Han leído nuestras coberturas:

miércoles, 30 de mayo de 2012

DE/VISION en Niceto: Noche germana electrónica

 
Pocas oportunidades hay -contadas veces- de concretar momentos especiales, y este fue uno de ellos. Ya que la visita, la segunda, de De/Vision a la Argentina tuvo un plato especial. Tuvimos la chance de presenciar la prueba de sonido y estar un momento con la banda para saludar y sacar algunas fotos, algo muy ameno y que no siempre se puede lograr. Gracias a la organización del evento.
Ya en la prueba de sonido se veía venir algo interesante para la noche. Estos alemanes son considerados los sucesores naturales de Depeche Mode, con un sonido muy difícil de lograr, y tambíén a su vez tener la dicha de ser vistos de tal forma.
El lugar elegido para este recital fue Niceto, un lugar comodo, para llegar y para ver conciertos, la acústica no es del todo buena, pero el sonidista se las apañó muy bien para redondear un buen trabajo.
Pero todo comenzó por las 20 hs., cuando re-ingresamos a Niceto, junto con el resto de la gente que hasta allí se acercó, en un marco de un buen espectáculo por venir.
A eso de las 20:30 hs. comezó el set de la que sería la única banda soporte de la noche, hablamos de Distant Project. Esta propuesta Synth Electro Pop que es una comunión entre argentinos y estadounidenses, comenzó su actuación, siendo ésta un poco accidentada, ya que el micrófono de repente dejó de funcionar, con lo que el vocalista -en una muy buena actitud- siguió cantando a pulmón limpio, hasta que apareció el micrófono de repuesto. Una apuesta interesante la de esta gente, ya cuentan con tres discos en su haber, varias presentaciones en vivo, tienen un sonido fuerte y violento dentro de lo que es el estilo en si mismo. Tocaron alrededor de 45 minutos, haciendo más hincapié en el último trabajo discográfico, "ExtraordinarY"
Niceto ya contaba con alrededor de unas trescientas personas para ese momento, muy buena concurrencia.
Ya para las 21:45, se abrió el telón y salió a escena De/Vision con Thomas Adam y Steffen Keth, los mentores de esta gran agrupación del Synth Pop. De/Vision es un dúo que tiene ya una larga trayectoria en la escena, desde mediados a fines de los '80s ya prometían un sonido muy especial. Por eso a lo largo de su carrera han logrado participar en grandes festivales, vender muchos discos -en Europa especialmente-, por todo el mundo; y por segunda vez pisar suelo argentino: la primera había sido por febrero de 2008 en La Trastienda. Siempre de la mano de la organización de Eternos Producciones y Momer.
El sonido fue impecable, muy bien modulado, teniendo en cuenta que es música hecha con teclados y una Apple para los samplers, pero de todas formas tiene que sonar bien. El repertorio de canciones fue distribuida por todas las épocas del dúo, especialmente del último "Popgefähr" y algo del futuro trabajo a salir en agosto: "Rockets & Swords". Pasaron temas de "Noob", "Unversed in Love" y "Two". Un setlist bastante nutrido, a lo largo de casi una hora y cuarenta minutos de performance.
La voz de Steffen es excelente en vivo, en ningún momento hubo problemas, y siempre se mostró muy demostrativo con la gente. Lo mismo que Thomas en los teclados, disfrutando el momento y siempre sonriendo, como es su actitud. 
El público por su parte, siempre estuvo activo, saltando o bailando y cantando todos los temas, aquellos fanáticos que conocen vida y obra de la banda. Todos quedaron muy conformes y creo que el dúo especialmente quedó satisfecho con esta nueva visita, por todo lo brindado de nuestro lado como espectadores y seguidores del estilo (la tribu oscura), que es muy especial, a diferencia de otras latitudes. 
Quedó en pie una frase de volver algún otro año a Buenos Aires, espero que así sea y que pronto podamos disfrutar de De/Vision una vez más.
Comentario y fotografías: Luis Disanti, para OXIDO.-

lunes, 28 de mayo de 2012

THE MISSION en Teatro Vórterix, 26/5/2012: Old school in the new generation


Bien, tarde agradable la del sabado 26 de mayo, para acudir a una cita obligada: The Mission. El lugar: el nuevo, reconstruido, pomposo y recargado electricamente "nuevo" Vorterix, el viejo Teatro de Lacroze y Alvarez Thomas. Para mi siempre será El Teatro. Llegando al lugar hay una marquesina inmensa que ilumina toda la cuadra, prácticamente, con la X de V y X, jajajaja... No se si se entendió, sino busquen el nuevo logo del Teatro...

Ingresamos al lugar a eso de las 19:15 hs.; la gente recién estaba llegando, acomodándose tranquilamente, charlando con amigos de la movida y demás. Y no solo había gente de la época gloriosa de The Mission, hablamos de unos veinticinco años atrás, sino que también había mucha concurrencia joven, y demasiado joven!; había hasta infantes que acompañaban a sus padres para saber qué escuchaba el viejo en aquellos tiempos, que bien...

El nuevo Teatro por dentro está muy lindo, una bonita lavada de cara, pintura nueva, luces nuevas, cero esferas espejadas entrometidas y molestas, luces ambientales azules muy buenas, y en los palcos y fondo de escenario, pantallas de nueva tecnología led, toda la puesta!

En fin, siendo las 19:30 se abrió el telón para la primer banda soporte: Monstersize. Esta agrupación es oriunda de Bernal y tocaron un set de no más de media hora. Tienen un estilo electrónico medio pesado, con elementos del Grunge... hacen un batido y sale esta propuesta. El sonido estuvo bastante bien, de momento el micrófono se iba muuuy arriba, demasiado fuerte, al punto que distorsionaba la voz. No fue de mucho brillo, pero aportaron lo suyo, y creo que tendrán oportunidad de crecer si siguen en la ruta.

Luego de un breve impasse, a las 20:10 fue el turno de Reversión. Este combo -que acaba de pasar la década de vida-, fue el encargado de agitar a los presentes un poco más; ya para entonces el Teatro Vorterix gozaba de abundante público. El sonido de Reversión es un poco más Electro Pop, la mayoría de sus letras son en castellano. Tuvieron un buen servicio sonoro, con algún que otro problema con el micrófono también, evidentemente no era la noche del micrófono... pero casi al final se acomodó bastante. Estos jóvenes culminaron con un cover de Him que logró motivar a la gente.

Ya a las 20:45 hs. fue el momento del invitado principal. Aquellos que habíamos presenciado el recital de Sisters of Mercy, volvimos a ver a los capitalinos Flood of Tears. La verdad que esta banda va en serio, no importa si tienen un parecido a algo ni nada. A ver: dentro del Old Gothic Rock, crearon su própio sonido que lo decoran con una voz sepulcral o chirriante de acuerdo a lo que se necesite. También debemos tener en cuenta la producción sobre el escenario, la forma de llevar adelante el momento, la mística de los anteojos oscuros (que es casi como un accesorio sagrado de la escena Gothic Rock, qué banda de los '80s y '90s no tenía un miembro o frontman con tales anteojos? Ninguna!). Bueno, todo eso hace que un grupo nacional tenga serias aspiraciones a algo grande; siempre nos quejamos de lo limitado que es nuestro movimiento argentino, pero aquí hay algo que si vuela alto, obtendrá sus logros...

A eso de las 21:15 terminó su presentación Flood of Tears y se dió punto final a la espera el gran momento. El Teatro estaba lleno a pleno, sin contar el palco que no fue habilitado. Este detalle me pareció algo desacertado, porque había gente hasta en el vestíbulo, y fue medio incómoda la situación. A tenerlo en cuenta, que por algo hay un palco. Es el mismo problema que pasa a veces en Flores, parece que los organizadores no calculan acertadamente la cantidad de espectadores que pueden concurrir a cada show...

Bien, para las 21:50 aproximadamente, las luces se apagaron, y comenzó una larga intro clásica, tras la cual apareció en escena -con los acordes de "Beyond The Pale"-, el gran Wayne Hussey, junto a Craig Adams y Simon Hinkler. Nuevamente The Mission con su formación casi original estaba tocando en Argentina. Increíble ver a este emblema de Leeds, que tiene una larguísima trayectoria en la escena del Gothic Rock, y que -con separaciones de por medio y re-alineaciones-, siempre se mantuvo en lo alto del movimiento Gótico y llegó a ser una banda de culto. Un Wayne Hussey muy contento, con muchas huellas visuales del paso del tiempo, pero impresionante su voz: intácta.

El pasar agradable fue que al terminar la primera canción, al saludar a la multitud del lugar, Wayne nos dió un aviso importante, ya que era el día de su cumpleaños. Como todo el mundo comenzó a cantar, éste los calló con varios "sshshhhssshshss", porque Adams y Hinkler tenían preparada una tonada de feliz cumpleaños que todos acompañaron en un canto unido. Hussey muy emocionado y contento con sus fans, que le retribuían el saludo.

El recital continuó con otro clásico: "Hands Across The Ocean", y luego "Serpent's Kiss". Los fanáticos estaban muy felices de tener a estos artistas en escena, cantaban todas las canciones, saltaban, una fiesta.
El sonido fue perfecto, no hubo ningún inconveniente. En algunas composiciones en las que hacía falta un teclado, Hinkler se hacía cargo de ellos, con su guitarra al hombro inclusive. Es tan sólo un detalle, pero un gran punto a favor no samplear ni siquiera el teclado. El repertorio fue muy bien elegido, se tocaron grandes clásicos, pese a que algunos quedaron afuera. Necesitaríamos tres horas de show para apreciar todo. Pero el set fue correctísimo, cada tema un recuerdo, una parte de la historia. No interesa si los músicos vienen fuera de su apogéo histórico, lo importante es poder verlos antes de que desaparezcan, aunque sea una vez más. Muchas de las agrupaciones que llegan tras reuniones y hacen giras, son grupos que una vez que se disuelvan definitivamente o desaparezcan, ya no habrá nadie que logre algo parecido.

El concierto duró una hora, más dos bises y algo curioso: tras la última canción, el cover de Bob Dylan "All Along the Watchtower", la banda se despidió como ocurre siempre; el telón se cerró, se prendieron las luces... muchachos: todos a casa. Pero mientras la gente ya salía a la calle, de repente se apagaron nuevamente las luces, se abrió otra vez el telón y los que ya estaban afuera se agolparon para volver a entrar, ya que reaparecieron los británicos para finalizar con "Tower of Strength". Los encargados de la seguridad no entendían nada porque la gente volvía a entrar a las corridas, tuvieron que cerrar de nuevo las puertas, y encima algunos ya se habían retirado. Cosa extraña que dejó la noche.

Fue un gran espectáculo, proporcionado por una gran banda, que logró reunirse y volver a realizar estas giras que realmente gratifican musicalmente el alma.

Este fue el setlist:
- Beyond The Pale
- Hands Across The Ocean
- Serpent's Kiss
- Naked And Savage
- Garden Of Delight
- Severina
- Butterfly On A Wheel
- The Grip Of Disease
- Wake
- Wasteland
- The Crystal Ocean
- Deliverance

Bis 1:
- Like A Child Again (Solo de Wayne Hussey)
- Like A Hurricane (Cover de Neil Young)
- All Along The Watchtower (Cover de Bob Dylan)

Bis 2:
- Tower Of Strength

Comentario y fotografías: Luis Disanti, para OXIDO.- 

martes, 22 de mayo de 2012

Cumbre del Metal con LOGOS, HARPOON y XAECLUM NOSFERATUS en XLR de San Miguel, 19/5/12

Luego de algunas peripecias en el viaje, motivadas por el feísimo estado de la Ruta 8, logramos llegar a la populosa ciudad de San Miguel para ingresar por vez primera al local llamado XLR, sito en la calle Tribulato al 450 de la mencionada localidad bonaerense. El motivo de nuestro periplo hasta allí: asistir a una nueva edición de este tradicional festival de bandas argentinas, organizado como siempre a todo pulmón y corazón por el gran Alfredo "Pocho" Andrade, histórico referente de la movida nacional, de la under y no tanto.

Llegamos a eso de las 20, mientras estaba tocando XAECLUM NOSFERATUS, agrupación Power Metal liderada por uno de los mejores vocalistas de nuestra escena: el incansable Marcelo Lizondo, ex Histeria. Lo de XAECLUM NOSFERATUS pasa por el Metal melódico pero con mucha garra, con preponderancia de teclados pero bien balanceados con guitarras filosas. Los hemos visto varias veces en vivo, y siempre terminamos enganchándonos en su propuesta, que sin perder de vista jamás la melodía, logra mantener la fuerza sobre el tablado. Aplausos y calidez de la gente para ellos (unas doscientas almas en ese momento) y a la espera de los siguientes artistas.

Hubo un intervalo que nos llevó casi hasta las nueve de la noche, momento en el que los oriundos de José C. Paz, HARPOON, se adueñaron del correctísimo escenario de XLR. Metal Argento en su máxima expresión, sin filtros ni volteretas, es lo que HARPOON descarga. Adrenalina llevada a full por el cantante Ramón Duré, especialista en priorizar la fuerza y la emoción por sobre los firuletes vocales sin sentido. Pasional, comunicativo y visceral, Ramón es el hombre que lleva a HARPOON hacia el ritual metalero argentino por excelencia, ése que abreva en las fuentes de V8 o Hermética.

Muy bien acompañado por sus cuatro secuaces, Alejandro Burgos y Hernán San Martín (guitarristas), Rafael Florentín (bajista) y Alejandro (baterista provisorio que se encuentra dando una mano al combo hasta que hallen uno definitivo), les permitieron a HARPOON entregar en poco menos de una hora, una potentísima dosis de Heavy tradicional pero al estilo Argento, ése que no admite medias tintas: o lo amás o lo odiás. Y nosotros lo amamos. Por eso disfrutamos como locos de títulos como "Cuenta Final", "Marginal", "Cuando las Llamas Queman" (el mejor a nuestro gusto!), "Batalla Eterna", "Choque de Cuernos" o "El Ritual" entre otros.
Desgraciadamente HARPOON tuvo que finalizar su actuación antes de lo previsto, debido al atraso en los horarios de la grilla. Pero apelamos a aquel viejo lema que dice "lo bueno si breve, dos veces bueno". Muy aplicable a la actuación de los de José C. Paz el pasado sábado en XLR.

Video de "Cuando las Llamas Queman":


Video de "Batalla Eterna" + "Choque de Cuernos" + "El Ritual"


Más o menos a las 22 hs. y ante un lugar colmado, uno de los máximos emblemas del Metal argentino, LOGOS, tomaba las tablas del lugar. Decir LOGOS es remitirse inmediatamente a un ejemplo de grandeza, conducta y amor al Heavy Metal, tal cual es el enorme Alberto Zamarbide, la voz histórica del Metal hecho en este país.

Además del Gran Beto, LOGOS cuenta en su formación con un trío que ha hecho de la profesionalidad y la justeza un culto: el brillante Miguel Roldán en la viola (es una sola guitarra pero suena como si fueran cinco), el poderoso Walter Scasso en el bajo de seis cuerdas y el contundente Marcelo Ponce tras los parches; éstos dos últimos, artífices de la locomotividad de LOGOS. Y Miguel Roldán, bueno... es un músico de la Primera División del Heavy Metal hecho en español, de eso no tengan dudas.

La banda no modificó sustancialmente lo que venía tocando las últimas veces que los vimos. Aprovecharon, sí, la oportunidad para presentar una nueva canción aún sin título que formará parte -según Beto- del nuevo material que se encuentran componiendo. Además de ella, desfilaron sus mayores clásicos: "Marginado", "Ven a la Eternidad", "No te Rindas", "Muerte sin Gloria", "Darse Cuenta" y "Confusión Mental", entre otros; más los covers de V8 "Reina Ciega" y "A Través de los Tiempos", para dar cierre con su gran himno "Como Relámpago en la Oscuridad".

El Beto, tal como nos tiene acostumbrados, monologó entre las canciones, siempre haciendo gala de su absoluto criterio y discreción. Tuvo tiempo también para entablar un diálogo con Miguel Roldán cuando alguien del público les arrojó una remera con la imagen de V8, recordando viejas épocas. Y para entregar su pésame a uno de los integrantes de PARANOIA (iban a tocar en esta fecha pero no pudieron presentarse), por la pérdida de un familiar.

La participación de la gente fue amplia y sumamente intensa, con fervorosas muestras de apoyo a los músicos. Este lugar, XLR, no es demasiado grande, pero cuenta con un muy buen escenario y con una excelente disposición para el público, que puede ver muy bien desde cualquier lugar donde se ubique. El juego de luces fue muy apropiado, y en líneas generales, el sonido rondó la perfección.

En resumidas cuentas: Otra noche de auténtica fiesta para el Heavy Metal nacional, llena de camaradería, buena onda y amplio profesionalismo de parte de todos los involucrados. No nos queda más que agradecer a los músicos por su arte y su cálida manera de compartirlo con la gente; y al señor Alfredo Andrade, responsable de Hurling Metal, por su eterna batalla por el bien del Metal argentino, cuyo rasgo distintivo ha sido siempre el esfuerzo, la lucha y la honestidad.

Video de "Marginado"


Video de "Ven a la Eternidad":


Video de "A Través de los Tiempos":


Comentario, fotos y videos: Javier Parente, para OXIDO.- 

martes, 15 de mayo de 2012

PAIN en The Roxy Live Bar, 11/5/2012

Una rara y tranquila tarde de viernes, en las que generalmente es un atolladero por estos lados, pero en este caso tranquilo viernes, nos dirigimos hacia la calle de los bares y boliches de nuestra capital: Niceto Vega, más precisamente al Roxy Live Bar, ya que se anunciaba la visita por primera vez de PAIN, la banda "alternativa" del genial Peter Tägtgren, que ya había venido con su proyecto principal, Hypocrisy. Se trataba de una propuesta interesante, teniendo en cuenta que PAIN profesa una música muy particular en cuanto al estilo, ya que no está enrolada en algo fijo.
.
En fin, arribamos a las 19:15. Como siempre, muy buena recepción para la gente de OXIDO, y al entrar al lugar ya estaba tocando la primer banda telonera, de las dos programadas: Devil 69. Hacía bastante tiempo que no los veía en los escenarios, al proyecto del Brujo, como siempre descargando la furia del Industrial Metal, que no defrauda y mantiene a la concurrencia entretenida y activa, pese a que en ese momento el lugar no contaba con mas de ochenta personas que llegaban muy tranquilos... los que estaban, apoyaban tibiamente al espectáculo. La voz de Nadia como de costumbre, chirriante y desgarradora, más el aporte de Monroe, que siguiendo su clásica mística, saludaba al público con sus gluteos, casi me quedo ciego... Pero bueno, son condimentos que animan y obtienen la atención de la gente. Tocaron hasta las 19:30 hs. sus principales canciones en un popurrí, sonaron bien y seguro tendremos ocasión de verlos nuevamente en un futuro cercano.
.
Bien, tras unos rápidos quince minutos, a las 19:45 fue el turno para el soporte principal, los cordobeses Mekanika. Una propuesta interesante, también dentro del Industrial Metal, con fusiones electrónicas. Presentaron temas de su último trabajo "Control", y también composiciones más viejas, repasando su repertorio; de hecho tocaron hasta las 20:30 hs., y tuvieron tiempo suficiente para interpretar una mecanizada versión de "Personal Jesus", de Depeche Mode, muy bien ejecutada. Algunos problemas con el bajo no opacaron el buen sonido del trío a lo largo del show. Ya a esta altura había casi ciento cincuenta personas en el lugar y se prendieron con la actuación de Mekanika.
.
Párrafo aparte para destacar que las dos bandas invitadas fueron muy bien puestas sobre el escenario, no desentonaron con el estilo del acto central, y esto fue sin dudas un gran acierto de la organización del evento, a cargo de NWM y MTS Producciones.
.
Siendo las 21 hs. puntuales, las luces bajaron, el telón se abrió y saltaron a escena Johan Husgafvel en el bajo, David Wallin en batería, Michael Bohlin en guitarra, y por detrás de ellos Peter Tägtgren. Bien cabe destacar que PAIN es en realidad un proyecto unipersonal de Peter, que cuenta con la colaboración de estos músicos para sus presentaciones en vivo. Siempre fue una idea alterna a Hypocrisy, enrolada en otro aspecto de lo extremo.
.
Como una marca registrada de PAIN, Peter portaba el símbolo (por así decirlo), un chaleco de fuerza obviamente con las mangas sueltas, sino se debe hacer difícil para tocar. Abrieron con el primer corte del último CD "You Only Live Twice", salido el año pasado, "Let Me Out"; con toda la fuerza. Ahora sí el público se encendió un poco. Siguió pegado "Dancing With The Dead", y así fueron repasando temas de todas las épocas y -en algunas ocasiones- del último trabajo. No faltaron clásicos como "Save Me", "Monkey Business" y "Dirty Woman". Con un Peter que se mostró muy a gusto con el lugar y el público, que no superamos las doscientas personas... Faltó concurrencia y esto tal vez se notaba un poco en la arenga un tanto tibia, pero igualmente no estuvieron ausentes los tan célebres "Olé olé olé..., Peter, Peter...", claro está que el grupo está centralizada al cien por cien en el sueco de Estocolmo.
.
El sonido fue muy macizo, en el Roxy generalmente las agrupaciones explotan todo su potencial. La bateria tenía un buen diseño, con unos grabados metálicos en cada bombo y una mascarita de Jason en el frente, muy acorde a la banda, si sacan sus conclusiones.
El cierre fue con "Same Old Song" más la pegadiza y elocuente "Shut Your Mouth".
.
El show duró escasos cuarenta y cinco minutos, más cinco de intervalo y diez finales de bises, o sea que redondeamos un global de una hora. Pero pese a ser corto en tiempo, fue como si hubiese sido más extenso, al menos no me di cuenta del tiempo que pasó hasta que bajé la escalera  para salir y noté que eran apenas las diez y cinco de la noche.
.
El setlist completo fue el siguiente:

- Let Me Out
- Dancing with the Dead
- Psalms of Extinction
- Dirty Woman
- End of the Line
- Suicide Machine
- Nailed to the Ground
- The Great Pretender
- I'm Going In
- Monkey Business
- Save Me
- Fear the Demons

Bises
- Same Old Song
- Shut Your Mouth
.
.
Un buen debut argentino para PAIN, no mucho más que eso. Tal vez faltaron dos ingedientes a la cita: más gente presente y algo más de duración del show; pero en líneas generales fue una buena noche. Peter Tagtgren se mostró muy agradecido con el público, despidiéndose con alegorías y alabanzas junto con los tres músicos que conforman su combo; seguramente habrá más PAIN en un futuro mediato o inmediato...
Una vez más, extendemos nuestro agradecimiento a Lucía Chiarenza, encargada de prensa de NWM y MTS.
.


Comentario y fotografías: Luis Disanti, para OXIDO.-

martes, 1 de mayo de 2012

ANNIHILATOR en Teatro Flores: Una noche con el Maestro Jeff


Annihilator en el Teatro Flores – Una noche con el Maestro Jeff
.
Anthrax, Destruction, Exodus, Forbidden, Kreator, Metallica, Megadeth, Overkill, Sadus, Slayer, Sodom y Testament, todas agrupaciones fundamentales en la creación y desarrollo del Thrash Metal. Además, todas ellas visitaron en término de pocos años nuestro país. Si un nombre faltaba en esta lista (de los pocos que quedan) era el de Annihilator, formada a mediados de los 80´s por Jeff Waters y John Bates, aunque el hombre realmente importante en esta historia es el amigo Jeff. Este multi-instrumentista y cantante de renombre dentro del estilo es conocido su por habilidad para ejecutar el instrumento musical más lindo, expresivo y multifacético de todos: La guitarra.
.
Con trece discos a sus espaldas, innumerable cantidad de hits, partícipes de una historia que ellos, junto a unos pocos, crearon; y un debut en nuestras tierras, eran motivos suficientes para asistir a un evento que a priori prometía y mucho.
.     
Junto a los canadienses se presentaron como bandas invitadas Sangriental y Zoofilia. Arribando a las 20:30 hs. daba inicio a su presentación Zoofilia, banda longeva del under argentino, quienes dieron un breve repaso por su discografía. Presentaron el tema “Síntomas de Ningún Síntoma” de su reciente placa, lanzada a través de Hurling Metal. Cerrando con “Sadomaster” (incluido en la banda de sonido de la película homónima); queda en evidencia que las piezas más modernas ganan en poder relegando elementos de tinte clásico utilizados en épocas anteriores. Entre el Thrash y el Death Metal giró un set de media hora a grandes rasgos, correcto.
.
A las 21:30 se apagan las luces, se levanta el telón sin músicos a la vista, e intro de por medio, primeras melodías acompañadas por punteos de su líder, ingresan los músicos ordenadamente, a excepción de Jeff quien lo hace corriendo y saltando, mientras derramaba riffs y punteos al por mayor.
.             
El primer tema de una larga lista fue Ambush, seguido por King of the Kill,  y “Betrayed”. Hasta aquí el volumen fue bajo y la calidad del sonido (en especial el de las guitarras) malo. Lo que ayudó a mantener el entusiasmo en estos primeros temas fue la calidad de las piezas y el espectáculo que brindó desde el minuto cero  el alma máter, guitarrista y cantante Jeff Waters, quien con sus mil morisquetas a la hora de iniciar un punteo, y/o corriendo de un lado al otro del escenario, buscó la complicidad con el público, logrando casi de inmediato hechizarnos por su frenético despliegue. Y de repente…se produce un corte de luz que dejó parte del recinto sin energía eléctrica! Esa parte incluyó el escenario y los equipos de sonido. El show se detuvo por espacio de veinte minutos, momento en el cual el gran Jeff tomó la posta mostrándose visiblemente molesto por la situación, pero desparramando buena onda con el público: Un gentleman. De paso, y ya en vías de solucionarse el inconveniente técnico, nos regaló los primeros acordes de “Hells Bells” (de AC/DC, por supuesto).
.                  
Para cuando se reinicia el espectáculo, los músicos habían sobrecargado las pilas al mil por ciento. Primero Clown Parade, luego Ultra-Motion, siguiendo con Set the World on Fire.
Con el alejamiento de la posibilidad de un nuevo corte de energía se afianzaba la mejora en el sonido y el efusivo disfrute del público. Con la seguidilla Burns Like a Buzzsaw Blade, (la festejadísima) Phantasmagoria, “Stonewall, “21 y I Am in Command se pone fin a la primera parte de show de la mejor manera.
Luego llega el primer bis con The Trend y The Fun Palace. Otro breve intervalo, y el final con la rockera Shallow Grave y el himno Alison Hell. Antes de la ejecución de esta última, Jeff preguntó al público que tema faltaba para el cierre, (a la obviedad de la respuesta) el líder responde sorpresivamente “Reing in Blood” (de Slayer), iniciando inmediatamente los primeros acordes y dejando a más de uno atónito y al borde del colapso nervioso. Claro, esto duró unos pocos segundos. Otra seguidilla de hechos, por lo menos divertidos, se dio al final de la última pieza.  Waters suelta la guitarra y en pos de agradecer al público, le cede la misma a uno de sus plomos invitándolo a que toque, y éste toma la posta. En ese instante el público le alcanza una remera de Malón que el líder muestra con orgullo en forma de trofeo, y para cerrar, habiendo terminado el show, el canadiense se queda largo rato agradeciendo al público por el aguante brindado en medio de un aplauso cerrado. Un final emotivo por donde se lo mire.
.    
A las 23:20 concluye el espectáculo, dejando mucha tela para cortar por todo lo sucedido. Primero y principal: la actuación individual de Jeff Waters, quien además de poseer un estado físico de carácter atlético, nos brindó dos lecciones: una, de guitarra y la otra, de cómo debe actuar un líder en el escenario. Su imagen representa un claro ejemplo de virtuosismo carismático.
.
Con respecto a los músicos que lo secundan, todos completaron actuaciones correctas y sin fisuras. En lo personal destacamos la de su joven baterista Mike Harshaw, de 23 años, que a pesar de no gozar de una buena ecualización y volumen en su instrumento, tuvo una performance a la altura de las circunstancias… en la jerga metalera: Un Animal.
.    
El sonido a grandes rasgos fue discreto: como dijimos, la batería nunca terminó de sonar siquiera discretamente, lo mismo va para el combo de guitarras. Si algo posicionó a este recital por encima de lo usual fue el señor Jeff Waters. Nos quedó la idea de que el espectáculo, en condiciones normales, hubiera alcanzado el status de excelente. El potencial de la banda estuvo limitado por elementos ajenos a los cuatro músicos.
.
Luego de lo visto y vivido el pasado 26 de abril, Annihilator no tiene nada que envidiarle, en lo musical, a los denominados “Big Four”.
Salud y pronto regreso del señor Jeff Waters, acompañado por los que rayen.
Público: entre setecientas y ochocientas personas.
Muchas gracias a Lucía Chiarenza y a toda la gente de la productora 4G por su enorme gentileza para con nosotros!
.
Comentario y fotos: José M. Aicardo, para OXIDO.-