Han leído nuestras coberturas:

lunes, 31 de octubre de 2011

SIRENIA en El Teatro Colegiales, 28/10/2011

En una dudosa y cuasi calurosa tarde porteña -lo de dudosa es porque ya no sabés si llueve, si es sólo una nube, si salís abrigado, si salís sin ropa, que estación tan molesta...- En fin, en una tarde de viernes, me apresté a dirigirme a lo que sería un nuevo evento en El Teatro Colegiales, la segunda visita al país de la banda noruega SIRENIA.

Llegué a las inmediaciones del Teatro a eso de las 19:20 hs., y viendo que todavía la puerta estaba sin acceso, y la cola de gente comenzaba a la vuelta a mitad de cuadra, con este panorama caminé unas cuadras más por las profundidades de Chacarita, hasta toparme una esquina con un añejo café-bar, al que no titubeé en ingresar y aquí mi paréntesis para lo mejor de la tarde. Un cortado y un tostado de otro mundo!

Como a las 19:45, con el estómago lleno y mi alma contenta, volví al Teatro y pude ingresar.

Todavía la gente era poca, no había movimientos tras los telones, o sí, pero en sí la cosa estaba tranquila. Nos sentamos a esperar un poco y como solamente había una banda invitada, ésta arrancó su set a las 20:10; me refiero al retorno del ex-Nepal, Beto Vazquez Infinity. Notamos un poco nervioso a Beto -raro en un músico de su experiencia, no parecía el mismo que ha tocado tantísimas veces en vivo-; igualmente hacía bastante tiempo que no se los veía, aparecieron en escena con una formación con nuevos integrantes.
Tocaron por espacio de casi una hora, durante la cual hicieron temas de su no muy extensa discografía, haciendo hincapié en el último trabajo del 2010, "Existence".
El sonido fue bueno, el bajo sonó muy fuerte..., bien, ya sabemos que Beto Vazquez es un muy buen músico y en ese campo la tiene muy clara.

Lo que me dió sorpresa fué que varias personas, tras terminar su presentación la primer banda, se retiraron del lugar, en algún que otro pasar escuchaba, "ya tocó el Beto, me voy" o "bueno me voy"... La verdad que hay cosas que nunca se entenderán, pero alguna gente en este país ya es así, no viven ni dejan vivir, como diría un viejo dicho de antaño. A ver: uno es libre de hacer lo que quiere, para eso estamos en democracia, pero si pagás una entrada, que si bien en este caso era accesible, tampoco era para desperdiciar, y tan sólo les interesa una parte del espectáculo, sin estar en el momento teóricamente más importante... Saben que, señores organizadores en general: por qué no empiezan a imprimir dos tandas de entradas, unas para los que desean ver solamente al artista local -que nos parece que los pueden apreciar más seguido, en cualquier reducto donde hagan sus presentaciones- y otras sólo para el show principal, entonces de esa forma quedarían solamente aquellos a los cuales realmente les interesa ver una banda internacional. Nos parece que la gente a veces no se pone a sacar cuentas de lo que cuesta traer una banda internacional, y saben que?, con estas actitudes, las bandas distintas o especiales, ésas que uno imagina que nunca van a venir o son inalcanzables por su convocatoria, por los viajes, etc., etc., va a ser imposible que aterricen en territorio argentino; y siempre vamos a terminar viendo a bandas repetitivas -licuadas, por así decirlo-, con el conformismo que tenemos de ver siempre lo mismo, siempre lo mismo...

Tras la presentación de la única agrupación invitada, y luego de una corta espera, a las 21:35 las luces se apagaron y el telón se abrió. El Teatro ya contaba con lo que sería el pleno de esta velada, unas trescientas cincuenta almas aproximadamente. La verdad que quedó un poquito grande el lugar; para los que conocen El Teatro Colegiales, el playón del centro estaba en tres cuartas partes, y disperso. O sea, entre persona y persona, habia espacio.

En fin... comenzó la apertura con "Obire Mortem", asomó en la batería Jonathan Perez, luego el guitarrista Jan Erik Soltvedt, el gran Morten Veland (que fue muy aplaudido y vitoreado), y finalmente todo se vino abajo con la entrada de la española Ailyn, que recibió todo tipo de afectos.

Tras la apertura siguió el hit "The End of it All", del último trabajo de estudio de los nórdicos, "The Enigma of Life".

SIRENIA tuvo varios cambios en su joven existencia, desde que Morten saliese de Tristania y formase este combo, pasaron vocalistas femeninas, vocalistas masculinos, guitarristas... Lo que no comprendo es qué pasa con el bajo... Ocurrió lo mismo que en la anterior visita de 2009, y el bajo...? Yo entiendo que samplear por ahi un teclado, efectos, coros y demás, es algo común, porque se ahorra mucho dolor de cabeza con transporte y demés, y sino es algo que sea -como decirlo?-, principal o sobresaliente, no es taaaan necesario tenerlo materialmente en el escenario allí presente, pero samplear un bajo...!? Tanto cuesta reclutar un músico en Europa...? Si se fijan bien igual, la banda no tiene bajista, los bajos en las producciones lo graba el mismo Morten, pero ni siquiera hay un sesionista para las salidas en directo...? Pero bueno... uno es muy observador en esos aspectos, por ahí a ustedes no les interesa lo que digo y escuchan algo muy perfecto, si es así, ok... los años me hacen mas cascarrabias, pero también un poquitito más perfeccionista...

Al fin esta vez Ailyn sí habló en español! Muy bonita producción de la frontwoman, tenía un lindo vestido conformado por un corset y una larga pollera compuesta por varias capas de tull o una tela simil. La voz es muy dulce, baja, tal vez faltó un poco más de volumen pero sonó bien; en realidad todo sonó bien, las guitarras de Morten y Jan estuvieron muy equilibradas.

En sí la presentación se basó en las canciones principales de toda la discografía de la banda, hasta la perla de cantar las versiones en español de "El Enigma de la Vida" del último trabajo, y "Oscura Realidad".

No faltaron los clásicos como "Meridian", "The Other Side" o "Downfall". Esta presentación de SIRENIA fue mucho mejor que la de 2009, aquella vez en el Roxy Live Bar. Ahora tuvimos a un Morten Veland mas participativo y mas llegador a la gente.

Por más que a más de uno no le guste esta banda, o esté en desacuerdo con la propuesta, me queda bien en claro que Tristania con Veland era una cosa, pero al irse él y fundar SIRENIA, éstos se hicieron fuertes y siguieron siempre en la mística que lleva consigo el frontman noruego, mientras que Tristania siguió... como pudo. O sea, demás está decir que el genio creativo siempre pasó por la mente de Morten Veland.

Este es el set list descargado en Buenos Aires:

- The End of It All 
- Downfall
- Fallen Angel
- All My Dreams
- Meridian
- A Seaside Serenade
- Fading Star
- The Seventh Summer
- El Enigma de la Vida
- The Twillight in Your Eyes
- Star-Crossed
- Winter Land
- Oscura realidad
- Lost In Life
- The Other Side

Bises:
- The Path To Decay
- My Mind's Eye

Con respecto a la integridad del show, todo fue muy normal, no hubo ningún inconveniente; el sonido y las luces estuvieron siempre bien, algún que otro acople pero nada que no se pueda ajustar y solucionar prontamente, para poder arribar en buenos términos al balance final.

Una vez más nuestro agradecimiento para con la organización, NWM Productions, y con Gabriela Sisti, encargada de prensa.

Comentario y fotografías: Luis Disanti, para OXIDO.-

viernes, 28 de octubre de 2011

SAXON en El Teatro Flores: la leyenda del Metal británico!

Martes 25 de junio, 19:30 horas, Teatro Flores, Av. Rivadavia al 7800, barrio capitalino del mismo nombre, permanente cita de numerosas visitas metaleras internacionales. La que nos ocupa, SAXON, habían estado presentes en Argentina diecinueve años atrás! Y mucha gente estaba esperándolos desde entonces.

Al momento de ingresar, y luego de topar con varios amigos de la movida y conversar un par de palabras, nos acercamos al escenario donde Mathras, la penúltima banda invitada, acababa de comenzar su actuación. Mathras es un cuarteto de Heavy Metal tradicional, conformado por Gustavo Rubén en guitarra, Fernando Barreiro en bajo, Sergio Marti en batería y Martín Carriquiry en la voz. Habiendo podido apreciar varias composiciones de esta banda, llegamos a la rápida conclusión de que ha sido uno de los mejores teloneros que hemos podido ver en los últimos tiempos. Cultores de un Heavy Metal armónico, agradable y muy bien tocado, Mathras nos resultó una buenísima propuesta, siendo la primera vez que los veíamos en vivo. Nos gustó especialmente el trabajo de la dupla Rubén - Barreiro, aunque los cuatro músicos conforman un bloque compacto y muy parejo. El único punto en contra, a nuestro modesto entender, fué que desde algunos lugares del Teatro, la voz se escuchaba decididamente baja en los primeros temas, siendo este detalle corregido a partir de la mitad del set. Pulgares hacia arriba para este cuarteto nacional al cual esperamos ver de nuevo, pronto!

Luego de un rato de espera, y con la gente ingresando a buen ritmo en el lugar, ante más de quinientas personas se presentó la última agrupación invitada de la noche: Icaro. Hacía algunos años que no teníamos oportunidad de ver a estos muchachos oriundos de la zona sur del conurbano bonaerense; cultores del Heavy Metal más ortodoxo, tradicional y aguerrido. Icaro posee dos trabajos discográficos oficiales que ya tienen su tiempo, editados en 2001 y 2005. El setlist fué pasando por ambos álbumes, con temas como "Sin Temor", "Muriendo de Pié", "Como un Kamikaze" y los dos mejores (a nuestro juicio, claro está) títulos del quinteto: "Espíritu Guerrero" y "Muerte al Falso Metal", toda una declaración de principios. Icaro cuenta con un cantante carismático, muy respetuoso para con la gente, y dueño de una poderosa imagen metalera, Angel Vargas. En él radica la polenta y la escencia de Icaro, quienes lograron atraer a la audiencia con su propuesta, haciendo muy llevadero el momento y dejando incluso a los espectadores con ganas de seguir escuchándolos un rato más.

A las 21 en punto finalizó el tiempo de Icaro sobre el tablado, y el período de espera fue de los más cortos que tengamos memoria entre una banda internacional y sus soportes argentinos: a las 21:20 se apagaron las luces y comenzó la intro ambientada sobre un juego de luces a medio tono entre azules y grises, todo ello enmarcado en un enorme telón de fondo que mostraba una espada con una serpiente enroscada, más el grandioso logo de la banda principal: SAXON.

A diecinueve años de su anterior visita a Halley, la extinta disco de Avenida Corrientes, Biff Byford y los suyos dijeron recordar perfectamente aquél momento... Y las más de 1300 personas presentes en el lugar, recordaron que este emblema del Heavy Metal británico tardó casi dos décadas en volver a pisar suelo argentino, por lo cual se propusieron vivir a pleno este concierto casi histórico. El tipo de público? Tranquilo, con una edad promedio de más de treinta años, y varias chicas dando el presente. No los vimos, pero nos contaron que un grupete de imbéciles se tomó a trompadas cerca de la barra, pero al margen de ese episodio, el comportamiento de todos fué ejemplar.

Bueno, vamos al arranque del show, que vino de la mano de "Hammer of the Gods", el primer título de "Call to Arms", el más reciente CD de los británicos. Pegado a éste, seguiría "Heavy Metal Thunder", viejo clásico, y "Never Surrender", para conformar así una tripleta que dejaría sonoramente satisfechos a la horda de fanáticos. Derrochando simpatía y buen humor, estos primeros minutos de show habían sido suficientes para que el sexagenario Biff Byford se apoderase del corazón y los fervorosos aplausos de todos, por el resto de la noche.

Byford se encuentra en un estado, simplemente, excepcional. El hombre ya lleva seis décadas de vida, pero eso no le impide cantar a lo largo de más de dos horas, arengar, saltar más que jóvenes que tienen un tercio de sus años, transpirar la camiseta a morir, y regalar sonrisas por doquier. SAXON es él, el grandioso Biff, a esta altura uno de los mejores vocalistas del orbe. Reverencias para él, un frontman sencillamente maravilloso.

A su lado, sus coequipers no se quedan atrás: el otro miembro fundador de SAXON que todavía permanece en sus filas es el violero Paul Quinn. Muy tranquilo en el escenario, ensimismado en su instrumento, demostró su calidad con las seis cuerdas, aunque su fuerte no sea la comunicación con sus fans.
El siguiente integrante más antiguo es el veterano batero Nigel Glockler, una verdadera máquina tras los parches, en buen modo responsable del sonido característico que estos británicos poseen. El señor Glockler, que es quien más acusa el paso de los años en su aspecto -aunque ni mella le hayan hecho en su capacidad- dió cátedra de batería, allí detrás de esos anteojos espejados que no se quitó durante toda la noche.

El resto de la banda la conforman los dos miembros más jóvenes. Por un lado, el violero Doug Scarratt, ingresado a SAXON en 1995, el integrante más nuevo del combo. Sin duda alguna, un talentoso, más que Quinn. O al menos, con un perfil escénico más alto. Su performance fue muy destacada.
Y finalmente, el personaje más histriónico del quinteto, el bajista Nibbs Carter. Carter forma parte de SAXON desde 1988, cuando reemplazara a Paul Johnson, y es un auténtico motor sobre el escenario, que empuja a la banda hacia adelante no sólo por su innegable capacidad con las cuatro cuerdas, sino porque es quien se encarga de hacer lo que los demás (por una cuestión de edad) a veces no pueden: correr, evolucionar de un lado a otro, hacer un intenso headbanging, animar permanentemente al público. Y además de ello, se dió tiempo para entregar un corto e intenso solo. No es usual ver solos de bajo durante los conciertos, así que éste fue otro detalle especial.

Uno tras otro, fueron pasando los siguientes temas: "Chasing the Bullet", "Motorcycle Man", "Back in 79'", "And the Bands Played on", "Mists of Avalon", "Demon Sweeney Todd", "Call to Arms", "Dallas 1 p.m.", "Rock 'n' Roll Gipsy", "Rock the Nations", "Battle Cry", "When Doomsday Comes", "Denim & Leather" (una de sus composiciones de cabecera), "20000 Ft" y "Wheels of Steel"; para dar lugar luego a cuatro bises: "Crusader", "747 (Strangers in the Night)", "Power and the Glory" (gloriosamente poderosa!) y "Ride Like the Wind", un cover de Christopher Cross. Luego de algunos minutos regresarían para los bises finales, con dos de sus títulos más emblemáticos: "Strong Arm of the Law" y "Princess of the Night".
Como se puede apreciar, un extenso setlist (veinticuatro canciones, más los solos de Scarratt y Carter) que recorrió distintas épocas de la banda, haciendo algo de hincapié también en el nuevo material. Irreprochable, aunque personalmente me haya quedado con las ganas de escuchar "Call of the Wild", "Warrior" o "Waiting for the Night". Todo no se puede.

El público entregó todo su fervor -tal cual suele ocurrir por estos lares- a los artistas, quienes se mostraron muy agradecidos, mostrando sonrisas permanentes y prolongando durante varios minutos su despedida final, reverencias de por medio.

El sonido fue verdaderamente bueno a lo largo de los 130 minutos de show, y el juego de luces estuvo muy correcto también; al igual que los detalles organizativos, a cargo de la productora 4G.
Pasó SAXON nuevamente por Argentina, tantos años después. Ojalá no sea la última vez que los veamos, dado que bandas como ésta van quedando muy pocas... Sobre todo, que se mantengan en tan excelente estado siendo músicos ya veteranos. No en vano SAXON es "la leyenda del Metal británico", brillantes pioneros de una escena pilar dentro de la historia de la música que tanto amamos.

Muchas gracias a Lucía Chiarenza y a toda la gente de 4G Producciones, por su gran gentileza para con nosotros!

Videos del evento:
"Demon Sweeney Todd": http://www.youtube.com/watch?v=QntHbM9ZsJ4
"Denim & Leather": http://www.youtube.com/watch?v=ueUN4N3__6s
"Power and the Glory": http://www.youtube.com/watch?v=BXrwUvhK6NI
"Strong Arm of the Law": http://www.youtube.com/watch?v=a8Av-3eTLaM
"Princess of the Night": http://www.youtube.com/watch?v=JfUegNBEMKw

Comentarios, fotos y videos: Javier Parente, para OXIDO.-

martes, 18 de octubre de 2011

IMMORTAL en El Teatro Flores: Más allá del Black Metal

Siete en punto de la tarde del sábado 15 de octubre, y el grupete de metaleros chivilcoyanos que no quería perderse a una de las agrupaciones más emblemáticas del verdadero Black Metal (aunque ellos renieguen de ese rótulo), IMMORTAL, ya se hallaba haciendo sociales en la esquina de enfrente al Teatro Flores.

Luego de intercambiar saludos con gente de la movida nacional, a las 19:30 puntualmente, dá comienzo la performance de una de las dos agrupaciones invitadas, los oriundos de San Justo, Betrayer. Se trata, para quienes no sepan, de uno de los actos extremos argentinos que mejor se han posicionado en los últimos tiempos, enrolados en una especie de Thrash muy intenso, con notorios toques Death. La gran marca de fábrica de Betrayer es su vocalista Silvina Harris, primero por lo inusual que resulta encontrar a una mujer -en Argentina- haciéndose cargo de las voces podridas en una banda como ésta, y segundo porque realmente Silvina Harris es una cantante que siempre entrega el 101% de su capacidad sobre las tablas; perfectamente acompañada por los cuatro músicos a sus espaldas.
Lo de Betrayer -musicalmente hablando- siempre es contundente y macizo, poderosísimo. Y en este caso, tocando previo a IMMORTAL, no fue la excepción. En el lapso de media hora que duró su set, dejaron al público más que entusiasmado para lo que iba a seguir a continuación.

Y lo que siguió fue una propuesta aún más dura que la de Betrayer: Matan S.A., liderados por el ex vocalista de los platenses Pandemia, Wata. Lo de Matan S.A. es una especie de Death Metal con tintes de la Old School, pero por momentos muy moderno y extremo. Voces ultraguturales, intros de películas de terror clase B, amenazantes gesticulaciones de Wata hacia la gente, todo eso sumado a una banda que suena muy bien, ajustados y poderosos, que han logrado en los últimos meses el rodaje suficiente para estar encaramados entre las agrupaciones argentinas del estilo que más seguido tocan, y que ya han teloneado a unas cuantas bandas provenientes del plano internacional. Bien por Matan S.A., otra propuesta argenta para recomendar.

Luego de que Matan S.A. terminara su set, a los pocos minutos el telón se corrió, para permitir ver como los ayudantes -de ambos sexos- de IMMORTAL preparaban todo para lo que se vendría.

Y lo que se vino no se hizo esperar demasiado: a las 21:30 en punto se apagan las luces dejando ver un precioso telón de fondo con las heladas imágenes montañosas que adornan el booklet de "All Shall Fall", el último trabajo de estudio de Abbath, Apollyon y Horgh. Es decir, de IMMORTAL.

En medio de un denso humo artificial que inundaría el escenario a lo largo de los setenta y cinco minutos de show, el trío noruego más célebre del llamado Black Metal, tomó por asalto el escenario de Flores. El título elegido para el arranque: "All Shall Fall", tal cual era dable esperar. Se trata del corte de su último álbum homónimo. Bastaron un par de minutos de este tema inicial para que comprendiéramos, las mil doscientas almas allí presentes, que nos hallábamos ante una helada y monolítica pared de sonido.

Charlándolo con los amigos post show, les comentaba mi humilde parecer de que IMMORTAL es una banda que posee un plus que los otros actos Black Metal que hemos podido ver (Marduk, Gorgoroth, Dark Funeral) no tienen. Parte de ello pasa por el innegable sentido del humor de Abbath y compañía, quienes se toman en serio sólo a medias. Otra parte se debe al sonido diferente del trío, quizás más emparentado con el estilo sueco que con el noruego, si como referentes noruegos tomamos a Burzum, a Darkthrone o a los mencionados Gorgoroth. La guitarra de Abbath -único sonido melódico que se eleva por sobre la pétrea base que conforman el bajo de Apollyon y los tambores de Horgh- nos trajo semejanzas con la de Morgan Steinmeyer Hakansson, la viola solista de Marduk. Las composiciones de IMMORTAL son dueñas de un innegable mayor gancho que la mayoría de las de sus congéneres dentro del Metal Negro.

Así, en un implacable desfile sónico amplificado hasta dejarnos casi sordos, fueron pasando himnos bélicos de la fría Escandinavia, a saber: "Sons of Northern Darkness", "Rise of Darkness", "Damned in Black", "Triumph", "In my Kingdom Cold", "Tyrants", "The Call of the Wintermoon", "Beyond the North Waves", "Battles in the North", "Blashyrkh", "Withstand the Fall of Time", "One by One" y el final con "The Sun no Longer Rises". Un total de quince contundentes y gélidos bombazos al oído y la mente del espectador, distribuídos a lo largo de setenta y pico de minutos de show.

Abbath es el alma de IMMORTAL, por supuesto. Unico miembro original que permanece en el trío, su voz carrasposa y chirriante desafía permanentemente los límites del Black Metal. Y como guitarrista, aporta los arabescos de sonido que son la marca de fábrica de las composiciones de IMMORTAL. Por su parte, la dupla Apollyon - Horgh suman una velocidad, presencia y contundencia inusuales, para transformar a este trío en una feroz aplanadora sónica. Qué pensarían de IMMORTAL -si supieran de qué se trata- los ignorantes que llaman a Divididos "aplanadora del rock"...???

El sonido fue excelente desde donde nosotros nos hallábamos, directo al escenario, sobre las escalinatas. El juego de luces también estuvo a la altura de los acontecimientos, brindando gran clima escénico. Y del viejo truco del humo se hizo uso y abuso, permaneciendo el tablado en medio de una espesa niebla gran parte del concierto, donde por momentos hasta se hacía difícil ver a los músicos. Y ni qué hablar del imponente telón montañoso del fondo, qué pecado que durante gran parte del espectáculo permaneciera tapado por la bruma...

El público se comportó excelentemente con la banda, vitoreándolos en todo momento, viviendo visceralmente el recital, haciendo pogo, mosh, y todo lo que se pudiera. Hubo también desubicados y molestos que se dedicaron a demostrar cuán pelotudos eran, creyéndose nazis por un lado, molestando mujeres por otro, o haciendo pogo fuera de la zona donde corresponde, cosa de romperles bien ovarios y testículos a gente que no querían participar de esas acciones. En fin, como normalmente no vemos estos actos de estupidez en los eventos metaleros, cuando ocurren nos llaman la atención.

Abbath se comunicó bastante con el público, agradeciendo en español, y saludando durante varios pasajes del espectáculo. Igual lejos estuvo de transformarse en un demagogo. Recibieron una bandera noruega que les alcanzaron los fans; y menos mal que a nadie se le ocurrió ponerse la camiseta de Messi. El saludo final fue muy parco, de hecho más de uno se quedó esperando que volvieran. A lo Black!

Excelente -como siempre- la organización de Icarus, con horarios respetados a rajatabla. Vaya nuestro agradecimiento para Marcela Scorca y toda la gente del staff, siempre amables y considerados para con los medios.

Resumiendo: Luego de veinte años de existencia, finalmente IMMORTAL pisó suelo argentino. Lo único que esperamos ahora es que retornen en un lapso de tiempo mucho menor!

Videos del show:
"Sons of Northern Darkness":
http://www.youtube.com/watch?v=1mDz2DvBWOA
"Call of the Wintermoon":
http://www.youtube.com/watch?v=4sQjW4btqVQ
"One by One":
http://www.youtube.com/watch?v=ZfklhDXHKMw
"The Sun No Longer Rises":
http://www.youtube.com/watch?v=wqSOJHJGdWc

Comentario, fotos y videos: Javier Parente, para OXIDO.-

CRUACHAN en Argentina: Tréboles, duendes,... Metal!



La noche se pinto de Irlanda en el sótano italiano!

Una vez más acudimos a un evento distinto, al NWM - Folk Viking Metal – Fest, a esos recitales que aunque no tengan encanto por la magnificencia, puesta en escena o convocatoria, son especiales por tener ese plus musical no comun por estos lados cono-sureños.

Al llegar a Unione e Benevolenza, sótano, fuimos recibidos muy cordialmente por Gabriela Sisti, encargada de prensa, quien se encontraba en la mesa de entrada y nos daba la bienvenida, a disfrutar de la velada. Si bien arribé a las 19 hs. pensando que todo arrancaría en ese momento, grata mi sorpresa fue cuando había llegado para los últimos acordes de los primeros teloneros, Einher Skald, que no pude apreciar.

Hablemos un poco de Unione e Benevolenza, ya que de mi parte era la primera vez que acudía a este recinto. Y la verdad que el lugar es muy agradable, intimo; salvo por el calor, y eso que todavia no es verano pleno, pero para el futuro estaría bueno que vayan pensando en poner una turbina de frío industrial... El antro esta preparado para unas cuatrocientas personas, sacando las sillas y mesas, un escenario al alcance de la mano, pero la gente se comportó, que es lo importante. En resumidas cuentas, le damos el pulgar arriba a este lugar que esperemos siga albergando recitales chicos e intimos.

Para alrededor de las 19:30 hs. salió a escena (en realidad a plena vista de todos fue la previa), de los locales Zrymgöll. Ya tuve oportunidad anteriormente de verlos, fue en la presentación de Finntroll, donde también telonearon, y en ese momento quede muy sorprendido por el nivel. Convengamos que Argentina no es rica por tener una amplia variedad de estilos en cuanto a Metal se refiere, donde por ejemplo en un recital de Black Metal, el soporte nacional hace Thrash o Death, por mencionar un ejemplo. De repente, que bandas locales remitan su ideal hacia algo atípico como el Folk Metal, sabiendo el limitado público y consumismo, es de mencionar y destacar, porque los chicos se toman la molestia de producirse, conseguir los ropajes característicos, maquillajes, instrumentos, etc.. De ver al frontman de la banda con el maquillaje en la cara, la ropa tradicional celta encima, con un pesado acordeón y los 35 grados de calor, me deja bien claro que lo importante es brindar toda una entrega y pasión por la música que hacen.

También lo digo por la banda que siguió, que fue Tersivel.

Zrymgöll tocó por un espacio de aproximadamente unos treinta y cinco minutos, realizando canciones de su propia autoría, presentaron nuevos músicos, la incorporación de un nuevo bajista y una intérprete femenina al mando del violín, que le pone un condimento más.

Tras el set de Zrymgöll -alrededor de las 20:15-, aparecieron los últimos teloneros, Tersivel. Primera vez que presencio a estos muchachos paganos, como bien ellos se saben mencionar, y también por la presentación de su último y reciente trabajo "For One Pagan Brotherhood".
La banda sonó muy bien, el sonido en general durante toda la noche fue muy correcto. Un combo que recrea muy bien los ideales paganos antiguos, bueno, netamente Folk Pagano argentino. Mucha arenga, y fidelidad con la gente. De paso los chicos anunciaron la futura grabación de su DVD en vivo, a realizarse el 11 de noviembre en el Roxy Live, y una próxima gira sudamericana, asi que desde ya le deseamos la mejor de las buenaventuras.

Aproximadamente el lugar estaba concurrido por unas doscientas personas, por lo que pude ver; para esa altura se alzaban los cuernos con cerveza, todo era expectativa por la presentación de la banda principal.

Siendo ya las 21, se presentan a escena los irlandeses CRUACHAN. Con su última formación, que cuenta con el frontman hitórico Keith Fay (Steve Harris, increíble parecido, jajaJ); John O'Fathaigh en flauta, tamboril y apoyo de voces; John Clohessy en el bajo; John Ryan Will al violín y Colin Purcell en los parches. Producidos como irlandeses paganos celtas, cuernos, cuero y telas a crudos...

En este marco se presentó el más actual larga duración "Blood on the Black Robe", con los clásicos de toda su historia. Abrieron con "Invoke the Horned God" y siguieron con "Maeves March".

En si las letras y canciones se basan de la historia Celta de Irlanda, la invasión inglesa a la pequeña isla, y también sobre el reino de Connacht, así como de Cattle Raid of Cooley, que es una historia de la mitología irlandesa.

Es más, al llegar a "Bloody Sunday", un clásico de la banda, Keith hizo alusión a su repudio por el pueblo inglés, y esta canción en particular, por lo que entendí que explicaba en ese momento, habla sobre un domingo en el cual Inglaterra nivade Irlanda, tomando vidas sin piedad. Obviamente, el público presente vitoreó y dió su apoyo a los comentarios, no hace falta explicar nada más.

Como suele ocurrir en las presentaciones de CRUACHAN, hubo invitados que colaboraron con la actuación de la banda. Contamos al local Emilio Souto, de Skiltron, que apoyó durante algunos temas con el mandolín, y como siempre CRUACHAN cuenta con una voz femenina en sus presentaciones, hablamos en este caso de la chilena Paula Vilches, de la banda gótica Denun, del país trasandino. Ella también se presentó al día sigueinte en el show de Chile.
Una voz muy agradable y muy bajo perfil.

Siguieron temas como "Thy Kingdom Gone" y "Some Say the Devil is Dead"; el set duró alrededor de hora y media, poco menos, pero contundente.
La banda sonó excelente, todos los instrumentos se escucharon bien, por momentos se veía que el pogo era bien fuerte (reducido por la concurrencia), pero potente, infaltable el ole, ole, ola,... hacia los músicos, que como suele pasar, el baterista siguió al compas de su bombo, y alegró a la banda.

Para cerrar hicieron tres bises, interpretando sus temas principales: "The Morrigan’s Call", "I am Warrior" y la potente "Ride On"... y así con un "Buenas Noches!", Keith y companía abandonaron el escenario dando por concluído el show.

En conclusión: buena presentación, buena música, noche amena, todos los condimentos necesarios para una presentación neta y totalmente Folk/Celta Metal. La recomiendo ampliamente, y si tienen oportunidad de asistir a ver las bandas nacionales que están en el estilo, les aseguro que no se van a arrepentir.

Mi especial agradecimiento a Gabriela Sisti por su buena onda y gentileza!

Comentó: Luis Disanti, para OXIDO.-

lunes, 17 de octubre de 2011

DEEP PURPLE en Estadio Luna Park, 15/10/2011



Si el sonido Metal fuera una religión (que para muchos lo es), creo que la Sagrada Trinidad del rubro estaria formada por Black Sabbath, Led Zeppelin y DEEP PURPLE. Estas tres bandas lograron un sonido distinto para su epoca, que fue evolucionando para crear un genero musical que con el tiempo fue bautizado como Heavy Metal, y fueron influencia para muchisimas agrupaciones y subgéneros. La ultima de éstas visitó nuevamente la Argentina, esta vez para dar cuatro conciertos, dos de ellos en la Ciudad Autonoma de Bs. As., uno en Rosario y otro en Cordoba.

Mientras hacia la cola para ingresar al recital del sabado en el Luna Park, pensaba que pocas bandas pueden convocar publico cuyas edades sean tanto desde adolescentes, como hasta mayores de cincuenta, o mas. Lo que significa que algunos han escuchado la banda desde sus comienzos (o desde que pudo conocerse aquí, con las limitaciones que ello implica), mientras que otros en esos tiempos ni habian nacido. Eso podria decirse que es vigencia. Pero tambien es cierto que en las mejores epocas de PURPLE, era imposible que visitaran nuestro pais.

Pero en los ultimos tiempos nos han visitado, si, varias veces. Y en cuanto a que no es la formación que mas se destacó porque no estan ni Jon Lord ni Ritchie Blackmore, sus reemplazantes son excelentes musicos y no hay que entrar en comparaciones, porque los geniales Lord y Blackmore son -precisamente- irremplazables.

Ya dentro del estadio, alcance a escuchar unos temas de una banda telonera, que no habia sido anunciada, o quizas no me habia enterado.

Un rato de espera, y cerca de las 21 hs, como estaba anunciado, comienzan a subir al escenario Ian Paice (baterista y unico miembro original que integró todas la alineaciones); Roger Glover (bajista); Ian Gillan (cantante); Steve Morse (guitarrista) y Don Airey (teclados y programaciones), y comienza a escucharse una intro, ’’Hey Joe’ con el teclado, para abrir con ‘’Highway Star’’ (de la placa "Machine Head", de 1972), uno de los titulos mas clasicos de la agrupación. Sencilla escenografia (habia un fondo con una imagen de ruinas de la antigua Grecia y el nombre de la banda, obviamente, en color purpura), y un muy buen trabajo en la iluminación, para que este emblematico combo formado originalmente en 1968, y por el que han pasado grandes musicos (Jon Lord, Ritchie Blackmore, David Coverdale, Joe Lynn Turner, Glenn Hughes, Joe Satriani, entre otros) empiece a recorrer los hits de su historia.

Seguido y sin pausa llega ‘’Hard Lovin' Man’’ (incluido en "In Rock", de 1970), y ya se notaba la conexión entre los PURPLE y la gente, que no paró de corear las canciones en todo el show. Llegó el turno de ’’ Maybe I'm a Leo’’ ("Machine Head", de 1972) que conquistó definitivamente al publico. Saludos y agradecimientos de Gillan, que en algunos temas toca la pandereta, y en otros la armonica; y que con su carisma y presencia contrarresta lo que el tiempo le quitó a su gran voz. El sonido a esa altura del show era impecable. Se vino ‘’Strange Kind of Woman’’ (incluido en "Fireball", de 1971) en el que todos los musicos se lucieron en sus improvisaciones.

El punto mas bajo del show quizas fue "Rapture of the Deep" (plasmado en "Rapture of the Deep", de 2005, disco que es creación de Don Airey). Le siguió ’’ Mary Long’’ (de "Who Do We Think We Are?", grabado en 1973), en una version mucho mas poderosa que la original, para luego viajar en las cuerdas de Steve Morse con ´´Contact Lost´´ (de "Bananas", del año 2003).

Pasarian ’' When a Blind Man Cries’’ (bonus de "Made In Europe", de 1976) y ‘’The Well Dressed Guitar´´ (incluido en "Live at Rotterdam Ahoy", del 2000), y lo mejor estaba por venir... ’’ Knocking at Your Back Door´´ (de "Perfect Strangers", que data de 1984) salió muy bien, con un Gillan esforzandose al maximo, para luego bailar con sus compañeros y la gente al ritmo de ‘’Lazy’ (tema de "Machine Head"). Vendria ’’ No One Came’’ (de "Fireball") y un solo de Don Airey en el que sonaron diferentes melodias, desde 'Purple Haze' (de los mismos PURPLE) hasta "Mr. Crowley" (de Ozzy Osbourne), pasando por tangos argentinos.

Despues Don Airey se pondria una camiseta de la seleccion argentina, con el numero diez y el apellido Messi. Pasado este episodio sin sentido, seria el turno de "Perfect Strangers" (de "Perfect Strangers" - 1984), cuando ya promediaba el final. Continuaron con ‘’Space Truckin’’, en el que Ian Paice llevó a cabo un breve solo de bateria. Tanto a él como a Roger Glover, les cabe este adjetivo: gigantes. Se lucieron durante toda la presentacion y no decayeron ni un minuto. Le pusieron sentimiento y mucha energia, no solo ellos, sino todo el quinteto. Steve Morse es un gran improvisador con la guitarra y toca impecablemente. Y en cuanto a Don Airey, es un tecladista fantastico y tiene todo el mérito para estar en ese histórico lugar.

Era el momento del gran clasico. Me refiero a ‘’Smoke on the Water’’ (incluido en "Machine Head", de 1972, al igual que el tema anterior), cuyo riff ya esta en la historia grande del rock. Una version que incluyó un gran punteo de Steve Morse y el estribillo cantado por toda la gente. Saludos y agradecimientos, aunque todos sabiamos que habria bises; y tras una breve pausa, volvieron con ‘’Hush’’ (cover de Billy Joe Royal), donde Ian Gillan tambien se esforzó al maximo.

Ahora si llegaria el fin, tras un solo de Roger Glover que culminaria en los acordes de ‘’Black Night‘’ (titulo incluido en "In Rock", del año 1970), para cerrar una noche llena de emociones. Este es el DEEP PURPLE de hoy en dia. Todo sale muy bien, todo suena muy bien y todos son amos y señores de sus instrumentos sobre el escenario. Un show intenso, en el que se transpiró tanto arriba como abajo de las tablas, y en el que quedó bien claro que, como dice el refran: viejos son los trapos.

Era hora de volver a la estacion a tomar el ómnibus que nos traeria de regreso a nuestra ciudad, y nos fuimos caminando por la Avenida Madero, hechizados por el purpura profundo!

Setlist:
Highway Star
Hard Lovin' Man
Maybe I'm a Leo
Strange Kind of Woman
Rapture of the Deep
Mary Long
Contact Lost
When a Blind Man Cries
The Well Dressed Guitar
Knocking at Your Back Door
Lazy
No One Came
Keyboard Solo
Perfect Strangers
Space Truckin'
Smoke on the Water

(bises)
Hush
Bass Solo
Black Night

Comentario: Iván Marchesani, para OXIDO.-

viernes, 14 de octubre de 2011

BRING ME THE HORIZON en El Teatro Flores, 13/10/2011



"Circle Pit", "Crowd Surfing", "Wall of Death", "Floorpunch"; el nuevo lenguaje corporal que reemplaza al obsoleto "pogo, mosh y slam". Expansores, camisas a cuadros, peinados lamidas de vaca; nuevos atuendos y nuevos códigos para la misma pasión por la música.
.
Bring me The Horizon (BMTH) son uno de los más fieles representantes de los descendientes de la "generación X". La generación de los Smartphones, de los BlackBerrys, de la hipertecnología y de la hipercomunicación. Por eso no es de extrañar que casi mil chicos (con un acotado rango de edades entre púberes y adolescentes) se hayan agolpado en El Teatro Flores para ver a sus ídolos.
.
Que este cronista se haya enterado de la existencia de esta banda hace escasas dos semanas, habla a las claras no sólo de que no está en la "pomada", sino que además tiene los ojos (y los oídos) cerrados a ese género que llaman "screamo", pero que pega con fuerza en millones de chicos de todo el mundo.
.
El hecho de ser ingleses y haber debutado con un respetable disco de deathcore puso a Bring Me the Horizon como una de las promesas del metal moderno mundial; sin embargo todo explotó cuando giraron el timón y apuntaron su proa hacia el mercado americano, mutando su sonido hacia un clásico metalcore con fuertes dosis de gritos, riffs entrecortados, mucha histeria y acné adolescente. Pero hay un nombre que es clave en BMTH y es el de Oliver Sykes, gritador y galancito a partes iguales; su magnetismo va mucho más allá de volver loca a la platea femenina. Un mozalbete con innegable carisma disfrazado de timidez. Cuesta entender como caben tantos tatuajes en ese escuálido cuerpo, pero eso es harina de otro costal.
.
Para amenizar la espera de ese jueves 13 de octubre, estuvieron los chicos de Coralies, Armonia y Desierto. No alcanzamos a ver los primeros, y la segunda banda suponemos que se trataba de Coralies, ya que nunca los escuchamos presentarse. Sin embargo su propuesta de metal alternativo / deathcore sonó más que decente. Mucha velocidad, riffs filosos y melódicos, por momentos parecía una banda de death metal, por su brutalidad. Bien por ellos.
.
Mención aparte para los chicos de Desierto, una banda con un componente más rockero y melódico que la anterior, pero no por eso con menos fuerza; su cantante Spike derrochó personalidad arriba del escenario. Presentaron un flamante EP y descargaron varias de esas muy buenas canciones ante un público expectante, y nos dejaron su hit "Hollywood" tatuado en la memoria (genial estribillo).
.
Puntualmente a las 21:30, tras una breve espera, y bajo un griterío ensordecedor, BMTH salía escena, con un Oli Sykes sobre la baranda del escenario, estallando con los primeros gritos de "Diamonds Aren't Forever" que enloqueció (literalmente) a la concurrencia.
.
La banda suena ajustada, caótica pero precisa, hiperkinética, movediza, pesada. La escena del quinteto se basa en nunca permanecer en el mismo lugar, siempre saltando o arengando. Perdí la cuenta las veces que Oli dijo la palabra "fuck" y gritó "Argentinaaaa". Paradójicamente, entre tema y tema estuvo demasiado callado.
.
Frente al escenario se vivía lo mismo que en el escenario pero multiplicado por mil, todo supervisado por el bueno de Oli que dirigía a su antojo la dinámica del pogo y daba instrucciones para organizar un "circle pit" o el famoso "muro de la muerte", a lo que el respetable obedecía con devoción. El resto del público se divertía filmando y sacando fotos con sus "smartphones" de última generación (en un momento mi humilde Nokia 1100 se sintió avergonzado, se hundió en mi bolsillo y ya no quiso salir).
.
En total, poco más de 75 minutos fue lo que duró el show con el bis incluído. Catorce canciones en total. Corto, pero contundente y pasado de energía. Las sonrisas de los presentes delataban que la habían pasado más que bien.
.
Cuesta comprender fenómenos como BMTH, banda relativamente nueva, con solo tres discos (uno recién salido) con tal poder de convocatoria y fanatismo. Esto fue un concierto de música pesada, sin lugar a dudas, pero no como lo entendería un fan ortodoxo del metal. Aquí hay sin dudas un quiebre generacional, esto es una evolución conjuntamente con una fusión integradora de estilos, donde conviven sin inmutarse el hardcore, el nu metal, el death metal, el post-rock y un sin fín de ridículos rótulos. El no apreciarlo es no entenderlo, y no entenderlo nos ubica irremediablemente en la vereda de enfrente, del lado de los viejos. Pero no se preocupe señor papá o mamá rockero/a, el jueves sus hijos tenían dos opciones: o BMTH o Justin Bieber.... Me parece que sus niños estuvieron en el lugar correcto.

Setlist

Diamonds Aren't Forever 
Alligator Blood 
Fuck 
Sleep With One Eye Open 
Off the Heezay 
Football Season is Over 
The Sadness Will Never End 
Suicide Season 
Blessed with a Curse 
Anthem 
It Never Ends 
No Need for Introductions, I've Read About Girls Like You on the Backs of Toilet Doors
(outro)
Chelsea Smile 

Encore:
Pray for Plagues

Video de "Diamonds Aren't Forever": http://www.youtube.com/watch?v=zyJoblKmDUE
 
Comentó: Alien, para OXIDO.-

miércoles, 12 de octubre de 2011

GUNS 'N' ROSES en Estadio Unico de La Plata, 8/10/2011



Desde que se confirmó que una vez más estarían por suelos argentinos, comenzó nuestro periplo para adquirir la entrada con mucha anticipación (en este tipo de shows de estadios, no hay pase de prensa para medios pequeños como el nuestro), la posterior ansiedad porque el día llegara pronto, organizar el viaje junto a otros fanáticos desde Chivilcoy hasta la ciudad de las diagonales, y todo lo que genera disfrutar de la banda y la compañía de los amigos. Hasta que todo llega.

Partimos desde Chivilcoy con una gran expectativa, y alrededor de las 18:20 hs., ya estábamos afuera del imponente Estadio Unico de La Plata (que dicho sea de paso, bien vale la pena conocerlo, es una moderna joya arquitectónica) esperando por esta nueva actuación del combo de Axl Rose en Argentina, o sea, los ultra archi famosos GUNS 'N' ROSES. En su formato de estos tiempos, claro está.

Al ingresar vimos que estaba sonando Utopia, una joven banda que no estaba mostrando cualidad alguna para estar tocando nada menos que como invitados de los GUNS. Realmente, enterarnos de quienes serían los actos soportes, fué otro mal trago similar al que vivimos con System Of A Down algunos días antes.

Así, tuvimos que soportar bodrios impresentables y extremadamente mediocres como La Mancha de Rolando y El Bordo, dos grupos que absolutamente nada tienen que ver con la historia ni el estilo de la banda principal. Organizadores, por favor... tiene sentido someter al público a ver a estos personajes de los cuales no se puede rescatar ni el más mínimo atisbo de calidad musical...?? Los mismos músicos, no se dan cuenta de que casi todos los espectadores se dedican a insultarlos y tan sólo aplauden a rabiar cuando anuncian que se van...?? Bandas como éstas no transmiten nada de nada, y honestamente, estamos bastante podridos de escuchar frases de ocasión tales como "Gracias por su respeto...". No nos cabe ninguna duda de que en Argentina hay muchas y mejores bandas que encajarían más adecuadamente para abrir el show de los GUNS 'N' ROSES, pero bueno... así son las cosas, vayamos a lo realmente importante.

El Estadio Unico de La Plata tiene capacidad, calculamos, para más de cincuenta mil almas, si de un concierto como éste se trata. Teniendo en cuenta que la disposición de las localidades V.I.P. achicó un poco dicho número, podemos estimar unas treinta mil personas presentes en el lugar.

El escenario, de gran porte, nos dejaba ver una escenografía que incluía la cara de un asiático a uno de los lados, y una mano inflable gigante del otro; además de dos telones pintados a cada lado, que mostraban los dibujos incluídos en el booklet del "Chinese Democracy".

Y llegó la hora del show. Decididos a volarnos la cabeza de entrada, el comienzo fue precisamente con "Chinese Democracy", pegada al gran clásico "Welcome to the Jungle" y después a "It's so Easy". O sea, un arranque devastador!

Obviamente, las grandes ovaciones, ya desde el puntapié inicial, fueron para Axl Rose, único sobreviviente de los años más gloriosos. El líder llevó adelante una correctísima actuación, sus cuerdas vocales respondieron en amplia forma, y aún mantiene esa vieja escencia de fines de los 80's, pero con muestras en su imagen de que los años no vienen solos... Igualmente, en lo artístico, el análisis del frontman arroja un saldo muy positivo.

A nuestro gusto personal, los guitarristas también cumplieron performances ampliamente destacables. Tanto en sus imágenes como en sus respectivas labores en las seis cuerdas. DJ Ashba enganchó su solo a "Sweet Child O'Mine", simplemente espectacular! Y Bumblefoot nos regaló el suyo interpretando la célebre melodía de La Pantera Rosa, otro que la rompió...

La base, compuesta por el baterista Frank Ferrer y por el bajista Tommy Stimson, fue fundamental para redondear una actuación contundente de la banda. Los tecladistas Dizzy Reed -el único viejo conocido de la historia, además de Axl- y Chris Pittman aportaron arreglos y fuerte colorido sonoro al espectáculo. Hubo muchísimos aplausos para Dizzy tras su solo de piano; mientras preparaban el mismo, comenzaron a tocar el gran himno de Pink Floyd "Another Brick in the Wall", durante el cual Axl se sentó en el piano y cantó una parte. Este pasaje fue un grato momento del concierto, al cual siguió la gran balada "November Rain".

Hubo tiempo para una versión acústica de "Don't Cry", como asimismo para recorrer grandes hits de su trayectoria como "Nightrain", "You Could be Mine" (con la visión de un arma gigante girando de fondo), "Live and Let Die", "Knocking on Heaven's Door", etc.. Para que todo concluyera con otro de los mega clásicos de la banda, "Paradise City".

Resumiendo, fueron casi dos horas y media de show; que incluyeron explosiones, fuego, lluvia de papeles, cinco pantallas gigantes con imágenes bien nítidas, gran juego de luces, más los aportes artísticos individuales de cada músico. Todos intercambiamos críticas muy positivas mientras volvíamos a casa, descartando los comentarios negativos que habíamos oído en los días previos. Una vez más, la mejor enseñanza es comprobar todo uno mismo, en vivo y en directo...

Comentó: Ignacio Parini, para OXIDO.-

martes, 11 de octubre de 2011

SYSTEM OF A DOWN en Club G.E.B.A., 5/10/2011



Al fin se dió, este pasado miércoles 5 de octubre, la gran y esperadísima posibilidad de asistir a un show de SYSTEM OF A DOWN en vivo, después de tantos años de escucharlos y verlos en discos y videos. Y en el medio, esa indeseable separación que nos dejaba el trago amargo de nunca poder disfrutarlos en nuestro país. Hasta ahora.

Hicimos la previa junto a un amigo, escuchando una y otra vez las canciones de estos singulares armenios, y muy esperanzados del show que íbamos a ver, comenzamos nuestro viaje saliendo desde Chivilcoy para arribar a las seis de la tarde a las afueras del Club Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires, en el porteño barrio de Palermo. El predio donde iba a desarrollarse el recital es una cancha de rugby, con dos tribunas a los costados, a una de las cuales no estaba permitido acceder.

Cerca del horario propuesto por la organización, a eso de las 20:30 hs., subió a escena Cabezones, la única agrupación invitada de la noche. Realmente decepcionantes por donde se los mire: una banda sin carisma, sin músicos destacados, sin buenos temas, sin gancho y encima, con su vocalista César Andino sin ninguna movilidad escénica después de aquél sonado accidente que lo tuvo como infortunado protagonista hace algunos años; aferrado al pié de micrófono y con una capacidad vocal notablemente pobre.
Como "invitado estelar" de la velada, subió al escenario Andrés Giménez (ex A.N.I.M.A.L., actual D-Mente), quien fue presentado como "el inventor del sonido Ñu Metal en Argentina"... Realmente, ver a Cabezones ha sido una trago amargo para casi todos los presentes, quienes llegaron a hostigar verbalmente al grupo para que abandonara pronto el tablado.

Tras este desafortunado momento, llegó por fin lo que los alrededor de veinte mil espectadores (con una edad promedio, estimamos, que no superaba los veinte años) fuimos a ver: SYSTEM OF A DOWN salía a escena, comenzando su actuación con un título literalmente aplanador: "Prison Song", el principio del cual fué tocado detrás de un enorme telón.

Posteriormente, bajaron un poquito los decibeles para dar lugar al guitarrista Daron Malakian interpretar "Soldier Side" y utilizarla a modo de intro para la explosión que se vendría con "B.Y.O.B.". SYSTEM OF A DOWN es una banda muy singular en cuanto a sonido y estilo: puede pasar por la máxima agresividad, y de estar todos saltando -músicos y público- a más no poder, al instante siguiente caer en lacónicos pasajes de gran tranquilidad.

Mi análisis personal acerca de este cuarteto es que verdaderamente transmiten muchísimo: en cuanto a lo musical, por poder considerárselos muy originales en su estilo, por la composición de sus canciones, los climas que logran crear. Esto se extiende a lo artístico, individualmente representado en cada uno de sus integrantes: la voz de Serj Tankian es la gran estrella del combo. Es un excelente cantante (que ya eso lo sabíamos al escuchar sus álbumes) y en vivo nos dejó sumamente en claro las maravillas que pueden concretar sus cuerdas vocales: graves, agudos, cambios de voces permanentes. Increíble! Sin dudas, un frontman muy completo. Y su voz permaneció siempre allá arriba, a lo largo de todo el evento.

Por su parte, Daron Malakian es su socio perfecto: su guitarra se mostró muy ágil y adecuada para el estilo, intercalando riffs auténticamente brutales. Daron asimismo, es otro muy buen cantante: su voz se lució en los coros, como así también cuando le tocó ser solista, en casos como "Lost in Hollywood" o "Lonely Day", entre algún otro.

El baterista John Dolmayan es un cronómetro puro; dejó bien demostrado que puede tocar lo que se le pida, y todo sin transmitir ni un gesto en su rostro adusto.
Finalmente, el bajista Shavo Odadjian, es el motor que impulsa a la banda a sonar como lo hace: grave y poderosa. Más teniendo en cuenta que son un trío más un cantante, detalle no menor.

Hubo un notable juego de luces provenientes de dos enormes spots ubicados a ambos laterales del escenario; y debemos detallar que en líneas generales, el sonido fué óptimo a lo largo de todo el concierto. Por su parte, el comportamiento de los fans puede describirse como ejemplar, agitando permanentemente, especialmente en los dos mayores hits de los armenios: "Chop Suey!" y "Toxicity".

El espectáculo se prolongó por espacio de unas dos horas, pudiendo detallar el siguiente listado de temas:
Prison Song
Soldier Side
B.Y.O.B.
Revenga
Needles
Deer Dance
Radio/Video
Hypnotize
Question!
Suggestions
Psycho
Chop Suey!
Lonely Day
Bounce
ATWA
Kill Rock 'n Roll
Lost in Hollywood
Forest
Science
Mind
Innervision
Holy Mountains
Aerials
Vicinity of Obscenity
Tentative
Cigaro
Suite-Pee
War?
Toxicity
Sugar

O sea, tuvimos composiciones de las cinco placas oficiales registradas por la banda. Y en general, pudimos asistir a un muy buen show de estos singulares artistas que nos despertaban suma curiosidad por verlos actuar en directo. Y quienes realmente, tanto desde lo musical como desde lo artístico, nos dejaron más que conformes!

Comentó: Ignacio Parini, para OXIDO.- 

sábado, 1 de octubre de 2011

EMMA SHAPPLIN en Teatro Gran Rex: Ciudadana del Mundo



La artista que nos ocupa en esta oportunidad tiene, aunque casi nadie lo sepa, una lejana vinculación con el Heavy Metal: en su adolescencia, fue la cantante de una banda del estilo, conformada por antiguos compañeros de colegio. Hoy en día, y desde mediados de la década del 90', esta fascinante soprano nacida en Savigny, al sur de París, es una de las voces más reconocidas y respetadas del orbe. Ha paseado su gracia, su arte y su exquisita voz por los escenarios más increíbles del planeta: la Acrópolis y la Arena Olympia de Grecia, el Palacio del Kremlin en Moscú, la Opera House de Singapur, la Arena de Cesárea en Israel, el Teatro Carré de Holanda, en un Mausoleo Romano cerca de Belgrado, en un inmenso templo en Bali, a las orillas del Mediterráneo en Túnez, o en el Principado de Mónaco. Impresiona su currículum, tanto como su voz.

En el marco de la gira presentación de su más reciente álbum, "Macadam Flower", editado en 2009, entregó su presencia en Argentina por segunda vez, en este caso para cuatro shows en distintas ciudades: dos en Córdoba, uno en Tucumán y éste del martes 27 en el Teatro Gran Rex.

Arribamos a este tradicional -y arquitectónicamente imponente- reducto capitalino a eso de las 20:45 hs., ingresando de inmediato y notando que las instalaciones se encontraban aún semivacías, hecho que se iría corrigiendo sin prisa ni pausa, para completar las 3.300 localidades del lugar alrededor de las 21:30 hs.. El tipo de público: variado, amplio en edades y sin responder a demasiadas identificaciones con tribus urbanas ni nada por el estilo. O sea: bien diferente a lo que estamos acostumbrados a ver.

Siendo las 21:40 en punto, dió inicio al espectáculo. Cabe destacar que ya veníamos observando los instrumentos dispuestos sobre el escenario, ante la ausencia de telón: la batería a la derecha del mismo, y un piano de color bordó y los teclados, a la izquierda. No había ninguna escenografía en el lugar, tan sólo el telón de fondo. Las luces se fueron apagando desde todos los sectores, excepto la de arriba del tablado, para así ir entrando en clima.

El sonido no fué el correcto durante la interpretación del primer tema, "Un' Sospir' di Voi", especialmente por el lado de la guitarra de Nicolas Duc; hecho que comenzaría a mejorar a partir de la interpretación del segundo título, "Leonora".

El primer gran estallido del público vendría con el gran hit de la francesa, "Spente le Stelle", incluído en su álbum debut, "Carmine Meo", su registro más conocido en Argentina. Digamos que el posterior material de EMMA no ha contado con otra tan tremenda canción para ser usada como caballito de batalla...
El concierto fue avanzando y así fuimos escuchando "Reptile", "Fifth Heaven", "Da me non Venni" y "The Hours on the Fields", lo más parecido a un hit conque cuenta "Macadam Flower".

La vocalista mostraría a lo largo de su hora y media de actuación, tres cambios de vestuario: vestido largo color rojo, vestido largo color blanco y un trajecito de tonos oscuros con calzas. La francesa es una artista total, muy cuidada en su aspecto, en su vestuario y en la imagen que entrega a sus incondicionales fans, quienes la aplaudieron a rabiar en todo momento, aunque solamente explotarían totalmente con los tres grandes himnos de la discografía de EMMA: el aludido "Spente le Stelle", "Cuerpo sin Alma" (también incluído en "Carmine Meo") y "La Notte Etterna", canción que pertenece a su segundo álbum "Etterna", editado en 2002.

El espectáculo siguió adelante con "Sur L'Eau", "My Soul", la referida "Cuerpo sin Alma", "White Sail", "Jealously Yours" y "La Notte Etterna". La magnífica voz de EMMA se mantuvo perfecta, inmaculada, sin fisuras de ninguna índole. Una cantante excepcional.

Respecto al desempeño de sus músicos, las labores no fueron todo lo parejas que hubieran sido de desear. Los mayores palmarés se los llevó el baterista Fabrice Lacroix, quien mostró una excelsa capacidad tras los parches, a lo largo de todo el show. El bajista Alain Blaise Cantarell también aprobó su examen con creces. Pero las performances del guitarrista Nicolas Duc y del tecladista Marwen Kammarti no fueron las ideales: ambos cumplieron durante los pasajes eléctricos del concierto, pero defeccionaron -bastante, si tomamos en cuenta la valía internacional de este evento- en las canciones más intimistas y acústicas.

Los coros estuvieron divididos en dos secciones: uno de tres voces femeninas al frente, integrado por Inés Willis, Pilar Noseda y Florencia Labougle; su trabajo fue lucido y muy efectivo. No sólo aportaron grandes vocalizaciones, sino también una animada coreografía. Por detrás de ellas, aparecía un coro de quince integrantes (nueve femeninos y seis masculinos) oriundo de la ciudad de Mar del Plata: el Coro Cantántidra. Su labor sumó calidad y ambientación al show.

El párrafo final de los acompañantes de EMMA queda para el bailarín Jaime Flor Molina. Correcto en su accionar, mantuvo en varias canciones una interacción con la artista principal, aportando evoluciones por todo el tablado y una coreografía, en líneas generales, muy física. Pulgar hacia arriba para él.

La oriunda de Savigny se mostró muy amable con sus seguidores, aunque no muy locuaz: se limitó, en líneas generales, a agradecer con escuetos "mercis" y a presentar la siguiente canción. Habló muy poco en español, casi siempre lo hizo en su idioma natal. Y el repertorio abarcó mayoritariamente composiciones en italiano, inglés y francés.

El juego de luces no pasó de la discreción, ni tampoco hubo demasiados efectos sobre las tablas: la voz de SHAPPLIN no necesita mayormente aditamentos. Como dato curioso, la soprano interpretó un par de piezas subida en una especie de cubo.
Los espectadores se mantuvieron fieles a la artista a lo largo de los noventa minutos de recital, hasta los tres bises de cierre: "Aedeus", nuevamente "Jealously Yours" (una de las composiciones más festejadas de "Macadam Flower") y otra vez "La Notte Etterna". Aplausos finales, bastante emoción de parte de todos -especialmente notamos la de EMMA, pero sin enloquecer-, regalo de un ramo de flores de parte de la producción y de algún otro, más pequeño, de parte del público.

El desagote del Gran Rex fue tranquilo, veloz y en estricto orden. Nos alejamos en la noche de martes capitalina con la satisfacción de haber asistido a un gran concierto de calidad internacional, brindado por una de las mejores y más reconocidas voces del mundo. Que sus nuevas canciones no son tan gancheras y entradoras como las viejas? Y si, puede ser, pero la enorme calidad de su voz y sus innegables dotes de artista total, alcanzan y sobran para superar ese pequeño detalle...

Comentó: Gustavo Larrañaga, para OXIDO.-