Han leído nuestras coberturas:

jueves, 20 de diciembre de 2012

NIGHTWISH en El Teatro Flores, 15 de diciembre de 2012


Mientras la noche del viernes tuvo como bandas invitadas a los uruguayos Opus Gaia y a los nacionales Dark Whisper, la siguiente (en la que Oxido estuvo presente) contó con la presencia de los rosarinos Abrasantia y de los brasileros Tierramystica.

Los locales abrieron la velada alrededor de las 19.15 hs.. Su sonido se puede encuadrar en lo que se denomina Metal Gótico, con una voz femenina al frente. Hicieron lo suyo durante media hora, al igual que la banda siguiente, Tierramystica. Ellos tienen como propuesta un Power Metal Sinfónico, con la inclusión de ritmos e instrumentos latinos y andinos.

Es de destacar el gesto de la organización -NWM Productions- de regalar un CD con el single ‘’The Crow, the Owl and the Dove’’, teniendo en cuenta que la entrada en puerta costaba 400 pesos.

Minutos pasados de las 21 hs., era el turno de Nightwish. Quizás la banda más exitosa de Finlandia. Sus números lo demuestran. Siete millones de copias vendidas a nivel mundial, un disco de plata, once de oro y treinta de platino. Mas de diesiséis años en el ruedo.
Un gran porcentaje de Power Metal, un poco de Metal Sinfónico, Heavy Metal en menor medida, y elementos Folk, todo eso de la mano de músicos excepcionales.
Ellos son: Tuomas Holopainen (miembro fundador, compositor y tecladista), Marco Hietala (bajo y voces), Emppu Vuorinen (guitarra) y Jukka Nevalainen (batería).
Debido a la partida de Anette Olzon, quien reemplazó a Tarja Turunen, primera cantante del grupo, y de la cual algunos no pueden despegarse, los finlandeses reclutaron para su ‘’Imaginaerium World Tour’’ a la holandesa Floor Jansen (ex After Forever, actual Revamp).
Contando ahora con el registro vocal de Jansen (soprano dramática de coloratura, para ser especifico), el quinteto volvió a incluir en su setlist temas de la etapa pre-Olzon.

Regresemos al show.
Una intro se oía, mientras los músicos se iban acomodando en el escenario, para dar paso al primer título de la noche: ‘’Storytime’’ (de su última placa ‘’Imaginaerum’’, la cual se presentaba en esta gira), y seguidamente ‘’Dark Chest of Wonders’’, en una fantástica versión.

Saludos, agradecimientos y la presentación en sociedad de Jansen, quien se vislumbró que es de la simpatía de los que presenciaron el show.
Vendrían ‘’Wish I Had an Angel’’ y ‘’Amaranth’’, y ya para esa altura, abrumaban la profesionalidad y la técnica.

Creo que nada falla en la agrupación. Hietala y Nevalainen marcan la base, son los encargados de la veta mas metalera de la banda; Vuorinen dibuja sobre ella al ritmo de riffs y digitaciones, y Holopainen le pone la corona con un teclado y sintetizador con logrados pasajes y atmósferas que marcan la diferencia.
Hietala también acompaña con coros y cantos.
Jansen es una vocalista excelente, se adapta muy bien a Nightwish y le pone su sello a los temas, tanto a los de la etapa Turunen, como a los de la etapa Olzon.
Porque en Nightwish, el mérito nunca fue sólo de una cantante, sino que lo fue y lo es en gran medida de Holopainen, que es el real cerebro detrás de esto.

Pasarían ‘’Dead to the World’’ y ``Ever Dream’’, y sería el turno de presentar a un invitado que acompañó al grupo en toda la gira: Troy Donocley. Este compositor y multi-instrumentista inglés participó como invitado en ‘’Dark Passion Play‘’ (2007) y en ``Imaginaerum`` (2011). Se encarga de ejecutar la gaita irlandesa durante ‘’I Want my Tears Back’’ y permanece en el escenario durante ‘’Nemo‘’ y ‘’Last of the Wilds‘’.
Pulgares arriba para Donocley!!!

Promediaba la mitad de la performance y el público, que abarrotó el reducto, estaba más que conforme. La lista seguiría con ‘’Planet Hell’’, ‘’Ghost River’’, ‘’Over the Hills and Far Away‘’ (uno de los varios que no se hacían en la etapa Olzon) y la excelente ‘’Ghost Love Score’’, en la que la voz de Jansen realmente se lució.
No es que no lo haya hecho durante las demás partes del show, pero hubo momentos como el mencionado líneas arriba o durante ‘’Dark Chest of Wonders’’ o ‘’I Want my Tears Back’’, en el que su voz se destacó al máximo.

Momento del quizás, tema mas emblemático: ‘’Wishmaster’’ (otro que con Olzon se escuchaba pocas veces). Se vendría el final con ‘’Last Ride of the Day‘’ y la outro ‘’Imaginaerum’’, para que todos (incluído Donocley) saludaran y agradecieran para dar final a una presentación excelente, y lo digo sin exagerar.

Algunos nunca se repusieron de la ida de Turunen, en 2005. Otros nunca dejaron de criticar la llegada de Olzon, en su momento.
Y ahora, quizás algunos critican la sumatoria de Jansen, la cual creo le tapará la boca a más de uno.
La escencia de Nightwish está mas allá de todo eso.

Set list:
Storytime
Dark Chest of Wonders
Wish I Had an Angel
Amaranth
Dead to the world
Ever dream
I want my tears back
Nemo
Last of the Wilds
Planet Hell
Ghost River
Over the Hills and Far Away
Ghost love score
Wishmaster
Last Ride of the Day

Comentario: Iván Marchesani, para OXIDO.-

miércoles, 12 de diciembre de 2012

PARADISE LOST en The Roxy Live Bar, 9/12/2012


Tórrida tarde dominguera en este verano 2012-2013 que amenaza con ser de lo peor. Como todos los veranos, en realidad: una mierda. Nos dirigimos al Roxy Live Bar sito en el porteño barrio de Palermo, un sitio no muy grande donde las bandas suenan muy bien y donde siempre hace muchísimo calor.

Llegamos y entramos a eso de las 20 hs., encontrándonos conque la concurrencia a esa hora ya era numerosa. El piso estaba casi lleno. Arriba, subiendo unas escaleras, se había improvisado una mini-tribuna para que se acomodaran unas cincuenta o sesenta personas más.

Sobre el tablado estaba entregando lo suyo Lingerbliss, una banda ya experimentada en estas lides de abrir para grupos internacionales. El combo es liderado por Lucille VanEyck, una vocalista carismática, quien lleva adelante un estilo de canto lírico en la mayoría de las canciones, aunque en esta oportunidad experimentó un saludable recambio poniéndole más garra a algunos pasajes, algo absolutamente positivo. La música de Lingerbliss es climática y tranquila, muy atmosférica. Estrenaban baterista para la ocasión, y el desempeño del quinteto fue correcto en líneas generales. Lucille es quien más se destaca, pero esto no va en desmedro de sus coequipers. Luego de unos veinticinco minutos de show, se retiraron entre cálidos aplausos.

A los pocos minutos apareció sobre las tablas el segundo y último grupo invitado: Moonlight Asylum, a quienes -al igual que a Lingerbliss- hemos visto en muchas oportunidades. Diametralmente opuestos en estilo a los primeros, lo de este cuarteto Electro-Industrial con influencias de los alemanes Blutengel, pasa por una música sumamente enérgica, pegadiza y bailable, con vocalizaciones extremas a cargo de la dupla Carla Piñeiro / Brian Swan. Extremas en la mayoría de los pasajes, aunque Carla le pone su cuota de suavidad y encanto vocal en algunos tramos. Ambos cantantes son el motor de Moonlight Asylum, despertando la mencionada Carla la admiración de numerosos entusiastas parroquianos que circundaban nuestra posición. No es para menos, sin dudas tiene con qué. Pulgar para arriba una vez más para Moonlight Asylum, ellos siempre cumplen con creces en su misión de hacer entretenida la espera rumbo al acto central. Lo cual no es poco mérito.

Media hora después de que Moonlight Asylum finalizara, tras una mesurada espera matizada con sudores de todo tipo, pero al menos sin histerias, el momento principal de la noche llegó. Observando hacia atrás desde nuestra posición de privilegio (adelante de todo, en las vallas), vimos que el antro estaba lleno en su totalidad, incluída la tribunita de la que hablábamos antes. El Roxy quedó chico para este show, pero nos explicaron que la idea de llevarlo a cabo en el Vórterix no fue viable porque estaba ocupado.

Con un telón de fondo representando la portada del reciente "Tragic Idol", los oriundos de Halifax ingresaron al caldeado escenario del Roxy a las 21:30 hs.. El sueco Adrian Erlandsson -ex Cradle of Filth y The Haunted, actual At The Gates y Brujería-, más los ingleses Aaron Aedy, Stephen Edmondson, Nick Holmes y Gregor Mackintosh. Vale decir PARADISE LOST, también reconocidos como los Maestros del Doom Británico.

Tan especial es como banda PARADISE LOST, que a modo de prueba les decimos que arrancaron el espectáculo con un tema de un disco de 1993, "Icon". Y ni siquiera uno de los mejores de ese álbum, sino "Widow", una canción más bien intrascendente. A ella le pegaron uno de los cortes de su reciente trabajo, la pegadiza "Honesty In Death". Ambas muy festejadas, como para empezar el concierto con el pie derecho. Para nosotros, ni una ni otra entran dentro de lo más granado del grupo. Cuestión de gustos.

"Erased" sería la tercera, incluída en "Symbol of Life", disco de 2002, única canción de tal álbum de la noche. Y pegada, la que sería también la única de su placa más recordada: "Draconian Times", de 1995. Hablamos de "Enchantment", súper reconocible para todos los fanáticos. "Soul Courageous" sería la siguiente, la primera de las tres pertenecientes al disco "One Second" que desfilarían a lo largo de la velada.

Los músicos se mostraban contentos, e incluso Nick Holmes apareció como más comunicativo que en otras visitas de la banda. No obstante, el calor insoportable hacía mellas en los estados de ánimo, aunque tanto artistas como público trataban de sobrellevarlo lo mejor posible. El sonido, por su parte, venía siendo correcto, excepto con la guitarra de Aaron Aedy, que por momentos no se escuchaba.

Siguió "In This We Dwell", gran canción perteneciente a "Tragic Idol". Ya a esa altura el trabajo de guitarra del increíble Gregor Mackintosh empezaba a catalogarse de sublime. Le pegaron la climática "Praise Lamented Shade", del CD "In Réquiem", de 2007. Aquí sería Nick Holmes el destacado, con su maravillosa capacidad vocal. A continuación, anunció las dos canciones más viejas de la noche, que despertaron adhesiones en todos los presentes: "Pity the Sadness" y "As I Die", ambas incluídas en el tercer registro de PARADISE LOST, "Shades of God", de 1992.


A ellas les seguirían "One Second", del disco homónimo; "Tragic Idol" (la composición que da título a su reciente trabajo) y la esperada "The Enemy" -incluída en "In Réquiem"-, para dar finalización a la primera parte del espectáculo, con los músicos visiblemente afectados por el horno en el cual se había transformado el Roxy.



Después de unos cinco minutos de espera, la banda retomó el escenario para entregarnos "Embers Fire", otro tema de "Icon" (Por qué no incluyeron alguno más de "Draconian Times", ya que pensaban rescatar estas viejas composiciones?); al cual siguió "Fear of Impending Hell", del nuevo CD. El tercer bis fue el único tema del penútimo registro de los británicos, "Faith Divide us, Death Unite us", el track que da título a la placa. Obviamente, y como todos esperábamos, el cierre definitivo llegó de la mano del mayor hit de la banda: "Say Just Words", un tema increíble, pegadizo y ganchero como pocos.

Tras el final de su actuación, los artistas emprendieron una rápida salida -dió toda la sensación de que Nick Holmes no estaba sintiéndose del todo bien, cosa lógica si tomamos en cuenta la hórrida temperatura imperante-, excepto Gregor Mackintosh, quien se quedó saludando unos instantes más a los fans, además de lanzarles algunas púas. El público, por su parte, se mantuvo exultante durante la hora y media de show, y el reconocimiento del final hacia los músicos fue notable.

Una gran noche para ir cerrando este importante 2012, donde varias visitas muy interesantes tuvieron lugar. PARADISE LOST demostró una vez más su inmensa categoría como banda, ésa que nos permite obviar el detalle de que el setlist elegido no nos conformó del todo. No reviste importancia...

Muchas gracias a Lucía Chiarenza, encargada de prensa de la productora 4G, por todas sus constantes gentilezas.

Comentario, fotos y videos: Javier Parente, para OXIDO.-   

sábado, 8 de diciembre de 2012

EMILIE AUTUMN en Salón Reducci, 1/12/2012



Sábado 1º de diciembre por la noche, en el Salon Reducci se llevó a cabo la postergada presentación en nuestro país de Emilie Autumn, artista originaria de California, EE.UU., quien nos visitaba por segunda vez.
Aparte de la música, la carrera de Emilie se adentra en otras ramas del arte, como la poesía y la novela. El rumor de que sus libros se venderían esa noche, no  fue cierto. Sólo un pequeño stand con remeras de la gira, únicamente para mujeres.

Sin invitados para telonear, el local abrió sus puertas cerca de las 20:30 hs., para que media hora después, dos de las Bloody Crumpets (las hermosas chicas que acompañan a Emilie en sus performances) aparecieran en el escenario para dar inicio al show.
Ellas fueron, en esta ocasión, Naughty Verónica y Captain Maggot, mientras se escuchaba el principio de ‘’Safety Lines in Fear’’, y la artista principal tomaba el tablado y captaba nuestra atención.

Esta norteamericana cultiva un estilo musical bastante original, o quizás sea que mixtura todo muy bien. Ella compone, graba  y produce. Algunos han denominado ‘’Dark Cabaret’’ a su sonido. Hay elementos electrónicos, industriales, y algo de rock clásico.
Son muy buenas las coreografías y hay una pincelada de humor.
Volvamos al show.

Apareciendo lentamente desde detrás de un biombo de circo, con una gran cresta y largas uñas que parecían como extensiones de un árbol.
Una escenografía y un vestuario que recuerdan carnavales, ferias, cabarets y vodeviles, y un carisma aplastante. Una voz que nos cautiva en sus momentos de suavidad, y que nos altera cuando va desde el susurro grave a la explosión colérica. Una Emilie que tuvo una vida muy traumática, la cual plasma en sus canciones, y hasta podríamos decir, hace un ‘’burlesque’’ de ella.

Oiríamos ‘’4 O`Clock’’ y ‘’Dr. Stockhill’’ y comenzaría a desplegar varios temas de su ultima placa, del corriente año: ‘’Fight Like a Girl’’. Fueron incluidos ‘’Fight Like a Girl’’, ‘’Time for Tea’‘ (con una voz desaforada al final), ‘’Take a Pill’’, ‘’Girls, Girls, Girls’’, ‘’We Want Them Young’’ , los que fueron alternándose con, entre otros, ‘’Art of Suicide’’, ‘’Liar’’ (donde apareció ejecutando la intro con el violín barroco), ‘’God Help me’’, ‘’Dominant’’ (registrados en "Opheliac", de 2006).

El carisma mencionado también forma parte de la escencia de las Bloody Crumpets, quienes no solo acompañan a Emilie en todos sus matices, sino que también contribuyen a darle una carga erótica al espectáculo, haciendo juegos con sus manos y simulando besos, de los cuales algunos son genuinos.
Una fan subió y participó de uno de esos besos, más  precisamente dado por Naughty Verónica.

Hubo agradecimientos de todas, frases en castellano de Captain Maggot, y se arrojaron pastelitos y agua de unas tazas, provenientes de una mesa de té, parte de la puesta en escena.
Después de alrededor de ochenta minutos de show, vendría el final con ‘’Madgirl’’ y posteriormente ‘’Thank God... I’m Pretty’’ (algo asi como "Gracias a Dios… soy Bonita).
Debería agregarle talentosa.

Creo que buscar una imperfección o algo para criticarle a este espectáculo, sería  una hipocresía.
Música, baile, actuación, diversion… magia.
Un agradecimiento a los organizadores -4G Producciones- y a la encargada de prensa Lucía Chiarenza, por permitirnos ver algunos temas del show desde un sitio privilegiado.

Set list:
‘’Safety Lines in Fear’’
 ‘’4 O`Clock’’
‘’Dr. Stockhill’’
 ‘’Fight Like a Girl’’
‘’Art of Suicide’’
 ‘’Take a Pill’’
 ‘’How Break a Heart’’
 ‘’Liar’’
‘’God Help me’’
 ‘’Dominant’’
 ‘’Girls, Girls, Girls’’
 ‘’Rat Game’’
‘’Gears (sound effect)’’
 ‘’We Want Them Young’’
 ‘’Gaslight’’
  ‘’One Foot’’
  ‘’Madgirl’’
 ‘’Thank God... I’m Pretty’’

Comentario: Iván Marchesani, para OXIDO.-
Fotografías: Alejandro Eiro.-