron. Las voces de Santiago, Carolina y Cecilia, esta última con un registro de soprano increíble, se complementaban y se distinguían nítidamente. Además en vivo la agrupación tiene una fuerza y una garra que a veces no se nota en los discos de estudio, situación que atribuyo al sonido un tanto artificial de la batería que traen los CDs. Creo que a pesar de ser una tradición de BVI, podrían prescindir de los numerosos invitados de cada disco y salir como banda con los músicos que se presentaron el sábado y los resultados serían formidables.

El numeroso público que se acercó al Roxy respondió de manera muy tranquila, sin demasiada excitación. Es que la música de Beto Vazquez Infinity es difícil de clasificar, no es power metal, no es gótico, no es progresivo pero es todo eso a la vez. Además la onda del local (mesas, gente sentada) invita a escuchar al artista con atención y no tanto al frenesí.

Al ex Nepal se lo vió contento durante toda la noche, sorteó con humor los desperfectos técnicos y se permitió varias humoradas durante el concierto, como por ejemplo cuando presentaron el tema "Council of my Dreams", que cantaban ambas chicas, y fue rebautizado como "Council of my Dreams- Lesbian Version". También agradeció a la gente que se acercó a verlo a pesar de la muy nutrida cartelera tanto de bandas nacionales como internacionales ese día.

Un momento muy festejado fue cuando el grupo interpretó el clásico "Wizard" de aquel primer disco. Aquí, como parte de los numerosos cambios de ropa que hubo a lo largo del concierto, Santiago salió a escena con un abrigo símil piel que lo dejaba a medio camino entre Manowar y Johnny Tolengo, lo cual generó no pocas cargadas. En este tema se extrañó un poco la no inclusión de algún instrumento acústico como la flauta, (recuerdo que BVI solía tener una flautista de nombre Lilah Bertolini), siendo esta vez reemplazada por el teclado.
Para "The Battle of the Past" se dividió al público en dos, haciendo la clásica competencia para  ver que sector cantaba más fuerte la melodía.
 
Finalizaron con un cover, "Burn", de Deep Purple, el cual estuvo precedido de un desopilante díalogo entre Beto y Santiago en donde Santiago, quien aparentaba sorprenderse por la inclusión de un cover, le pedía que no sea "esa música de viejos que escuchás vos. Yo de Linkin Park para atrás no conozco nada...".
Una banda que en cuanto a calidad y sonido no tiene nada que envidiarle a muchas de las vacas sagradas de la escena de hoy en día.

Muchas gracias a Lola Nagel, por su gran gentileza para con nosotros.

Crónica e imágenes: Santiago Bennasar, para OXIDO.

Setlist:
Xanax
Existence

The Temple
Untill Dawn
Soldiers Of Hope

Again
Darkmind
Magical Moments Of Time
Wizard
Arwen Song
Council Of My Dreams
Mystic
Shadows Fall
The Battle of the Past
Burn

lunes, 20 de mayo de 2013

STEVEN WILSON en Teatro Vórterix, 18 de mayo de 2013


 
Eran las 21 hs. cuando se apagaron completamente  las luces en el teatro Vorterix, y ya se presagiaba que esta noche iba a ser para el recuerdo de todos. No había mejor lugar para que el ex Porcupine Tree nos brinde un show como en este teatro: la acústica, el ambiente, el escenario, las pantallas, el telón, todo sumó en cuanto a esta obra de arte tal como es un show de Steven Wilson. Esta vez, Steven nos venía a presentar un excelente disco como The Raven That Refused to Sing, junto a temas de sus otros registros.

El brillante compositor y su banda abrieron el show con Luminol, mostrando un sonido perfecto, mucha unión entre los musicos; y sobre todo, un entusiasmo al tocar que permitía ver a la audiencia que esta banda no venía solo para cumplir sino que difrutaban tocar en suelo argentino. Al final de este tema, Guthrie Govan, el guitarrista del combo, se llevo una gran ovación, inclusive mas que su compañero Steven. Luego sigueron con Drive Home, probablemente el tema mas popular de su nuevo album, que por cierto tuvo una muy buena repercusion en la audiencia.

En el show se tocaron composiciones basándose en los discos The Raven That Refused to Sing y Grace for Drowning. De la placa Insurgentes solo se interpretaron la del título y Harmony Korine. En esta etapa del concierto fueron muy destacadas las canciones The Watchmaker, con una estupenda puesta en escena y filmación frente a un telón de seda, y también Index, donde la banda mostró en esta larga interpretación, que clase de músicos son.

Para el tramo final del recital, quedaban dos joyitas, The Raven II y para el encore, Radioactive Toy. Antes de que sonara la primera canción, Steven advirtió al publico que no interrumpieran esta performance por medio de chiflidos, gritos, y demás. Afortunadamente lo logró y la interpretación fue perfecta. Los músicos abandonaron el escenario, pero volvieron para hacer un último tema, el referido Radioactive Toy. El gran cantante justificó la inclusión de este título conque es un tema de sus proyectos, y también la audiencia quería escuchar algo de Porcupine Tree.

Asi terminó este espectáculo, que dejó con ganas de mas a todos los espectadores y mostró que en este país, todavía se pueden brindar shows de gran nivel.

Muchas gracias a Marcela Scorca y a toda la gente de la productora Icarus Music, por su gran gentileza para con nosotros.

Comentó: Vincent O'Brien, para OXIDO.-