Han leído nuestras coberturas:

lunes, 26 de noviembre de 2012

ARCH ENEMY en El Teatro Flores, 23/11/2012


Tercera visita a nuestro país de uno de los combos fundamentales del llamado Death Metal melódico, ese típico sonido popularizado por las bandas suecas, muchas de ellas salidas de la ciudad de Gothemburg. Hablamos en este caso de los oriundos de Halmstad, ARCH ENEMY, esa idea creada y concebida por uno de los mejores guitarristas del orbe: Michael Amott.

Sorteando lo mejor que pudimos el imposible tráfico porteño, llegamos al Teatro Flores casi una hora después de lo que esperábamos: pocos minutos antes de las 20:30 hs.. La gente de la productora 4G, eficiente como siempre, nos permitió sortear rápidamente el ingreso al reducto, dentro del cual justo empezaba su accionar la última de las agrupaciones nacionales invitadas: X3Mo. Un cuarteto de Metal extremo -como su nombre lo indica!- a medio camino entre el Death moderno, el Thrash y el sonido de los años 90’s. Recibieron una aceptable respuesta por parte de las casi mil personas que en esos momentos poblaban el piso del Teatro. Hubo varias composiciones propias y algún cover de Sepultura, “Territory”. Se retiraron con cálidos aplausos por parte del público, a las 21 en punto.

Sólo media hora de espera tuvimos, hasta que las luces se bajaron, y comenzó a escucharse la intro que da inicio al nuevo álbum, “Khaos Legions”, denominada "Khaos Overture", a la cual se le pegó inmediatamente -como era dable esperar- el primer corte de este nuevo trabajo, llamado "Yesterday is Dead and Gone". Ahí pudimos comprobar, en un abrir y cerrar de ojos, un par de cosas: una, que el sonido pintaba para perfecto. Dos, que la gente festejó incondicionalmente este tema del último disco, contrariando algunas voces que indicaban que "Khaos Legions" no había sido bien recibido por los fanáticos.



El concierto ya se empezó a perfilar como muy destacado cuando Angela Gossow anunció el tema que vendría, "Ravenous", que dista mucho de estar entre los favoritos de quien escribe, pero sí lo estuvo de la masa presente, unas 1.800 almas que poblaban El Teatro en su totalidad. Pogo, gritos, aullidos, empujones por doquier y demás muestras de afecto empezaba a recibir el quinteto.

"My Apocalypse" también es considerada un clásico de ARCH ENEMY, y el público así lo demostró. Siguieron "Bloodstained Cross" y la poderosamente ganchera "The Day you Died". Tras ella, una de nuestras grandes preferidas: "Revolution Begins", extrañamente poco acompañada por los presentes (Evidentemente estábamos a contramano con las favoritas, pero a esa altura ya el concierto era tan festejable, que ese detalle mucho no importaba...).

Angela Gossow, voz de ARCH ENEMY


Era el momento del solo de Daniel Erlandsson, el cual sin dejar de ser perfecto, fue casi exactamente igual al brindado por el músico en 2009. Daniel, no es tiempo de que lo modifiques aunque sea un poquito?



Cada tema que iba ejecutándose iba siendo acompañado por imágenes en la pantalla detrás de los músicos, en muchos casos con las líricas o simplemente el título de la canción, o a cuál álbum pertenecía. 

Tras el repetitivo solo de batería, todos vuelven a escena para interpretar otro gran corte del nuevo CD: "Under Black Flags we March", sin dudas uno de los mejores momentos de la noche, con el flamear de una bandera argentina en manos de Angela incluída!, seguida por dos clásicos: "Burning Angel" y "Dead Eyes See no Future". Total adhesión de la masa, incondicionalmente fervorosa, y conformada en gran parte por gente menor a los veinticinco años. Muchísimas chicas también.

"Intermezzo Liberté" incluyó el solo de guitarra del nuevo integrante, Nick Cordle, el cual nos pareció bastante virtuoso y a su vez bastante parco también. No está al nivel de Christopher Amott, eso está claro. Pero es un reemplazo digno. Siguió "Dead Bury Their Dead" y uno de los momentos más calientes de la velada: la tribunera "No Gods, no Masters", todo un hit de "Khaos Legions". Toda la gente a acompañar con sus coros, los cuales ya hacía rato se venían manifestando ante las genialidades de Michael Amott, con sus pegadizas melodías en las seis cuerdas. 

Nos llamó la atención que tocaran la potente pero poco ganchera "Cruelty Without Beauty" (la cual posee una muy buena letra en contra de los experimentos con animales de laboratorio), a la cual siguió uno de los más reconocidos himnos de la banda: "We Will Rise", alocadamente festejada por todos, que tuvo su epílogo con la outro de "Bridge of Destiny". Angela anunciaba que el recital se terminaba, pero obviamente todos sabíamos que no era así.

El retorno fue casi inmediato, sin hacerse esperar ni dos minutos. Vino de la mano de "Blood on Your Hands", seguida por el cálido instrumental "Snow Bound" (Otro gratísimo momento para el lucimiento de quien a esta altura consideramos uno de los mejores violeros del planeta, Mike Amott). El final definitivo llegaría con "Némesis" (claramente la más pedida de la noche, otra cosa que no compartimos), para apagarse lentamente con un mix a modo de outro, de la mano de "Fields of Desolation" / "Enter the Machine" / "Vox Stellarum".

Ha sido una impresionante noche, amigos. Así de simple. El mejor de los tres recitales brindados por estos suecos-alemanes-ingleses-estadounidenses por estas tierras. Mejor que el primero, el de 2007, y mucho mejor que el de 2009. Con una Angela Gossow visiblemente recuperada de sus supuestas deficiencias vocales, híper activa y muy comunicativa. Con una base demoledora y contundente a cargo de la dupla Erlandsson / D'Angelo (más gigante que nunca) y con una muy buena labor del recién incorporado Nick Cordle. Como dijimos, no es tarea sencilla reemplazar a un exquisito como Christopher Amott.

Para el final dejamos a los dos grandes destacados de la noche: en primer término, por supuesto, ese enorme genio de las seis cuerdas llamado Michael Amott. El londinense es a esta altura, ya uno de los más brillantes intérpretes de su instrumento, como así también uno de los mejores compositores del panorama metálico internacional. Capaz de emocionar e hipnotizar con sus preciosas melodías, y con su inmenso talento a la hora de interpretarlas. El maestro creador de esta imponente maquinaria llamada ARCH ENEMY.
La otra importante mención queda para el sonido, perfecto como pocas veces. Lo cual prueba que El Teatro Flores nunca suena mal, los que no saben hacer su trabajo a veces, son precisamente los sonidistas.



Mil gracias a Lucía Chiarenza, encargada de prensa de 4G, por su reconocida gentileza. A esperar ahora que la cuarta visita de estos grandiosos artistas se produzca muy pronto...

Comentario e imágenes: Javier Parente, para OXIDO.-     

martes, 20 de noviembre de 2012

ENCHAINED SOULS y otros en Pana Rock, 16/11/2012


Luego de soportar altísimas temperaturas, lluvias apocalípticas, cortes de luz y agua, un martes 13 con eclipse solar y Macri “haciéndose cargo” del subte; todo hacía suponer que el mundo estallaría en pedazos.
Pero no! Esta vez la suerte jugó de nuestro lado y llegamos al viernes 16 de noviembre, donde la gente de Enchained Souls haría la presentación oficial de su tercer disco de estudio llamado In Memoriam.
La cita esta vez sería en Pana Rock, un lugar que a simple vista tiene un parecer a algún salón de fiestas de club social de barrio del interior. Está ubicado en la zona de Floresta, un primer piso en la esquina de Mariano Acosta y Avenida Rivadavia, a unas pocas cuadras del conocido Teatro de Flores.

Llegué rondando las 20:30 hs., y aún no se abrían las puertas. Ya había unas diez personas esperando y muy de a poco seguía llegando gente de negro, lo que le hace sentir a uno esa extraña sensación de que está en el lugar correcto.
Finalmente se abren las puertas de Pana Rock e ingreso a las 21:30. Elijo un cómodo sillón, ubico mis pertenencias y sin mas comienza el show.

Sobre el escenario y delante de no mas de treinta personas, se hacen presentes los chicos de Xilphide; una banda cordobesa formada allá por 2008.
Con dos guitarras, bajo, teclado, batería y voz femenina, estos jóvenes son dueños de un Metal Sinfónico (sin sinfonía) Progresivo, según ellos lo califican. Si bien no es un estilo muy novedoso por estos días, lo que queda al ver este tipo de bandas es destacar o no su prolijidad, su despliegue sobre el escenario, y demás cuestiones, mas allá de los temas en sí; y realmente la experiencia y el andar de Xilphide le ha dado ese conocimiento que una banda necesita para ser respetada como tal.
Durante poco mas de treinta minutos, ejecutaron seis temas. Entre ellos, de su primer EP llamado Tierra Impía, adelantos de su próximo material de estudio a salir el próximo año, y también algún que otro cover como el del cierre... Como no podía ser de otra manera, haciendo un clásico de Nightwish: El Fantasma de la Opera, que aunque no fue muy acertado -sobre todo por la voz masculina-, el publico lo recibió con calurosos aplausos.
Xilphide es una banda que ya ha pisado suelo porteño en otras oportunidades y con muy buenos frutos; tal es así que esa misma noche, luego de abrir esta fecha, salieron corriendo hacia Wilde, donde también tocarían junto a Soul Apart; y la noche siguiente, tocarían en un recinto céntrico a cuadras del Obelisco. Es decir, los chicos vinieron a mostrar su material y promocionarlo, y realmente anduvieron por todos lados, lo que habla bien de una banda cuando de ponerse la camiseta y salir a tocar se trata, siempre teniendo en cuenta que vienen desde Cordoba, y gran parte de los gastos corren por su cuenta. Esto hace pensar que por suerte aún hay bandas que se juegan y ponen lo que hay que poner con el fin de salir a la cancha y hacer lo que les gusta.

Alrededor de las 22:50, se vuelve a abrir el telón y se presenta la joven agrupación Slania.
Con una formación parecida a la de los anteriores, y un estilo también algo similar, pero mas volcado hacia el lado del Metal Gotico, Slania mostró lo suyo durante aproximadamente cuarenta minutos, donde pudimos escuchar temas propios, y algún cover (de cover también en este caso!) como lo fue Street Spirit, una versión de Stream Of Passion de un tema original de Radiohead.
Slania es una banda muy joven, y para algunos de sus integrantes, ésta es la primer experiencia en cuanto a componer, darle cuerpo a los temas y salir a presentarlos en vivo, y es por eso que se les perdona cualquier desprolijidad y miradas y gestos de “perdidos” entre ellos sobre las tablas, pero le ponen ganas y eso es lo que vale. Lo mas interesante del combo es su guitarrista Marianela Valdata, la cual se destaca no solo por ser justamente una chica en la guitarra, sino porque lo suyo suena muy bien: sus arreglos, el sonido que busca, la prolijidad, su seguridad al ejecutar el instrumento, su presencia sobre el escenario, lo cual hace pensar que sin dudas la veremos por mucho tiempo sobre las tablas, ya sea con Slania o por otro camino.

Luego de media hora de espera, a las 0 hs., llega el momento de Iskemia.
Durante cuarenta minutos brindaron una muestra de su arte; siete piezas, entre ellas un cover de (nuevamente en la noche) Nightwish: Wish I Had an Angel.
Realmente no logro entender a esta banda luego de haberla visto en varias oportunidades; valoro mucho la búsqueda de un sonido propio, algo diferente, y que dentro de este estilo tico/Metal no es fácil descubrir algo que sobresalga. Pero realmente a Iskemia no los puedo seguir, no comprendo adonde apuntan. Son buenos músicos, se los ve muy bien en vivo, tienen buena onda, se divierten sobre el escenario, pero su música es una mezcla que me resulta tan extraña que por momentos parece sonar a After Forever y de repente, de un segundo a otro, suena a Red Hot Chilli Peppers, con composiciones muy monótonas, muy básicas. No apunto a que la mezcla de estilos sea mala, pero no le encuentran la manera de unirlas y hacer algo agradable, esto a mi humilde entender.
.
A la 1:15, luego de algunas idas y venidas por problemas con algún equipo del bajista, Enchained Souls aparece sobre el escenario, para presentar su nuevo material de estudio recién salido del horno: In Memoriam. Un disco que refuerza al grupo tanto en sonido y composición, como conjunto en sí. Luego de alejamientos, rupturas, incertidumbre y un disco a medio hacer, los de Bahia Blanca -ya instalados en Capital- presentan un material impecable, once temas contando la intro, con letras en castellano, creando ambientes fieles a su estilo, buenas composiciones, y una fuerza sonora que hace de éste, un álbum de ésos que hay que escuchar.
.
Hace pocos días vio la luz el video del tema Fachadas, el Ocaso del Ser, título con el cual abren un setlist muy preciso y bien logrado.
Lo siguieron canciones como La Memoria de la Luna -tema que le pone a uno la piel de pollo-, El Sendero de tu Arrogancia, La Ruina Tras la Victoria (primer corte del disco) y Requiem III.
A la lista seleccionada se agregaron clásicos que no podían faltar, como De Misantropía e Hipocrecia, Suspiro Intraural, Eternal Bloody Romances y Slave of Your Wishes, intentando cerrar con el potente Sicario Sideral. Las alrededor de cien personas en el lugar no quedarían conformes con esto y pidieron un tema más. El bis vendría de la mano de Moon Tears, para coronar una presentación genial.
.
Una vez mas, Enchained Souls nos ofrece su gran trabajo, profesionalismo y creatividad. Pablo Costamagna, motor principal de la banda, con cada vivo y cada disco, entrega claras muestras de su madurez artistica en plena ascendencia; y con él, un grupo de músicos, y sobre todo personas, que lo saben seguir y se complementan muy bien, por lo que esperamos haya Enchained Souls para rato.
.
Saliendo del lugar, lejos de casa y buscando medio de transporte para regresar al hogar y descansar lo que se pueda, me voy con una sensación alegre, de bienestar, pensando en que mas allá de los dólares, los paros, las marchas y todo el circo reinante, hay algo que siempre va a estar ahí para quienes disfrutamos de la música y su exposición en vivo; aún hay bandas que dejan todo, grupos que se juntan, arman fechas, y mientras esto suceda, nosotros estaremos ahí.
.
Enorme agradecimiento a JOTA (Julio Cesar Panderi) por las fotos y a Oxido por permitirme una vez mas ser parte de su equipo. Hasta la próxima!

Comentó: Martín Mena.-

martes, 13 de noviembre de 2012

Maquinaria Fest con SLAYER, MARYLIN MANSON, MASTODON y otros en Club G.E.B.A., 8/11/2012


El pasado jueves 8 de noviembre se llevó a cabo la primera edición del Maquinaria Fest en Argentina, pautado primeramente en el estadio Malvinas Argentinas, fue derivado al estadio del Club Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires, de la ciudad homónima.
 
Dada la novedad del evento por estas tierras, es menester hacer una pequeña reseña acerca del festival. Nacido en la ciudad de San Pablo, Brasil, no fue hasta el año 2008, con dos ediciones a sus espaldas, que la productora chilena Transistor adquiere la marca y la exporta a Chile. Es así que durante los años 2010 y 2011 el festival se realiza en la ciudad de Santiago de Chile. A raíz del éxito obtenido en cada edición, en el año 2012 la productora trasandina -en alianza con diversas productoras colegas-, decide redoblar su apuesta e incluir en la versión 2012 del festival a países como Argentina y México.
 
En el caso argentino las bandas involucradas fueron: Madison, Kita, La Armada Cósmica, Las Manos de Filippi, Boom Boom Kid, Cavalera Conspiracy, Stone Sour, Mastodon, Malon, Marilyn Manson y Slayer. Este festival desde sus inicios siempre ha privilegiado la diversidad de estilos. Desde Slayer hasta Las Manos de Filippi, desde Boom Boom Kid hasta Cavalera Conspiracy, todos en un mismo evento actuando en los mismos escenarios. Esta parece ser la idea a seguir a la hora de darle una identidad propia a un festival que seguramente se encuentra entre los más importantes de Sudamérica.

Al arribar al estadio lo primero que observamos fue la existencia de dos escenarios de dimensiones simétricas, situados a lo ancho del campo, separados entre si por una pantalla gigante. La dinámica del evento de principio a fin se desarrolló de la siguiente manera: actuación de banda, finalización, cinco minutos de espera e inicio de la siguiente agrupación en el escenario contiguo. Mientras nuestra intención seguía siendo el reconocimiento del lugar, Stone Sour, liderada por Corey Taylor (actual cantante de Slipknot); redondeaba su actuación.
 
Siendo poco más de las 19:15 hs., y habiendo encontrado un lugar adecuado, nos predispusimos para ver a Mastodon.
Dueños de una discografía excelente, poseedores de un original sonido que mezcla componentes progresivos sumado a la destreza de sus músicos, los oriundos de Atlanta se han transformado en una de las bandas más importantes de Metal Alternativo surgida en los últimos años.
Iniciando con “Black Tongue”, Mastodon basó su set en “The Hunter”. Esta placa, al igual que su antecesora ("Crack the Skye"), contiene piezas de larga duración, en ellas abundan sonidos progresivos y psicodélicos. La utilización, cada vez más acentuada, de sintetizadores y la incorporación de juegos vocales dieron como resultado un sonido potente y a la vez refinado.
 
Llevar este complejo esquema al directo resultó difícil de sostener. Solo cuando los norteamericanos ejecutaron piezas como “Blood and Thunder”, “Megalodon” o “Cristal Skull”, la banda sacó chapa. La palabra que mejor definió la actuación del cuarteto fue desparejo. Por momentos la propuesta enganchaba con la ejecución de “March of the Fire Ants” o “Iron Tusk”, como contrapartida las ejecuciones de “The Sparrow” o “Stargasm” dejaban un sabor difícil de digerir.
Quedaba de manifiesto que las piezas más progresivas de la banda no sonaron a la altura de las circunstancias. Perjudicados en las perillas, las voces limpias sonaron mal: por momentos cerca, muy cerca estuvo la disonancia. Esperábamos más de estos excelentes músicos y su performance sonora.
 
Los siguientes en la lista: Malón. Esta banda argentina parece estar retomando el camino de las giras, con el objetivo inmediato de reconquistar a los viejos fans y atraer a las nuevas generaciones. Alguna de las piezas ejecutadas fueron: “Castigador por Herencia”, “Judas de Oficio”, “Hipotecado”, “Gritos de Pilagá”, “Malón Mestizo” y “Gatillo Facil”, completando con tres temas de Hermética: “Soy de la Esquina”, “Traición” y “Tu eres su Seguridad”. Si algo lleva Malón en su ADN es sonar bien, aún en las circunstancias más adversas. Este show no fue la excepción.
 
Minutos antes del inicio del anteúltimo acto, la parcialidad seguidora de Brian H. Warner comenzó a poblar el campo. En su mayoría estos jóvenes adolescentes ingresaron solo para ver a su ídolo. Durante varios minutos tribus tan antagónicas como fanáticos de M.M. y de Slayer convivieron en total armonía.
Cerca de las 22 hs. daba inicio uno de los dos platos fuertes de la noche: Marilyn Manson. El tema de apertura elegido fue el tibio “Hey, Cruel World...”, de su última placa. Los gritos de sus fans llegaron de inmediato, casi como acto un reflejo. Abstrayéndonos de la lógica histeria inicial, y quedándonos con lo concreto, el aspecto sonoro fue impecable. Sin embargo, a nuestro entender, el trío que secundaba a la polémica estrella: bajo, batería y guitarra, no podía explicar semejante parafernalia sonora… en lo personal me inquieta: de allí a que el tipo cante con una banda enteramente grabada en pistas hay un paso, y eso es inaceptable.
 
El setlist, disfrutable para fanáticos. Para los que no, a conformamos con momentos puntuales: la ejecución de “Disposable Teens” (el cantante apareció disfrazado de sacerdote), “Antichrist Superstar” y “The Beautiful People”. Los covers no cuentan… si?
Atrás han quedado épocas de éxitos y masividad mundial. El mérito del artista radica en que después de dos décadas de carrera, sigue capturando, con cierta facilidad, el interés de este particular segmento poblacional.
 
Para el final el otro plato fuerte: Slayer. El cuarteto, aún con Gary Holt cubriendo el puesto de Jeff Hanneman, fue mucho más práctico y efectivo que su antecesor a la hora de armar el set list. Basado en temas de “Reign in Blood”, “South of Heaven” y “Seasons in the Abyss” más un salpicado del resto de la discografía, Slayer sacudió el piso del estadio. Debemos hacer memoria para recordar la última vez que una banda de Metal haya sonado tan limpio, potente y agresivo en un festival. Seguro que piezas como “Mandatory Suicide”o “Postmortem” facilitan el camino al éxito, pero cuando las condiciones técnicas son óptimas solo falta que el público le agregue lo suyo para transformar a un momento cualquiera en único. Esto fue lo que ocurrió, vivimos un momento difícil de borrar de nuestras mentes. El núcleo King-Holt actúa como una pared de sonido sólida que se mueve apoyado en el invaluable aporte del mejor baterista del estilo, Dave Lombardo. Con todo el respeto que merece Araya, son sus ilustres compañeros los que marcan la diferencia.
 
Las últimas piezas para cerrar semejante acto fueron “Dead Skin Mask” y “Raining Blood”. Ante la contundencia de los hechos cualquier adjetivo nos deja a medio camino. Desde la vuelta de Lombardo, Slayer ha logrado que sus clásicos suenen cada vez mejor con el paso de los años.
 
En cuanto a demás cuestiones: se cumplieron los horarios tal como estaban programados. El precio de la botella de agua mineral marca Pirulo de 1/2 litro: $ 30,00. Qué les pasa?
Público: plateas prácticamente vacías; campo cerca del lleno.

Comentario e imágenes: José María Aicardo, para OXIDO.- 

lunes, 12 de noviembre de 2012

You wanted the best, you got the best... The hottest band in the world...: KISS!!!



Empezamos a emocionarnos cuando anunciaron su nuevo álbum -"Monster"- y renovamos, una vez más, las esperanzas de que llegaran por nuestras tierras... Y lo previsto se cumplió: se fueron dando fechas y lugares para su nuevo tour mundial, y nosotros sacando cuentas de nuestros recursos, contando los días faltantes y coordinando todo para quedar libre laboralmente en esa fecha tan importante: 7 de noviembre de 2012. Junto a algunos amigos comenzamos nuestro periplo rumbo a River Plate. Como detalle anecdótico, armamos una pequeña previa en una pizzería de los alrededores del Estadio de Núñez, lugar en el cual nos topamos con Sebastián Gava, referente de Kefrén (la banda kissera más importante del panorama argentino) y también integrante de Kiss My Ass.

A eso de las 20 hs. ingresamos al Monumental, para encontrarnos conque estaba tocando Rata Blanca, la segunda banda invitada de la noche (previamente había hecho lo propio Rouge N' Roll). Cumpliendo como mejor sabe hacerlo, la histórica agrupación argentina liderada por Walter Giardino demostró ser un acierto de los organizadores para calentar el ambiente previo al show principal.

La espera se hizo larga; el espectáculo principal se fue retrasando en su comienzo debido a los consabidos problemas eléctricos en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Finalmente, cae el telón alrededor de las 22 hs., se apagan las luces y empieza el concierto con una contundente versión de "Detroit Rock City"; con los cuatro neoyorkinos bajando por una plataforma, en medio de bocanadas de fuego y muchas luces. Enseguida, pegado, "Shout It Out Loud", como para no dar respiro en el inicio.

Clásicos los temas, la escenografía, los efectos visuales y sonoros, los trajes... y ellos mismos!

Dieron rienda suelta a su última placa, presentando "Hell Or Hallellujah", primer corte de la misma. Como siempre, se fueron alternando en las voces Gene, Tommy y Eric, para dar apoyo al inmenso Paul Stanley. Simmons como siempre lo hemos conocido, un gran showman; con sangre en su serpenteante lengua, escupiendo fuego o volando por encima de la parrilla de luces para cantar "God Of Thunder" allá arriba.
Eric Singer demostrando qué clase de batero es, y asimismo cantando muy bien; brindando un poco de espectáculo mientras colgaba por los aires con su batería, al sacar una bazooka y posteriormente dispararla, provocando un momento de risas y aplausos.

Tommy Thayer por su parte vivió una noche especial, dado que era su cumpleaños número 52, el cual fue cantado y festejado por todos. Excelente a la hora de ejecutar su instrumento, sin perder el sonido clásico de KISS. También fue partícipe de la parte extra musical, al lanzar su juego piortécnico desde su guitarra. Thayer también -al igual que Singer- se destacaron especialmente a la hora de vocalizar.

Finalmente, el Hombre de la Estrella en el Ojo, como siempre impecable desde su carácter de frontman, su diálogo con la gente, volando por encima de todos para ir a cantar a la torre de sonido... en fin, un show bombástico como nos tiene acostumbrados Paul Stanley. Aunque, debemos remarcar que el único punto flojo del evento fue marcado por su mágica voz, particularmente no la notamos al 100%. Stanley es uno de los mejores cantantes de rock de toda su historia, y ha dejado plasmados en sus discos, maravillosos registros que desgraciadamente no pudimos apreciar esta noche en River...

Pero igualmente, qué más podemos decir: la pasamos genial en esta velada de grandes clásicos del Hard Rock de todos los tiempos, noche de fiesta y pirotecnia llevadas a la máxima expresión...

    1. Detroit Rock City
    2. Shout It Out Loud
    3. Hell or Hallelujah
    4. Wall of Sound
    5. Hotter Than Hell
    6. All for the Love of Rock & Roll
      (Eric Singer)
    7. I Love It Loud
    8. Outta This World
    9. Guitar Solo
      (Tommy Thayer)
    10. War Machine
    11. Long Way Down
    12. Bass Solo
      (Gene Simmons)
    13. God of Thunder
    14. Psycho Circus
    15. Love Gun
      (Paul vuela hacia el centro del Estadio)
    16. Calling Dr. Love
    17. Black Diamond
      (Eric Singer) 
      Bises:
    18. Lick It Up
    19. I Was Made for Lovin' You
    20. Rock and Roll All Nite
Comentó: Ignacio Parini, para OXIDO.-