Han leído nuestras coberturas:

jueves, 31 de marzo de 2011

FORBIDDEN en The Roxy Live Bar, 30/3/2011



Lo más parecido a un deja-vu fue lo que experimenté el miércoles 30 de marzo. Hacía menos de una semana se había presentado Exciter en el Roxy de Palermo, y fui testigo de un show asesino. Seis días después, otra banda del mismo estilo (y contemporánea de los canadienses) debutaba en el mismo lugar, ante los mismos personajes, casi la misma cantidad de gente... y yo no podía ser menos, me acomodé en el mismo lugar, sobre la izquierda.

FORBIDDEN debería haber pisado por primera vez territorio argento el domingo 27 de marzo, pues así estaba pautado el show; sin embargo, algunos problemas con las aerolíneas hicieron que el recital se reprogramara para el miércoles 30. Día más que complicado laboralmente, por lo que llegamos para el último tema de Serpentor. Antes había tocado (nuevamente) Dark Warrior, y si tuvieron la misma performace que con Exciter, podemos decir que habrá sido un show más que poderoso.

El último crédito local fueron los veteranos Dhak. Recibidos con un frío respeto por la audiencia, desgranaron seis de sus mejores canciones, con un sonido claro, limpio y a un volumen para nada despreciable (¿me pareció o tocaron con el backline de la banda principal?). Excelente concierto, digno de una banda con tantos años de experiencia. Se fueron con el mismo respeto del principio, pero con un aplauso bastante más caluroso.

Luego de una tediosa espera, y ya entradas las 22 hs., se descorre el telón ante el fervor de los salvajes allí presentes. Y de nuevo un gordo sobre el escenario, pero esta vez rubio, muy rubio. Russ Anderson, el fornido cantante de FORBIDDEN, saludaba al público argentino con una carita angelical antes de desatar una tormenta infernal de riffs.

“March Into Fire” fue el trallazo que eligieron como bautismo de fuego, y dos segundos después el local era un hervidero de sudor y pelos. Estaba claro que no habia intención de bajar los decibeles, porque le pegaron “Step by Step” y “Forbidden Evil” para rematarla.

“¿Cuantos de ustedes esperaron más de veinte años para vernos en vivo??”- gritó el gordo, y muchos levantaron los puños. Y claro, el promedio de edad era casi de treinta para arriba. Paradójicamente, los miembros de la banda no acusan la edad que tienen, parece que el Thrash Metal los mantiene jóvenes y saludables (esto último es discutible). Lo que si es saludable es el entendimiento entre las dos guitarras, Craig Locicero y el gringo Steve Smyth, constructores y arquitectos de los enrevesados y velocísimos riffs, marca registrada del quinteto. No se queda atrás la base Camacho / Hernández, motor propulsor del grupo. Y Russ Anderson, inmortal y genuinamente feliz tras su rechonchas facciones.

Hubo clásicos para todos los gustos (“Twisted Into Form”, “Through Eyes of Glass”), y no tanto (“Omega Wave”, “Forsaken at the Gates”) en un show de hora y veinte que tuvo todo lo que tiene que tener: mucho pero mucho pogo, mucho pero mucho calor y mucho pero mucho olor a chivo.

Para el final “Chalice of Blood”, y la promesa de volver quedaron registrados en la memoria de las trescientos y pico de cabezas que estuvimos allí.

Odiosas son las comparaciones, pero teniendo tan fresco el recuerdo de lo de Exciter, se me hace casi imposible evadirlas. Ambos shows fueron muy buenos, la convocatoria fue casi la misma, pero diría que por un pelo hubo más gente en FORBIDDEN. En cuanto a fervor y descontrol, FORBIDDEN gana cómodo.
Duelo de pesados: ¿“Metal Mouth” Winter o Russ Anderson? Me inclino a pensar que el gordo Winter fue más efusivo en el escenario, pero sin dudas están muy parejos. En cuanto a la banda toda, FORBIDDEN hace gala de una complejidad -y por ende-, de una riqueza musical apabullante comparada con la de los canadienses, ganando -a mi gusto-, los de la Bay Area (por afano) y dando por zanjada este improvisada contienda.

Miércoles 23:30 hs., el cuerpo pide cama y comida. Tengo olor a tabaco en toda la ropa y el cabello. Mañana hay que madrugar y la rueda sigue girando. Sin embargo fui testigo de un pedazo de historia de la música pesada, suficiente como para llegar al fin de semana “hipnotizado por el ritmo”.

Muchas gracias a Marcela Scorca, encargada de prensa de la productora Icarus, por toda su gentileza!

Comentó: Alien, para OXIDO.
Foto: Alien.-

martes, 29 de marzo de 2011

OZZY OSBOURNE + SEPULTURA en Club G.E.B.A., 26/3/2011



Tercera visita del Gran Gordo a estas Pampas, en un principio la cita era en Racing Club, pero debido a la no tan esperada convocatoria (desde mi punto de vista debido el precio de las entradas!) el espectáculo se traslado hacia el Club G.E.B.A..

Llegamos temprano y tras una corta espera, Viticus salio a escena, presentando un rock sólido, que si bien no enganchó (salvo algún que otro cover de Riff), tampoco aburrió al hasta ese momento escaso publico. Mención especial para uno de los guitarristas, que si bien se ve que tiene una técnica increíble, parecía un doble de Pomelo, el personaje de Capusotto...

Baja Viticus y (tras otra breve espera) sale a escena Oconnor, quienes (con un sonido muy bajo) hicieron hincapié en los últimos trabajos de la banda (o sea, mayoría de temas de "Rio Extraño"); que si bien engancharon a full, creo que la gente esperaba mas material de los primeros CDs, y aunque sea un tema de las antiguas bandas de Claudio (no hizo nada ni de Malón ni de Hermetica).

Terminada la presentación de Oconnor, aparece uno de los platos fuertes de la velada: SEPULTURA.  
En lo personal, desde que Max Cavalera no es de la partida, la banda no me interesa demasiado; y si encima le sumamos que ahora Igor tampoco está tras los parches, mi entusiasmo para con los brasileños fue mínimo, pero (por suerte para ellos) muy pocos de los metaleros que estaban presentes en el G.E.B.A. en ese momento pensaban como yo, ya que el fervor y el pogo fueron más que aceptables. Los brasileños concretaron un repaso por casi toda su discografía (siendo los temas de la era con Max los más festejados) y hasta les dieron un regalito a los presentes entonando una canción del próximo album que va a salir en muy poco tiempo. En fin... la gente ya estaba en clima para lo que venia.

Y por fin el plato grande de la velada, lo que todos fuimos a ver, el Príncipe de las Tinieblas en persona: OZZY OSBOURNE

En un escenario pobre en comparación al que presentara aquella vez en River (no había ningún detalle: sólo los músicos y sus instrumentos, más dos pantallas a los costados de muy baja resolución), al Gordo se lo vió muy animado desde el principio, realizando sus característicos juegos con el público (poniéndose la mano en el oído como no escuchando, a los costados, etc.). 

Arrancó el show con “Bark At The Moon”, para el delirio general de la gente, que acompañó todos los temas con un fervor impresionante. Siguió el set con el único tema de su última placa Let Me Hear Your Scream”.  

Luego sonaron sus clásicos (que obviamente predominaron): “Mr Crowley”, “I Don´t Know” , “Fairies Wear Boots” (pieza de Sabbath que no me esperaba), “Suicide Solution”, “Road To Nowhere” (con la gente moviendo los brazos de un lado al otro siguiéndole el paso a OZZY), “War Pigs” (todos a full, como no podía ser de otra manera), “Shot In The Dark” (festejadísima por lo inesperada). 

Entonces hubo un quiebre donde Ozzman presentó a su banda, la cual -para que él descansara un rato- se despachó con una excelentísima muestra de talento; tanto el solo de Gus G. (quien hasta se le animó a un tango de Piazzola) como el de bateria del señor Tommy Clufetos fueron de lo mas entretenidos. 
Para hacer que OZZY descansara un rato más, la banda ya completa se mandó un excelente cover de “Rat Salad” (esa joya instrumental del disco "Paranoid").

Ya de nuevo en el escenario, y para seguir en la onda de los covers, sonó “Iron Man”, y el delirio fué total! Le siguieron “I Don't Want To Change the World” , “Crazy Train” (justo pasó por atrás del escenario una formación de vagones... eso fue mágico!). En ese punto OZZY amagó con irse e hizo la famosa “si gritan bastante fuerte le regalamos un par de temas mas”... Obvio que la gente se prendió al juego, y después de dos minutos de puro griterío, la agrupación apareció de nuevo en el escenario para los bises. 

Dichos bises fueron: “Mama, I'm Coming Home”, donde el Gran Ozz literalmente se cagó la voz por un grito de més (se agarró la garganta e hizo una mueca de dolor); y por ultimo sonó “Paranoid”, donde el veterano vocalista apenas podía hablar por lo ocurrido en la canción anterior. Esto no desanimó al publico, que pogueó de manera encarnizada el himno de Black Sabbath...

Saludos de los musicos de por medio, se prendieron todas las luces del predio, dejándonos por demás satisfechos, con la imagen de un OZZY jovial y lleno de energía, al cual los años no parecen incomodarle, más allá de la cagada de voz del final, que le puede pasar a cualquiera... 

Desde lo personal, fue uno de los recitales que mas disfrute en los últimos tiempos. Solo resta decir: Gracias Ozz, por todo...

Comentó: Agustín Mariani, para OXIDO.-

lunes, 28 de marzo de 2011

TARJA en Estadio Luna Park, 27/3/2011

Quien tenga dudas acerca de la capacidad vocal e interpretativa de TARJA TURUNEN, diva finlandesa del Metal operístico, debería consultar urgentemente a un médico o dejar de intoxicarse con porquerías que le nublan la mente y la capacidad de apreciar el arte. Y ni hablar si no consideran destacados o eximios a músicos como Mike Terrana o Doug Wimbish, baterista y bajista respectivamente de la formación que acompaña a la ex cantante de Nightwish.

Pero muchas veces la sumatoria de brillantes intérpretes no garantiza que el espectáculo esté asegurado; y si de música se trata, la calidad de lo que se interpreta juega un papel preponderante.
Pasado en limpio: sin grandes canciones, no alcanza con tener grandes músicos. Y las composiciones de los discos solistas de la señora TURUNEN no tienen ni por asomo el gancho de las de su ex banda. Ni siquiera juegan en la misma categoría.

Llegamos al mítico reducto de Corrientes y Bouchard pasadas las 20 hs., mientras los argentinos Watchmen, únicos invitados de la noche, descargaban su arsenal de Hard Rock de muy buen nivel, poco emparentado con el acto central de la velada. Ante un público respetuoso aunque no muy conocedor de esa movida, los capitaneados por Iván Sención demostraron porqué son una de las bandas que más ha crecido dentro del panorama nacional del último tiempo.
Gozaron de un buen sonido y supieron aprovecharlo, interesando a los presentes que a esa altura eran de aproximadamente el 40% de la capacidad del Estadio. E interesar al público de TARJA / Nightwish con algo que no transite la veta de TARJA o Nightwish, no es poca cosa. Bien por Watchmen.

A las 21 hs. exactas, y ante bastante menos público del que esperábamos (por qué colgaron el cartelito de "agotadas" en las entradas populares, si el sector estaba ocupado solamente en un 50%...??), digamos unas 5500 almas, la banda de la Señora TURUNEN se hizo presente en el escenario, detrás de un telón semitransparente que mostraba su rostro tal cual se lo vé en la gráfica de su último disco, "What Lies Beneath". Dicho telón permaneció allí durante casi toda la extensión de la intro (demasiado larga...) y de "Dark Star", su título de apertura.

Aquéllos músicos que citábamos son los excelentes Mike Terrana en batería -quien tuvo a su cargo un solo tan virtuoso como extenso, que incluyó el acompañamiento con sus tambores de la vieja música de "El Llanero Solitario" (?)-, Doug Wimbish en el bajo, el argentino Julián Barrett en guitarra, Max Lilja en cello y Christian Kretschmar en teclados. Los antecedentes de la base Terrana / Wimbish los eximen de presentaciones innecesarias, son dos de los músicos más brillantes del orbe. Mientras que el resto está a la altura de los mismos, al menos interpretando este estilo musical, que no se parece demasiado al de Nigthwish, lo cual es una saludable intención de parte de la diva.

Lo que sin dudas no fué saludable fué haber elegido un repertorio anodino, que en varios pasajes del concierto embebió en sueño aún a los seguidores más acérrimos. La frialdad general que imperó en el ambiente, excepto en momentos puntuales, fue la mejor prueba de lo que decimos. Quien no quiera verlo, pues está en todo su derecho. El fanatismo suele ser así. Pero que nadie nos diga que no esperaba más temas de Nightwish para encenderse, porque no le creeremos.

Las canciones, excepto por algunos covers, estuvieron orientadas hacia el material solista de TARJA, lo que nos pareció lógico y encomiable. Lo malo es que ese material no nos conforma, no nos gusta y nos parece aburrido casi en su totalidad. Tanto fué así que los momentos más interesantes de la noche fueron cuando la maravillosa soprano interpretó "Signos" (si, un cover de Soda Stéreo!!! En señal de apoyo a Gustavo Cerati, según la misma TARJA se encargó de aclarar), o un mix de canciones hiteras de los años 80's, entre las cuales se destacaron sendas versiones de Belinda Carslile y Bon Jovi: "Heaven is a Place on Earth" y "Living on a Prayer", respectivamente.

Del repertorio solista, poco se inscribe en la categoría de destacable. "Until my Last Breath", la única canción hitera de su reciente álbum, o "I Walk Alone", de su obra anterior "My Winter Storm". El resto es anodino, aburrido y monótono. Y ni qué hablar del extensísimo set acústico en el medio del show, concluído el cual la misma cantante se vió obligada a preguntarle al público "si estaban despiertos".

Temas de su ex agrupación, hubo tan sólo dos: "Stargazers" y el cierre (aún obligado) con "Wishmaster". Esto último es una buena prueba de que aunque TARJA intente despegarse definitivamente de las brillantes composiciones de Tuomas Holopainen, aún no lo consigue. Debe ser porque no posee ninguna canción lo suficientemente ganchera como para prescindir totalmente de las creaciones de su ex compañero, aunque ya lleve tres discos solistas.

Y de lo que tampoco puede prescindir, parece, es de caer en la remanida y repetida demagogia de ponerse la camiseta argentina para cerrar su espectáculo, algo que a esta altura, nos parece absolutamente innecesario.

Excelentes el sonido y el juego de luces, moderada y sencilla la puesta en escena (el telón de fondo dejaba ver simplemente el logo de TARJA y el título de su reciente trabajo discográfico), tranquilísimo el comportamiento de los fans, casi sin desbordes ni histeriqueos.

Elegantísima -como siempre- la artista en sus cuatro cambios de vestuario. Y muy comunicativa (en su correctísimo español) y emocional, tal como nos tiene acostumbrados. Una hora y cuarenta y cinco minutos de música, en una noche que seguro no pasará a la historia como la mejor de la Señora TURUNEN en Argentina...

Videos del evento:
http://www.youtube.com/watch?v=dkEe2Mbjc80
http://www.youtube.com/watch?v=J6_DqXDyfS0
http://www.youtube.com/watch?v=Aeo9700uJvM
http://www.youtube.com/watch?v=jXsAQwwhXVg

Comentó: Javier Parente, para OXIDO.
Fotos y video: Javier Parente.-

sábado, 26 de marzo de 2011

EXCITER en The Roxy Live, 24/3/2011

Otra vieja gloria canadiense, relegada a la categoría de culto o reservada sólo para fanáticos acérrimos, EXCITER, se hizo presente por primera vez en Buenos Aires, para alegría de unos pocos escogidos.
Luego de un arranque más que promisorio a principios de los dorados ochentas, y tras pasar por innumerables cambios de formación, miembros que se van, que vuelven, mutaciones en el sonido, y el paso de treinta implacables años desde su formación (cuando se hacían llamar Hell Razor), se puede decir que John Ricci -único miembro original del grupo-, es un verdadero sobreviviente de la escena Thrash Metal, o mejor dicho, Speed Metal.
La cita era en el Roxy Live y hasta allí nos dirijimos, recorriendo calles desiertas en la gris tardecita del jueves feriado. Un puñado de metaleros pasaba el tiempo en la puerta del recinto, bebiendo extraños brebajes desde aún más misteriosas botellas. Luego del breve y expeditivo trámite para ingresar (gracias Lucía Chiarenza de 4G Producciones, una vez más), sorteamos las escaleras del recinto; y grande fue mi sorpresa, ya que como mucho -y siendo las 19:30-, éramos unos treinta dentro del lugar. Un poco de paciencia y a esperar que suba la primer banda. 

Lo único que entendí es que eran de Colonia, Uruguay, y que se llamaban Mera Rabia; y su Metal a medio camino entre el Thrash y el Death más denso, sonaba bastante bien. Lentamente se iba acomodando el público, pero nunca sobrepasó las cien personas mientras sonaban estos chicos. Presentaron cinco temas, asperos y prolijos a la vez, y se tuvieron que ir por el límite horario. 

Casi una hora después, la segunda banda se preparaba para asaltar el escenario. Ya la concurrencia era más respetable y había casi doscientos dementes cuando salió a escena Dark Warrior, crédito local en la fecha, con mucho apoyo del público. Su Thrash agresivo con mucho gusto a Kreator se hizo sentir en Palermo. Un buen sonido respaldó su actuación, y se los vió muy encendidos sobre las tablas, a pesar de sufrir algunos percances con la guitarras. La voz de Iván es muy parecida a la de Mille Petrozza, y todos los músicos destilan una actitud acorde a lo que se está ejecutando. Mucha velocidad y mucha fuerza demostró Dark Warrior, y nos dejó calentitos para el plato principal.

Sin mucho preámbulo, pasadas las 21:30 se descorre el telón y los primeros acordes de "The Dark Command" encienden el Roxy a pleno. El público ya llega a trescientos y pico, y por lo menos ya hay clima de fiesta. Bueno, más que una fiesta, hay algarabía y euforia, porque que una banda como EXCITER pise territorio argentino, es algo que muchos nunca imaginaron, o ya habían perdido toda esperanza. Sin embargo, es una buena época para el Thrash y el Speed Metal: recordemos a Death Angel el año pasado, y el próximo show de Forbidden; ni hablar de la fecha del viernes 25 de marzo en Chile, donde los mismísmo EXCITER comparten escenario con los ya mencionados Forbidden y Voivod.

Y hay que decir que el público thrashero es muy demostrativo; hubo pogo, puños en alto, mosh y descontrol por doquier. Y los canadienses echando espuma por la boca: John Ricci, con la sobriedad que le dan los años, dibujando riffs a la velocidad del sonido; "Clammy" Cohen con su estrafalario bajo haciendo muecas extrañas y con la lengua nunca dentro de la boca; Ric Charron (si no fuera baterista, más de uno lo confundiría con Tony Iommi) golpeando con ferocidad su instrumento y Kenny "Metal Mouth" Winter, el personaje de la noche, nos ganó a todos a fuerza de carisma, actitud y con su perfecto español.

Y sonaron los temas que todos querían escuchar: "Heavy Metal Maniac", "Pounding Metal" (demoledor), "Ritual Death", "Rain of Terror"... En general repasando casi todos los discos, salvo "Unveiling the Wicked" o "Exciter", trabajos en los que no participó el bueno de Ricci y que de alguna manera reniega de ellos. Hubo un momento, claro, para nuevas canciones como "Pray for Pain" o "Slaughtered in Vain" , de su flamante nuevo disco "Death Machine" ; o "Massacre Mountain", canción en la que pararon y tuvieron que hacer de nuevo por un pifie del batero... "Hasta a los profesionales nos pasa", dijo el gordo Winter, y arrancó más de una sonrisa.
Y ya que hablamos de "Metal Mouth", le dedicamos un párrafo. Si la naturaleza no lo dotó de garbo y belleza, sí lo hizo con una voz potente y una simpatía contagiosa. No paró ni un minuto en la hora y media que duró el show, agitando a la gente, gritando como poseso o bajándose lisa y llanamente a saludar. El final con "Violence & Force" (nunca una canción me pareció tan similar a "Destrucción" de V8) lo vio con su micrófono en medio de la horda de fanáticos, cantando a coro con un público que pedía más y más. "Pero no tenemos más" decía Kenny, "si quieren hacemos alguna canción de nuevo"... y hasta amagaron con hacerlo, pero el tiempo fue tirano y tuvieron que cerrar el telón.

Final feliz para este evento casi familiar, íntimo. Se vieron caras de alegría y un estado de satisfacción como sólo puede brindar un buen espectáculo de Metal. Show descontracturado y lejos de los cánones protocolares de una banda de primer nivel. Músicos apegados al viejo sonido, que les importa un bledo sonar demodè. Un grupo sin demasiadas sutilezas: pura velocidad, palo y la bolsa. Así es EXCITER, así es como sobrevivieron por casi treinta años y así es como morirán. Por lo demás, era hora de ir a descansar los huesos y hacer la digestión después de esta panzada de Thrash. 

http://www.youtube.com/watch?v=Etm1578u-Ow (Video de "Rising of the Dead")

Comentó: Alien, para OXIDO.
Fotos y video: Alien.-

martes, 22 de marzo de 2011

III Feria del Coleccionismo Discográfico, 19/3/2011, Centro Cultural Borges

Para todo verdadero amante de la música -más aún en el caso nuestro, que nos consideramos amantes apasionados!!-, poder disfrutar una vez al año de esta Feria del Coleccionismo Discográfico, es un verdadero placer para la vista (y para los oídos también, claro!). Por ende, se trataba de una cita ineludible, máxime si se contaba con una invitación especial de parte del Sr. Alejandro Devetak, responsable de Arrow Distribución, muy conocido en el ambiente metalero nacional por su vinculación a los históricos Nepal.

En esta tercera oportunidad, la Feria se mudaba de sede: dejaba el Centro Costa Salguero para llegar al Centro Cultural Borges, sito en Viamonte y San Martín, en pleno Microcentro porteño, dentro de las instalaciones de las primermundistas Galerías Pacífico.

Nos hicimos presentes durante la tarde del sábado, desde antes de las 17 hs.. La Feria estaba ya abierta desde las 11 de la mañana y se prolongaría hasta las 22 hs., repitiendo el domingo desde las 11 hasta las 20. Recibidos por nuestro anfitrión, accedimos al lugar tras recibir la advertencia de que "hacía muchísimo calor ahí adentro, y estaba hasta las manos de gente".

Para quien no conozca el Centro Cultural Borges, las instalaciones son amplias, pero no tanto. Es decir, pasando en limpio, el lugar quedó demasiado pequeño para albergar tantos stands, puestos de compra-venta y bateas. Y ni hablar de la gente: casi no se podía caminar dentro del sitio.

Lo que se pudo observar, como puntos salientes: muchísima música de la buena, y escasas porquerías. Obviamente, la música es un arte y el arte es una rama importante de la cultura, aunque algunas aberraciones sonoras de hoy en día se empeñen en desacreditar tal afirmación.

La mayoría del material que se veía en los distintos stands estaba orientado al Rock, al Heavy Metal, o a la música Pop de los años 70's, 80's y 90's. De modo que en esas abarrotadas bateas convivían Pink Floyd, Abba, Madonna, Donna Summer, Village People o Cyndi Lauper con Black Sabbath, Kiss, Iron Maiden, Deep Purple, Whitesnake o Judas Priest, pasando por Beatles, Rolling Stones, algo de tango, poco de folklore, bastante Compilado Bolichero, melosidades latinas de escaso vuelo, simples muy difíciles de ver en otros ámbitos, más algunas novedades y rarezas importadas. Pero esto último era lo menos, la mayor parte del material ofrecido se remitía al Pop más comercial de los dorados 80's y al Heavy Metal que tanto idolatramos.

Los precios, pues vimos de todo: oscilaban entre artículos carísimos que superaban los $ 500 (un ejemplo: el vinilo de "Reinará la Tempestad", de Horcas, a ese valor) hasta verdaderas ofertas para aprovechar y deleitarse por anticipado: "Metal Health", de los increíbles Quiet Riot -clasicazo de la primera mitad de los 80's- a $ 30, o "Defenders of the Faith" -el más maravilloso álbum de Judas Priest, fechado en 1983-, entre $ 50 y $ 60. Dentro del material de bandas nacionales también hubo exquisitas ofertas, como por ejemplo "Movimiento", álbum póstumo de La Torre (con una fantástica Patricia Sosa rojiza en su portada), a tan sólo $ 20!!

Hubo varios representantes de la movida nacional que ofrecieron su material -mayoritariamente en formato CD o DVD-, como por ejemplo la gente de Del Imaginario (comandados por Daniela Bottinelli), Pulmonar Records (saludos para Martín!), Virtual Studios (con la presencia de Emiliano Obregón, reconocido violero de Lorihen), la mencionada Arrow Distribución (junto a Gito Minore, el autor del libro "Pogo en el Andén, 20 Años de Tren Loco"), Blackstar 3, gente de prensa y radios como Andrea Nieto (de "El Ojo de la Tormenta") o Roxana Palacios de Réquiem. O el mismísimo César Fuentes Rodríguez, un referente del periodismo musical argentino.

Sintetizando: lo pasamos realmente bien allí adentro, aunque haya un par de críticas para hacer: Se nos antoja necesario llevar a cabo estos encuentros en algún lugar más amplio, para comodidad de los vendedores y del público en general. No es grato andar a los codazos para poder revisar el stock de un puesto de venta...

Otro tema fué el costo de las entradas: $ 25, pero no se podían aprovechar para los dos días de Feria... O sea que los más acérrimos melómanos que quisieran hacerse presentes ambas jornadas, debían volver a pagar la entrada, restando ese dinero a alguna potencial compra dentro del reducto; en nuestra humilde opinión, la organización tendría que verificar ese punto...

Finalmente, solamente dos días no nos parece suficiente para disfrutar de tamaña delicia, mínimamente debería prolongarse una semana entera, porque sino es imposible recorrer cada batea o cada stand, tal cual los fanáticos desearían hacer.

Concluyendo: esperamos ansiosamente la cuarta edición, y la quinta... Es más, esto debería hacerse más a menudo, no una sola vez al año... Quienes experimentamos sumo placer al ver todos esos viejos (y nuevos) redondos en el histórico formato grandote y oscuro, seguramente daríamos el presente una y otra vez; porque al fin y al cabo, la música no es un entretenimiento en nuestras vidas, es una porción fundamental de las mismas.

Comentó: Javier Parente, para OXIDO.-
Fotos: Javier Parente, Sebastián Cambiasso y José María Aicardo.-

lunes, 14 de marzo de 2011

Tributo a V8 en El Teatro Flores, 12/3/2011

El sabado 12 de marzo se realizó el Tributo a V8, banda que algunos consideran el génesis del Heavy Metal argentino, pero de la que sólo me limitaré a decir que fué piedra angular en la movida Heavy nacional, y que aunque tuvo varios miembros, fue básicamente integrada por músicos que hoy gozan o gozaron de peso concreto en la escena, tales como Ricardo Iorio (Almafuerte), Beto Zamarbide (Logos), Gustavo Rowek (Ian, Nativo) y el fallecido Osvaldo Civile (Horcas), siendo los nombrados la formación mas clásica de V8, la que dejó mas registros en su historia metálica.

Los encargados (o los que tuvieron las ganas, la idea) de revivir los temas de V8 fueron Gustavo Rowek (unico original de V8 en el line up) en la bateria; Antonio Tano Romano (Hermetica, Malón) en la guitarra; Topo Yañez (Horcas) en el bajo; y Walter Meza (Horcas) en la voz, siendo estos dos últimos los mas cuestionados en lo previo por los opinólogos, debido a si tenian el curriculum necesario o no para estar en el Tributo.

Ingrese al Teatro, el local ubicado en Flores, pasadas las 19 hs., ya sabiendo que no iba a haber banda soporte, y no tardé mucho en anoticiarme de que se iba a proyectar un video y se iba a filmar un DVD del evento, cosas que ya se habían rumoreado en la semana en diferentes sitios de internet y redes sociales.

Alrededor de las 20.30 hs. comenzó la proyección a la que me referí anteriormente. Primero pudieron verse imágenes de Osvaldo Civile y de los primeros tiempos de V8, y luego empezó un video en el que se formulaban preguntas sobre V8, y éstas eran respondidas por los cuatro músicos que serían de la partida en el Tributo, mas las respuestas de Roberto Cosseddu (mánager de Horcas) y de Carlos Tórtola (de la productora 4G), quien llamó a los cuatro tributantes "un seleccionado del Metal argentino". El video causaba la impresión de no tener un buen trabajo de edición, o quizés fue error en la proyección, lo que sumado a problemitas de audio mientras ésta se desarrollaba, denotó cierta poca profesionalidad en el inicio del show.

Pasadas las 21 hs., entre una luz tenue, aparecen Rowek-Romano-Yañez-Meza y comienzan los primeros acordes de ‘’Momento de Luchar’’ (del disco ‘’Un Paso Más en la Batalla’’, de 1985), mientras podian verse proyectadas imágenes sobre la época de la última dictadura, en la pantalla ubicada tras la bateria de Rowek.
Siguieron con ‘’La Mano Maldita’’ (del mismo disco que el tema anterior) y ahora se observaban escenas de una mano en una pelicula de terror; para dar espacio a distintos dictadores (Hitler, Mussolini, Franco) que se vieron en la pantalla en el siguiente tema, ‘’Ciega Ambicion" (de ‘’El Fin de los Inicuos’’, fechado en 1987).

Las proyecciones durante el show merecen un párrafo aparte, porque cada título (a excepción de los dos últimos) tuvieron diferentes imágenes. Pudimos ver escenas de "El Exorcista", "El Exorcismo de Emily Rose", y "Doce Monos", entre otros films. Parece que la idea era que lo proyectado tenga algo que ver con la temática de las canciones, aunque me parece que la cosa en determinado momento se tornó un poco absurda. El clip de las hienas mientras sonaba ‘’Hiena de Metal’’ en un claro ejemplo.

Pero volvamos a la música. Walter Meza se encargó de presentar a la banda, y remarcó (lo hizo varias veces durante la presentación) que era sólo un Tributo, y mencionó a Iorio, Zamarbide, Civile, Roldán, Cenci y hasta al fallecido Chofa Moreno (uno de los ideólogos de V8) y les expresó sus respetos varias veces.

Finalizado este momento, siguieron ‘’Tiempos Metalicos’’ (el primero que tocaban del disco ’’Luchando por el Metal’’, de 1983), "Cautivo de un Sistema``, ’’Angeles de las Tinieblas’’ y ``A Través de los Tiempos’’ (tema bonus track del Homenaje de 1996).
Aquí presentan en el escenario la doble viola, instrumento que perteneciera a Osvaldo Civile, con la cual tocaría Romano los acordes de ‘’Si Puedes Vencer al Temor’’.

Continúan con ‘’Ideando la Fuga’’, ’’Antes que los Viejos Reyes’’, ‘’Parcas Sangrientas’’ (que finaliza con un muy buen solo de bateria de Rowek), ’’Muy Cansado Estoy’’ y ‘’Voy a Enloquecer’’ (tema que no se encuentra grabado bajo ese nombre en la discografia oficial de la banda).

A ‘’Lanzado al Mundo Hoy’’ le pegaron ‘’Hiena de Metal``, en la que percibimos problemitas de sonido, para continuar con ‘’Brigadas Metalicas’’, en la cual, antes que finalice, los músicos pararon de tocar para escuchar el canto de gran parte de los asistentes (habria entre novecientas y mil personas en el show), y terminado el tema se despidieron y saludaron, anunciando el final. Se cerró el telón por unos pocos minutos, y al reabrirse pudo verse en el fondo una bandera con el logo clásico de V8 y la palabra Tributo, a su costado.

Hicieron ‘’Deseando Destruír y Matar’’, y Rowek bajó de la batería y dijo unas palabras, a esa altura de la noche era el que se llevaba los cánticos y los mayores aplausos. Creo que se imaginarán que el último título fue ‘’Destrucción’’, tras el que Rowek-Romano-Yañez-Meza dejaron sus instrumentos y fueron a saludar a la gente, que coreaba ‘’V8 no murió’’.

Las canciones salieron bien, mas poderosas que las originales, por razones obvias. Gustavo Rowek demostró una vez mas que es un gran baterista, y los riffs del Tano revivieron muy bien esas viejas composiciones. Ambos muy prolijos a lo largo del show. El Topo Yañez cumplió detrás de las cuatro cuerdas y Walter Meza, aunque tuvo antibajos en algunas canciones, trató de hacer lo posible para ajustarse a la idea y también fue el encargado de manejar al público, tarea que desarrolló bien.

Como ellos mismos dijieron, tan sólo un Tributo, con mucho respeto.

Muchas gracias a Lucía Chiarenza, de 4G Producciones, por su amabilidad para con nuestro medio.

Comentó: Iván Marchesani, para OXIDO.
Fotos: Iván Marchesani.-

jueves, 3 de marzo de 2011

MSG en The Roxy Live Bar, 27/2/2011



Último domingo de febrero por la noche en Buenos Aires, se viene el arranque de semana, volver al laburo y noche de buen Hard Rock:  MICHAEL SCHENKER GROUP vuelve por segunda vez a Argentina!
.
La cita estaba pactada para las 17 hs., con la agrupación Chevy Negra abriendo el escenario del Roxy Live, ubicado en el barrio de Palermo Hollywood. Por una cuestión de horarios, llegamos recién a presenciar la segunda banda, Dean Band, auspiciada por la mencionada marca de guitarras, formada por Walter Meza (voz de Horcas), Guillermo Sanchez (bajista de Rata Blanca), Sebastián Coria (guitarrista de Horcas) y Sergio Vall (batería de Los Violadores). El combo homenajeó a Pappo, interpretando sus clásicos; y obtuvo una buena respuesta del público, aunque claramente se lo veía indignado a Walter Meza con el horario en el que les tocó pisar las tablas. Dean Band contó con la participación especial del Pato Larralde -líder de Sauron- en voces, para uno de los referidos clásicos.
.
Cerca de las 19.30, arribados desde Chaco, subió al escenario la agrupación Spiritual, dueños de un sonido sólido y maduro, bien elaborado y con un buen uso de los elementos a su disposición. Destaco por sobre todo la complementación de los teclados al sonido de la banda. Los chaqueños se dieron el gusto de hacer una versión con buenos arreglos de “Pescador y Guitarrero” (clásico de nuestro folklore). Dejaron una muy buena impresión y a mi entender, fueron la sorpresa de la fecha.
.
Más tarde fue el turno de A.P.G., una banda oriunda de la provincia de Buenos Aires, con una propuesta de Hard Rock más que interesante, que no pude disfrutar mucho ya que me encontraba en el stand de Dean mirando las guitarras en exposición. A diferencia de la mayoría de los shows internacionales, todas las bandas locales gozaron de un sonido fuerte, claro y contundente.
.
Cerca de las nueve menos cuarto, ingresó MICHAEL SCHENKER al recinto, rodeado de unos cuantos empleados de seguridad, con una fuerte ovación de parte de los allí presentes. Fue entonces cuando la gente se empezó a parar y a amontonar cerca del escenario. Algo atípico en los eventos de esta índole era el ambiente, altamente familiar: se veía a muchos padres con sus mujeres e hijos, que a temprana edad tuvieron la suerte de tener frente a sus ojos al ex – niño prodigio, héroe de la guitarra, MICHAEL SCHENKER, ya sobrio y fuera de cualquier otro tipo de vicios.
.
El reloj marcaba las 21:15 cuando las luces finalmente se bajaron, se abrió el telón y comenzó a sonar una pista introductoria, que ya había sido utilizada con anterioridad en otros shows que quedaron plasmados en DVDs de la banda. De repente se interrumpe la pista con un solo de guitarra, y es ahí cuando el afamado guitarrista hace su ingreso en escena, utilizando una Custom Flying V, y deleitando a los espectadores con una pequeña muestra de su talento, hasta que se suma el resto de la banda, conformada por David Van Landing en voces, Elliott Rubinson en el bajo, Wayne Findlay en guitarra y teclados, y el legendario Carmine Appice como baterista invitado; y arremeten con dos clásicos del primer trabajo discográfico del MICHAEL SCHENKER GROUP: "Armed and Ready" y "Cry for the Nations", que fueron seguidos por una breve introducción de la banda, la que de nuevo arremetió sin respiro con más clásicos, tales como "Let Sleeping Dogs Lie", "Are you Ready to Rock", "Into the Arena", "On and on", "Attack of the Mad Axeman"; pero sin olvidarse del paso de SCHENKER por UFO, brindando grandes versiones de "Lights out" y "Rock Bottom", siendo este último el bis en el que SCHENKER aprovechó para realizar un solo por demás extenso, y terminar de demostrar su talento a los allí presentes.
.
Un momento brillante del show fué el solo de batería, de duración moderada, entretenido y ejecutado a la perfección por el veterano Carmine Appice. Aprovechó para jugar con el público y sus cánticos; y con sus palillos -que tenían luces en las puntas- y creaban un muy buen efecto visual. Teniendo semejante invitado especial, creo que fue muy bien aprovechado, ya que además hizo su aporte con su toque personal en canciones que marcaron diferencia, y demostraron porqué es tan reconocido en su rubro.
.
Aún así el mejor momento de la noche se dió una vez finalizado el show, con la banda despidiéndose, cuando algunos empezaron a pedir a gritos el clásico de UFO "Doctor Doctor". En cuestión de segundos pasaron de ser sólo algunas personas a todos los que se encontraban en el recinto; y sin llegar a camarines, MICHAEL pegó media vuelta, llamó a los músicos, quienes regresaron e interpretaron el título solicitado. Este tema fue tan coreado por quienes estábamos ahí, que por poco no se escuchaban la guitarra y las voces; pero puedo asegurarles que fue el más disfrutado por la banda y los espectadores, reflejado ésto en la cara de asombro del cantante David Van Landing y la euforia de los fans.
.
En resumen, se trató de una noche repleta de talento, destreza, energía y rock duro y directo, en su forma más pura. Un show cuasi íntimo al que no le faltó nada. Una noche para no olvidar.
Mil gracias a Lucía Chiarenza, encargada de prensa de 4G Producciones!

Set List: 1. Armed And Ready, 2. Cry For The Nations, 3. Let Sleeping Dogs Lie, 4. Are You Ready to Rock, 5. I Want You, 6. Night to Remember, 7. Into The Arena, 8. Lost Horizons, 9. Rock My Nights Away, 10. On And On, 11. Lights Out, 12. Attack of the Mad Axeman. Bises: 13. Ride On My Way, 14.Rock Bottom, 15.Doctor Doctor.

Comentó: GUSTAVO SALINAS, para OXIDO.-
Foto: GERMAN GARCIA.-