Han leído nuestras coberturas:

martes, 26 de marzo de 2013

KZ4! en The Roxy Live Bar, 23 de marzo de 2013


KZ4!
Espíritu Kamikaze
The Roxy
23/03/2013
Hace ya un par de años que los ex miembros de Kamikaze decidieron volver al ruedo pero por cuestiones que no vienen al caso lo hicieron en dos bandas diferentes. Por un lado el guitarrista Miguel Oropeza y el bajista Roberto Cossedu se juntaron con otros músicos y retomaron el nombre de Kamikaze, habiendo lanzado el excelente "Dueño de los Cielos".
Por el otro, Enrique Gómez Yafal (voz), Daniel Tellis y Martín Knye (guitarras), Horacio Pinasco (bajo) y Claudio Parolari (batería), todos ellos ex miembros de Kamikaze, se reunieron bajo el nombre de KZ4!. A estos últimos fui a ver el día 23 de marzo.

Si hubo bandas soportes, no tuve oportunidad de verlas. A causa de las misas del sábado a la noche por el domingo de Ramos, y sumado a este reverdecer católico debido al Papa argentino, la zona que va entre Once y Liniers se llenó de procesiones muy numerosas, con los consiguientes cortes de calles, los que convirtieron -sobre todo a los barrios de Caballito y Flores, paradójicamente- en un infierno. Por eso ingresé al boliche de Palermo exactamente en el momento en que se corría el telón y sonaban los acordes de "The Hellion/Electric Eye" de Judas Priest. Así es, esta vez KZ4! eligió aquel inoxidable himno para comenzar su show. No sería la única sorpresa de la noche.
Ante una buena cantidad de seguidores, la banda de Enrique Gómez Yafal se despachó con algunos clásicos como "Mira Hacia lo Alto", "La Reina del Rock and Roll", "Ciudad Sin Alma", y otros. Tampoco faltó la intro a capella de "El Responso del Guerrero", tema en el cual el vocalista dejaba que algunas estrofas fueran cantandas por el público.
Al principio la viola de Martín Knye no se escuchaba, situación que por suerte fue corregida en minutos. Es un placer y un privilegio ver al tándem Tellis-Knye, quizá la mejor dupla de toda la historia del Metal argentino (y no exagero), nuevamente sobre un escenario, teniendo en cuenta que ambos sufrieron problemas de salud bastante graves en los últimos tiempos.
Si algo le faltaba a los recitales de KZ4! era algo de material nuevo. Esta vez presentaron cuatro temas: "Aunque se Quiebre", "Sin Ley ", “Ceremonia Secreta" y "Como un Dios del Metal", que van a incluir en un próximo disco, el cual está en etapa de pre producción, según las palabras del cantante.
Otra de las sorpresas de la noche fue que el tema "En el Final" contó con la participación de nada más y nada menos que Gustavo Rowek.
Mechado entre los clásicos ("Víctima del Rock", "Rompiendo las Barreras", “Pájaros de Acero” -dedicado al padre del baterista, quien se encontraba entre el público aplaudiendo a su hijo-) también metieron el cover de "Two Minutes to Midnight" de Iron Maiden.
Y así llegó el final con el himno que da título al primer disco de Kamikaze, "No me Detendrán".
Cuando yo estaba lamentando que no hayan hecho ninguno de mis dos temas favoritos ("Nacido en Argentina" y "Lloviendo en mi Corazón"), que siempre los suelen tocar, el vocalista habla con los stage, y les pide un tema más y fuera de programa (textual de Enrique); redondearon una noche excelente con "Lloviendo en mi Corazón". No sé si realmente fue fuera de programa o estaba preparada esa escena, pero igual se disfrutó.
Músicos ovacionados, alguien le regala a Martín un chaleco de cuero (!!) y nos retiramos contentos de ver una de las mejores bandas que si bien es "legalmente" nueva, tiene músicos de gran trayectoria en la escena nacional.
Agradecimientos a Lucía Chiarenza, encargada de prensa de 4G Producciones nacionales.

Comentario y fotos: Santiago Bennasar, para OXIDO.-

martes, 19 de marzo de 2013

SONATA ARCTICA en El Teatro Flores, 16/3/2013


Cuando Sonata Arctica editó Ecliptica allá por 1999 fue una dosis de aire fresco a una escena powermetalera que ya empezaba a saturar. Los chicos venidos de Finlandia lo tenían todo: un cantante con una voz particular que no quería imitar a Michael Kiske, excelentes canciones con un muy buen balance entre lo melódico y lo agresivo, velocidad; guitarras que volaban y que sabían cuando bajar un cambio y sobre todo estribillos que podían hacer cantar hasta a una piedra. Ese era el secreto de Sonata. Los fabulosos estribillos.
Los discos siguientes no sólo se limitaron a repetir la fórmula del éxito sino que exploraban nuevos caminos. Además Sonata tenía una cierta actitud desprejuiciada en cuanto a su imagen, donde aparentemente no le importaban ni lucir como los más malos ni los más heavys ni como los más épicos. Pero siempre estaban los estribillos.

Sin embargo a partir del disco Unia las cosas cambiaron. Los estribillos gancheros dieron paso a algo más oscuro, denso, dramático, melancólico (¿alguien dijo Coldplay?) y que a mí en lo particular me pareció un tanto difícil de asimilar. También la alta velocidad, una característica distintiva de la banda dio paso a un medio tiempo constante que hace que discos como el mencionado, o The Days Of Grays me resulten arduos de escuchar. Sin embargo, tenía buenas referencias de la banda en vivo y con esto en mente (y con la esperanza de que dieran un repaso general a su discografía) me dirigí al Teatro Flores.

Llegué para presenciar completa la actuación de la última banda soporte: Numinis. Esta es una agrupación de Power Metal cuyas voces estaban a cargo una chica con estilo operístico. Toda vestida de negro, con cadenas y guantes sin dedos, la imagen de esta vocalista -Svetlana Lovcovs- rememoraba más a la de la Reina del Metal, Doro Pesch, que a Tarja Turunen. Hay que destacar que tiene muy buena voz, bien afinada y sin las exageraciones en las que suelen caer las cantantes de ese estilo. Entretuvieron al público, y pasaron el examen. Prueba de ello es que antes del último tema Svetlana preguntó el clásico "¿Quieren uno más?" y la respuesta fue un unánime "¡SÍ!". Una movida arriesgada, ya que el público, a momentos de presentarse la banda principal suele ser bastante intolerante. Hicieron tres covers, "I am Alive" de Helloween, "Crownless" de Nightwish y "Reach Out For The Light" de Avantasia.

A eso de las 21, el baterista Tommy Portimo salió a escena, siendo ovacionado. El resto de los músicos se ubicaban en sus puestos, lo que dio comienzo al show.
Este, como era de esperarse, incluyó mucho de su nuevo CD Stones Grow Her Name.
Arrancaron el recital con "Only The Broken Hearts (Make You Beautiful)" para luego hacer estallar al público con "Black Sheep", de su ya lejano segundo LP Silence. Creo que mucha gente comparte mi apreciación de que el "viejo Sonata" sonaba mejor, al menos al ver las reacciones del público con temas como "Replica" o "Full Moon". De todas formas, esto no significa que la gente haya recibido el nuevo material con frialdad. Todo lo contrario. Se notaba que el público conoce muy bien las nuevas canciones.
Personalmente debo reconocer que me aburrí algo durante el concierto. La etapa actual de Sonata me parece falta de fuerza y de garra, situación a la que no contribuyó el bajísimo volumen (casi imperceptible) de la guitarra. El resto del sonido tampoco fue bueno, realmente bastante pobre respecto a lo que suele ser El Teatro. La voz de Tony por momentos ni se escuchaba.

Por otro lado, prácticamente pasaron por alto dos grandes discos como Winterheart´s Guild y Reckoning Night, tocando sólo un tema de cada uno. Particularmente esperaba títulos como "Unopened", "Ain´t Your Fairytale" o "The Cage". Hoy Sonata, más que una banda de Power Metal es simplemente un grupo de rock a secas, con un pie muchas veces metido peligrosamente en el pop. Y realmente es un lástima, porque los músicos cuando quieren la rockean. Así lo demostraron cuando medio improvisaron un blues con una letra que decía algo así como "We want some more?" y "Tony shut the fuck up!".
♪ 
En el lado positivo podemos destacar el nulo uso de pistas, que Tony Kakko mantiene un muy buen nivel, y la solidez del resto de los músicos (sobre todo del tecladista Henrik Klingenberg).
Con "Don´t Say A Word" seguido del ya tradicional "Hava Nagila" con la letra cambiada reclamando vodka, el concierto llegó a su final cumpliendo los noventa minutos reglamentarios sin entregar ni uno de más.
Lamentablemente me fui del Teatro sin las expectativas del todo cumplidas. Demasiado material nuevo (casi la mitad del concierto), sonido pobre y un recital de corta duración fueron elementos destacables de una noche, que si bien no fue olvidable, no fue lo que esperaba.

SETLIST
Only the Broken Hearts (Make You Beautiful)
Black Sheep
Alone In Heaven
Shitload of Money
The Gun
The Day
I Have a Right
Broken
Paid in Full
Solo de Guitarra
The Last Amazing Grays
Tallulah
Losing My Insanity
Solo de teclado
FullMoon
Replica
Cinderblox
Don't Say a Word
Hava Nagila (Vodka)


Muchas gracias a Cristian Carcagno, responsable de la productora NWM Productions, por su gran gentileza para con nuestro medio.

Comentario e imágenes: Santiago Bennasar, para OXIDO.-

lunes, 18 de marzo de 2013

ANNEKE VAN GIERSBERGEN en El Teatro Flores, 15 de marzo de 2013


Aproximadamente a las 19:45 hicimos nuestra entrada al Teatro Flores, sin inconveniente alguno, justo cuando la única agrupación invitada de la noche, Moonlight Asylum, iniciaba su accionar. Este joven cuarteto electro/industrial es una de las propuestas que mejor vienen perfilándose dentro del under nacional, con varias presentaciones acumuladas junto a otras tantas figuras extranjeras de renombre. Mucho poder bailable es lo que ellos arrojan desde el tablado, amparados en las dobles vocalizaciones del dueto Filia Tenebris / Brian Swan. Una seguidilla de piezas de alto contenido energético dejaron como saldo cálidos aplausos de los que habíamos llegado temprano al antro. Una vez más, los pulgares suben al momento de hablar de Moonlight Asylum. Se retiraron tras aproximadamente media hora de actuación.

Un par de minutos antes de las 21 hs., y ante unas cuatrocientas almas, la nacida en Sint Michielgestel hace exactamente cuarenta años atrás, ANNEKE VAN GIERSBERGEN, hacía su ingreso al escenario del Teatro. Acompañada para la ocasión por una banda integrada por cinco músicos: Gijs Coolen, Ferry Duijsens (guitarristas), Annelies Kuijters (tecladista), Joost van Haaren (bajista) y Rob Snijders (baterista); tres de ellos (uno de los violeros, el bajista y la tecladista) los cuales lucían muy jóvenes.

Sabido por todos es que ANNEKE es una artista sumamente talentosa, no solamente como cantante sino también como compositora. Además, su natural simpatía es también un detalle que nunca pasa desapercibido, sobre todo cuando tenemos la oportunidad de verla en directo, como esta noche.

ANNEKE supo hacerse su bien ganada fama al frente de The Gathering, hasta que dividieran aguas en el año 2007. Posteriormente, armó su proyecto Agua De Annique, como así también colaboró con numerosos artistas de diferentes tendencias. Hasta en el Grindcore incursionó, si recordamos los temas grabados junto a Napalm Death!

Ahora era el turno de recibirla para el inicio de este tour sudamericano, simplemente bajo su nombre, en plan solista. La principal excusa era la presentación de su álbum firmado bajo su nombre, "Everything Is Changing". Una placa intimista, conformada por un grupo de hermosas canciones. Algunas, no tan alejadas del sonido Gathering...

La apertura del espectáculo vino de la mano del primer corte del álbum, "Feel Alive". Apropiado para encender a la gente de entrada nomás. El segundo y tercer tema también pertenecerían a este tan interesante disco solista: "My Boy" y "Take Me Home". Y fueron suficientes para que asistiéramos a una comunión fervorosa entre la artista y sus admiradores en la noche de Flores.

Luego de esta tripleta inicial, vendrían dos versiones de su banda Agua De Annique: "Beautiful One" y "Fury". Luego, dos más de "Everything...": "You Want To Be Free" y "Circles". Y hasta ese momento, asistíamos a un correcto recital, con una banda que sonaba ajustada, alternativa y moderna; y a una destacadísima cantante, tal cual la nacida en Sint Michielgestel es.

A partir de aquí comenzaría un quiebre en la velada. De "interesante" el concierto pasó a rotularse como "verdaderamente atractivo". Los motivos: la seguidilla compuesta por "Here Comes The Rain Again" (grandiosa versión del clásico ochentoso de Eurithmics), "Saturnine" (de su vieja banda The Gathering), la preciosa "Stay" (una de las mejores de la noche!) y la muy sentida "1000 Miles Away From You". Afloraron las primeras lágrimas y los mayores éxtasis del recital. Y allí, pegaditas, las dos mejores: el gran clásico de Gathering "Strange Machines" -ejecutada casi igual que el original- y "Hope, Pray, Dance, Play", un hitazo de su reciente placa. Espectacular, realmente. la voz de ANNEKE dibujando todo tipo de arabescos imaginarios, encantando a todos con su luminosidad y simpatía. El cover de Devin Townsend, "Hyperdrive", marcaría el final de la primera parte del evento.

La banda se marchó entonces de las tablas, para dejar solitariamente a ANNEKE con su guitarra, para de este modo dar comienzo a un pequeño set acústico, el cual incluyó un extracto del clásico de Neil Young "Rockin' In The Free World", una versión de "My Electricity" sumamente festejada, "Hey Okay!" de Agua De Annique, y "Locked Away", otra de The Gathering. Todo matizado con un permanente diálogo de ANNEKE con su público, un notable feedback potenciado por la notoria amabilidad y buenos modos de la holandesa. Antes de "Locked Away", ya ANNEKE anunció el final del espectáculo, al decir que luego de esta penúltima canción la banda retornaría para entregar una composición bien rockera, y que tras la misma todos pudiéramos irnos a casa. Dicho cierre sería a través de "Witnesses", una poderosa versión -la más de la noche- de Agua De Annique. Tras ochenta minutos de actuación (que a todos nos parecieron escasos) sobrevendría el saludo final, emociones arriba y abajo del tablado, agradecimientos de todos los músicos y cierre.

Conclusión: una muy bonita experiencia la que vivimos en El Teatro, pudiendo gozar de una vocalista excepcional y de una agrupación sumamente profesional y ajustada. Detalle no menor, tomando en cuenta, como dijimos al principio, la joven edad de los músicos. Simple pero adecuado juego de luces, y un muy buen sonido para enmarcar esta fresca noche otoñal junto a una de las más carismáticas voces europeas. La gente, muy agradecida y feliz, aunque sin histerias innecesarias. Bien por ellos.

ANNEKE VAN GIERSBERGEN en Buenos Aires: lo bueno, si breve, dos veces bueno.

Gracias a Carla Piñeiro, y a todos los responsables de la productora 4G.

Comentó: Javier Parente.
Fotografía: Merlinaamf Fotografía, para OXIDO.-  

miércoles, 13 de marzo de 2013

IAN ANDERSON en Teatro Gran Rex, 10 de marzo de 2013


IAN ANDERSON
TEATRO GRAN REX
10/03/2013

Hace ya varios años que Ian Anderson, líder de Jethro Tull, se presenta en plan solista generando cierta duda con respecto a lo que pasa con su banda madre. Esta vez no fue la excepción, aunque los afiches publicitarios generaran algo de confusión, ya que anunciaban: “Jethro Tull´s Ian Anderson plays ´Thick As A Brick"".
De todas formas no importaba si es Ian Anderson solista o Jethro Tull. Jethro Tull ES Ian Anderson e Ian Anderson ES Jethro Tull. La diferencia está en algunos de los músicos que lo acompañan, que en este caso fueron: John O´Hara en teclados, David Goodier en bajo (ambos también en Jethro), Scott Hammond en batería, Florian Opahle en guitarra (en lugar del mítico Martin Barre), y la gran novedad: Ryan O´Donnel en "voces y payasadas escénicas".

La excusa era que se cumplían cuarenta años de aquella obra maestra llamada "Thick As A Brick" y se la iba a interpretar en forma completa, como creo que nunca lo había sido.
Para quienes no saben de qué estoy hablando, se trata de un álbum conceptual de un solo tema que tiene una duración aproximada de 45 minutos. Claro que en la década del ´70 no había forma de poner 45 minutos de música seguidos, por lo que la obra se cortaba a la mitad con un sonido de viento que nos indicaba que el lado A del disco había terminado. Cuando uno ponía el lado B arrancaba con ese mismo sonido de viento. En la edición en CD está todo compaginado para que el sonido no pierda continuidad en ningún momento y editado en una sola pista.

Por otra parte Jethro Tull, si bien no es una banda estrictamente heavy, es un grupo admirado por gente que va desde Steve Harris, pasando por los Over Kill, y es una de las influencias ineludibles de una banda como Mägo de Oz, y me animaría a decir de toda la movida de Folk Metal actual. Y como dato de color, el mismísimo Tony Iommi tuvo un breve paso por la banda.
Todo esto hizo que el teatro Gran Rex luciera llenísimo un domingo por la noche, con gente de lo más variada: señores sesentones con remeras de Yes junto a adolescentes que bien podrían ser sus nietos, se dieron cita para, una vez más, ser testigos de la magia del gran Ian Anderson y su flauta mágica.
20 horas estaba anunciado el comienzo del espectáculo, y a la hora señalada unos "asistentes" vestidos con pilotos marrones empezaron a acomodar los instrumentos, barrer el piso y ejecutar una extraña danza. Claro que estos "asistentes" no eran sino los músicos. Mientras se acomodaban en sus puestos, una pantalla nos mostraba unas imágenes de alguien que acudía a un psicólogo. El psicólogo no era otro que Ian Anderson, quien le hacía las típicas preguntas sobre su niñez y demás. Segundos después aparecía el propio Ian Anderson en carne y hueso en el escenario, y con su ukelele daba comienzo a las estrofas iniciales de "Thick As A Brick".

La pieza fue interpretada en su totalidad en una versión fidelísima a la original, con algunas variaciones que no hicieron sino darle más riqueza  a la obra, si eso es posible.
En las secciones en que Ian tocaba su flauta, estaba Ryan O´Hara para cantar sus partes, como así también para ejecutar algunos duetos con el cantante principal. Este artista fue para mí la sorpresa de la noche. Nunca -que yo sepa- Ian Anderson se presentó con otro cantante. Fue una desición acertada, no sólo por su magnífica voz, sino también por sus "payasadas escénicas", tal como se lo presenta. Moviéndose de aquí para allá le dio vida a la obra como si de una ópera se tratara (y quizá algo de eso hay en toda obra progresiva). Por otro lado Ian Anderson (¡de 65 años!), si bien hay que reconocer que no tiene el caudal de voz de antaño (por ello la inclusión de O´Hara), tampoco se quedó atrás y no paró un minuto. Con su típico humor, hacía comentarios graciosos o ejecutaba sus clásicos pasos o los movimientos con su flauta. Pensar que hace casi cuarenta años, alguien consideró que estaba "demasiado viejo para el Rock And Roll"…

Una vez que la obra principal terminó, los músicos se retiraron del escenario, dejando al público con la duda acerca de qué vendría a continuación. La opción más segura eran clásicos de Jethro, pero no fue así.
Luego de un intervalo de aproximadamente quince minutos, la pantalla ubicada sobre el tablado nos mostró a Ian Anderson caminando por una campiña y mostrando las instalaciones de lo que bien podría ser una de sus granjas, y acto seguido "Thick As A Brick 2", editado como CD solista de Ian Anderson en 2012, fue lo que siguió, también interpretado íntegramente. Acá Ryan cobra un papel más importante aún, no sólo apuntalando al líder, sino también en la representación de algunos personajes de la obra. Mientras la pantalla mostraba imágenes surrealistas, de recortes de historietas, un hombre rana caminando por la ciudad (??) o bien escenas de la banda ejecutando sus instrumentos.

Sonido: excelente, no por nada el Gran Rex es considerado uno de los mejores teatros del mundo en cuanto a acústica.
Desempeño de los músicos: soberbio. No hay mejor palabra para describirlos.
Una banda de primer nivel en un lugar de primer nivel.
Luego de dos horas de concierto, los músicos saludan, se retiran, y parecía que nos íbamos a quedar con las ganas de algún clásico de Jethro.
Vuelve la agrupación, y para alegría de todos cierran el show con Locomotive Breath.
Alguno se habrá quedado con ganas de más material clásico de Jethro: Aqualung, Living In The Past, Bouree, Cross Eyed Mary, Songs From The Wood, etc. Pero no hay lugar para reclamos.
No todos los días uno tiene la oportunidad de escuchar en vivo “Thick As A Brick”.

SET LIST:
Thick As a Brick
Thick As a Brick 2:
-From A Pebble Thrown
-Pebbles Instrumental
-Might-have-beens
-Upper Sixth Loan Shark
-Banker Bets, Banker Wins
-Swing It Far
-Adrift And Dumfounded
-Old School Song
-Wootton Bassett Town
-Power And Spirit
-Give Till It Hurts
-Cosy Corner
-Shunt And Shuffle
-A Change of Horses
-Confessional
-Kismet In Suburbia
-What-ifs, Maybes, Might-have-beens
Bis:
Locomotive Breath

Comentario: Santiago Bennasar, para OXIDO.-

viernes, 8 de marzo de 2013

LACUNA COIL en Teatro Vórterix, 5 de marzo de 2013


En el marco de la gira ‘’Dark Legacy Tour’’, la banda italiana Lacuna Coil se presentó en nuestras tierras el martes 5 de marzo, en el Teatro Vorterix, del barrio porteño de Colegiales.

Pasadas las 19.30 hs., comenzaban a escucharse los primeros invitados de la velada, los locales Dreamflight. Pude apreciar (por mi ingreso sobre la marcha) muy poco de su presentación, la cual culminaron con un cover de la banda suiza Eluveitie: ’’A Rose for Epona’’, muy bien logrado.

Tras una breve espera, seria el turno de Moonligth Asylum, una de las propuestas más originales de la escena argentina. Electro Industrial con facetas muy interesantes a cargo de Brian Swan y Carla Pineyro, acompañados por Joaquin y Julieta, su flamante bajista.

Veinte minutos pasados de las nueve de la noche, y Lacuna Coil iba subiendo lentamente a las tablas. Junto con un invitado en la batería en esta parte de la gira, aparecian Cristiano Migliore y Marco Biazzi (guitarristas), y finalmente Andrea Ferro (voz masculina) y Cristina Scabbia (voz femenina).

‘’I Don't Believe in Tomorrow’’ fue el elegido para abrir la performance ante los más de mil asistentes. A continuación ’’I Won't Tell You’’, un verdadero hit. El sonido fue excelente desde el primer acorde. Las dos guitarras (los itálicos no trajeron bajista) forman la escencia del sonido de Lacuna Coil. Riffs y arpegios con mucha distorsión, para acompañar a las voces de Ferro y de Scabbia, las cuales se complementan muy bien en cada canción.
 
‘’Kill the Light’’, ‘’ Self Deception’’ y la excelente ‘’Heaven's a Lie’’, y para esa altura, ya los músicos tenían al público en el bolsillo, como quien dice.
‘’To the Edge’’, ‘’Senzafine’’ (cantado en italiano, donde Scabbia enamora con su voz), ‘’Swamped’’ y ‘’Fragile’’, y la vocalista anuncia una sorpresa que no fue tal, porque la gran mayoría de los presentes sabía que había una parte acústica en el show.
Cuatro temas, con sólo una guitarra acústica y las voces. Fueron de la partida: ‘’Falling Again’’ (en la cual la vocalista muestra todo su potencial, y también lució una casaca de la selección argentina), ‘’Closer’’, ‘’Within Me’’ y ‘’Shallow Life’’.
Este momento sirvió para apreciar el componente mas interesante (obvio que sin ánimo de menospreciar a los demás) que tiene Lacuna Coil: el registro contralto de Cristina Scabbia.
.
Luego de unos instantes, fue el momento de la segunda parte eléctrica del espectáculo. Y aquí quedaría en desuso el dicho de que ‘’las segundas partes nunca fueron buenas’’, porque el combo reafirmó lo que se vió en la primer parte: pura energía y melodías pegadizas que por momentos coquetean con el Gothic Metal, pero hay grandes matices de Alternative Metal, y por qué no, también de Ñu Metal.
Escuchamos ‘’Our Truth’’, ‘’ Upsidedown’’ y ‘’End of Time’’, entre otros.
.
El final se iba acercando y todavía seguían los hits: ‘’Trip the Darkness’’ y ‘’Spellbound’’ serian los últimos.
Volverían para hacer ‘’My Spirit’’, el elegido para el bis.
Una selección de temas bien atinada. Hubo títulos de todos los discos, en mayor o menor medida. Hasta de su primera placa: ‘’In a Reverie’’ (de 1999), de la cual interpretaron ‘’Falling Again’’.

Una banda que ya tiene un nombre ganado (pese a quien le pese) y que todavía puede ofrecernos mucho más.
Muy respetuosos con la gente, y dejando la mejor impresión.
Pulgares arriba para otra presentación de ellos en Argentina.
Y muchas gracias de parte del staff de Oxido para con Carla, encargada de prensa de 4G Producciones

I Don't Believe in Tomorrow
I Won't Tell You
Kill the Light
Self Deception
Heaven's a Lie
To the Edge
Senzafine
Swamped
Fragile

Acoustic set
Falling Again
Closer
Within Me
Shallow Life

Our Truth
Upsidedown
End of Time
Survive
Intoxicated
Trip the Darkness
Spellbound
My Spirit

Comentario e imágenes: Iván Marchesani, para OXIDO.-