Han leído nuestras coberturas:

jueves, 28 de octubre de 2010

HALFORD: El Dios del Metal hizo explotar Flores



El Dios del Metal hizo explotar Flores!

El miércoles 27 de octubre fue un día de idas y venidas para muchos. Todo estuvo tan parado como un primero de enero, se realizó el censo nacional, y falleció un ex-Presidente. Unas dos mil almas también vimos al Dios del Heavy Metal en vivo.

Tras escuchar los comentarios de varios allegados que habían ido al primer show de ROB HALFORD –el mismo individuo que exactamente hace treinta años editó el glorioso "British Steel" junto a Judas Priest–, llegué al local de Avenida Rivadavia con grandes expectativas. Habiendo lanzado un gran disco hace menos de un mes, y teniendo una carrera más que amplia de la cual seleccionar su repertorio, estaba seguro que no podía fallar.

Por otro lado, influían mucho mis vivencias personales, ya que la primer banda de Heavy Metal que vi en vivo en mi vida fue Judas Priest, y sin duda, una de las que me llevaron a elegir este camino musical que sigo hoy en día.

Cuando llegamos estaba abriendo su set la primer agrupación invitada, Metal Anger, oriundos de Bahia Blanca, quienes cumplieron una gran performance. Destaco el cover del clásico de Judas, "Painkiller", con una voz que nos voló la cabeza a todos y superó toda expectativa.

Después vino Mastifal, grupo del que -por gustos personales- no creo que mi comentario valga mucho más que acotar que sonaron muy bien, y que el agite entre el público era más que notable.

Alrededor de las 22:20 hs. se bajaron las luces, y salió la banda estelar al escenario, a excepción del cantante al que todos fuimos a ver; y comenzó a sonar la introducción del ya mítico "Resurrection". Acto seguido, aparece el Metal God luciendo una gran campera, casi un sobretodo de cuero; y comienza a largar esas notas que tanto esperábamos. El Teatro se encontraba en un 80% lleno, la proporción justa diría yo, ya que había lugar cerca del escenario para todos los gustos: para el que la agita, para el que mira los recitales parado, y para el que salta un poco. De corrido fueron los primeros tres temas: el referido "Resurrection", "Made in Hell" y "Locked and Loaded".

Acto seguido presentó "Drop Out" y habló del fallecimiento de Néstor Kirchner, y de que él estaba aquí para divertirnos. También se explayó un poco acerca de su último lanzamiento, y continuó con el homónimo "Made of Metal", al que le siguieron "Undisputed", el clásico de Fight (proyecto personal con una onda a lo Pantera surgido después de que dejó Judas Priest en la década del 90') "Nailed to the Gun", "Golgotha" y el cuasi powermetalero "Fire and Ice".

Ya en la segunda mitad del show, la voz del público se hizo sentir y se escucharon los primeros tres clásicos de Judas Priest de la noche: "The Green Manalishi", "Diamonds and Rust" (sorprendentemente la versión Heavy que se puede escuchar en los primeros discos de Judas) y "Jawbreaker".

Ya promediando el final de la noche, la banda atacó con "Cyberworld", con la previa introducción del pelado comentando su eterno odio a internet; y luego prosiguió con dos de los mejores cortes de su último trabajo: "Like There’s no Tomorrow" y "Thunder and Lightning". Apenas terminaron, aparecieron los plomos, que comenzaron a retirar los setlists y simular que desarmaban la batería y algunos amplis.

Los músicos se hicieron esperar cinco minutos, en los que la gente estuvo un tanto más callada que en el resto del espectáculo, y regresaron. El batero tenía la camiseta argentina, HALFORD con una bandera que exhibió delante de todos, mientras que Metal Mike y Roy Z colgaron las suyas de los amplificadores.

Retomaron con "Heart of a Lion", título que no sabría a cuál banda acreditarlo, porque apareció en varias ediciones de Judas Priest. El cierre del show se realizó con "Saviour", gran canción del álbum que marcó el retorno del Dios del Metal al estilo que él mismo contribuyera a inventar, tras un controversial registro con la agrupación 2wo.

El evento estuvo a la altura de lo esperable y aún más. HALFORD pisó Flores y las cabezas volaron.
Si bien se notaba que el show seguía un guíón, los músicos tuvieron una actitud de espontaneidad remarcable. Muchos de los allí presentes seguramente coincidirían conmigo en que hubo dos figuras anoche: una de ellas el ya nombrado ROB, y la otra fue el histórico productor Roy Z, quien nos deleitaba con cada nota de cada solo, y conformaba una gran dupla con Metal Mike, quienes por momentos nos hacían recordar al famoso dúo de violas de Judas Priest.

Además de la gran performance de todos los involucrados, me gustaría destacar el buen ambiente que había en el recinto, y la cantidad de caras conocidas que se vieron anoche. El recital de HALFORD del 27 de octubre de 2010 no fue un concierto para perderse ni olvidarse.

Comentó: Gustavo Salinas, para OXIDO.-

lunes, 25 de octubre de 2010

DEATH ANGEL en The Roxy Live Bar, 21/10/2010



La vida te da sorpresas. Una de las bandas que jamás pensé que fuera a ver alguna vez en mi cochina existencia, DEATH ANGEL, tocaba en Buenos Aires, y no era una oportunidad para dejarla pasar. Los legendarios thrashers de la Bay Area de San Francisco pisaban por primera vez el suelo argentino, y lo hacían bajo el marco del “Sonic Retribution Tour”, gira de presentación de su nuevo disco, una de las más violentas gemas de Speed Metal que vio parir el 2010.
Contextualmente no era el mejor momento para venir a visitarnos: ese jueves 21 de octubre la ciudad de Buenos Aires era un caldero de quilombos varios: piquetes, marchas, el servicio ferroviario paralizado y un caos generalizado; la sopa del diablo hirviendo y a punto de servirse. Para colmo las recientes visitas de monstruos de la talla de Rush, más megafestivales varios, fueron minando el cada vez más escuálido bolsillo del rockero argentino.

Hay que decir que las expectativas eran pocas. DEATH ANGEL es de esas agrupaciones de culto, de las cuales sólo unos pocos iluminados conocen en su totalidad la obra del grupo y su trayectoria. Pero quizás cualquier fan del Thrash Metal sepa que el primer demo de la banda tuvo a Kirk Hammet como productor, que "The Ultra Violence", "Frolic Through the Park" y "Act III" son considerados como grandes e innovadores discos de Thrash, y que el grupo tuvo la posibilidad de jugarle de igual a igual a titanes del género como Exodus, Testament o, ¿por qué no? a los mismísimos Megadeth. Lamentablemente un accidente en su colectivo de gira en 1990 los hizo replantearse varias cosas, su cantante dejó el grupo y la banda se disolvió. Los miembros restantes formaron The Organization, y hasta sacaron dos discos bajo ese nombre, pero todo terminó en 1995. Nada se supo de DEATH ANGEL hasta el año 2001, en que se reunieron para una causa noble: el festival para recaudar fondos para Chuck Billy de Testament, que había sido diagnosticado de cáncer. A partir de allí se reavivó el fuego y decidieron volver a ensayar y a componer. El resultado fue "The Art of Dying", un álbum donde se los vio más maduros compositivamente y con más fuerza que nunca. A partir de ese momento el sonido de DEATH ANGEL se vio reflejado en otros dos registros, "Killing Season" (de 2008) y su nueva placa "Relentless Retribution", CD que por primera vez les daba la oportunidad de tocar en Sudamérica.

Los invitados a la fiesta fueron Furia Genética, Coalission, Vorágine y Spiritual, pero solo pudimos apreciar el set completo de Furia Genética, gente que ya tiene varios conciertos a sus espaldas y un número creciente de seguidores. Su sonido se emparenta a la etapa de Judas Priest con Ripper Owens (o por lo menos yo lo noté así) y el grupo sonó fuerte, ajustado y contundente. Son para destacar las cualidades vocales de Marcos Pérez, cuyos agudos hicieron temblar las paredes del Roxy. Así, la banda repasó material de su CD "La Hora Final" y adelantó temas de su próximo trabajo, "La Madre de Todas las Muertes", ante un público que lentamente iba llenando el reducto e iba calentando los motores para el plato fuerte.

Cerca de las 22 horas se descorre (¡por fin!) el telón, y allí ya estaban acomodados los héroes de la noche, DEATH ANGEL, ante la ovación generalizada. "I Chose the Sky", del nuevo disco, fue el tema que eligieron para abrir. Solo hay una palabra para describir el golpe sonoro que sufrimos: DEMOLEDOR. La banda encendida al 100%, con un sonido claro y potente, comenzaba a desatar la furia thrasher sobre las trescientas y pico de almas que estabamos allí. A partir de ese momento fue una seguidilla de clásicos: "Evil Priest", "Buried Alive", "Voraciuos Souls"...

Repasaron todos los momentos de su existencia, para centrarse nuevamente en "Relentless Retribution" y descargar pegaditos dos temazos de ese álbum: "Relentless Revolution" y "Claws in So Deep" (lamentablemente sin su pasaje acústico/flamenco final, que hubiera sido una delicia).

La banda, a pesar de ser ya veterana en la escena, demuestra una polenta y una energía arrolladora. Cabe aclarar que cuando sacaron su disco debut en 1987, todos sus miembros no eran más que unos purretes con acné (su baterista original, Andy Galeon, tenía solo catorce años). Hoy, a veintitrés años de ese momento, siguen siendo una agrupación jóven, pero con miles de kilómetros de ruta, y aún más horas de escenario.

Actualmente Mark Osegueda -su cantante-, y Rob Cavestany -en guitarra-, son los únicos miembros originales que quedan; sin embargo Ted Aguilar -su otra viola-, si bien ingresó en la última etapa del grupo, ya lleva casi diez años con DEATH ANGEL; completan la formación Damien Sisson en el bajo y Will Carrol en la batería.

Se los vio muy cómodos en el escenario, disfrutando genuinamente con la posibilidad de tocar por primera vez en Buenos Aires, y hasta emocionándose con el ritual autóctono del "olee olee olee". La banda transpiró la camiseta como si jugara de local, e hizo un show a puro machaque, velocidad y garra. "Stop", "3rd. Floor" y "Thrown to the Wolves" fueron festejadas y coreadas por la monada con furia y pasión.

Luego de un breve respiro, y a más de una hora de haber comenzado el show, largaron con lo que creí que eran los bises; pero no, los temas seguían y seguían, un mazazo atrás de otro: "Lord of Hate", "Falling Asleep", más canciones del disco nuevo ("Truce" es un derechazo a la mandíbula), y ahora si, para cerrar, clásicos de la primera hora: la autorreferencial "Thrashers", "The Ultra Violence" y "Kill as One", con un pogo rabioso y puños en alto por toda la sala.

Y fue el final para una velada con gusto añejo pero con furia adolescente; saludos, repartos de púas y Ted Aguilar con su cámara de mano registrando el momento, y agradeciendo al público tanta buena onda.
Se acababa el jueves y la apacible noche palermitana invitaba a caminar bajo un baño de luna, la noche era fresca y apacible. De vuelta en casa, degustando las emociones vividas, me di cuenta que mis pocas expectativas se tradujeron en ferviente emoción ante tanto talento y entrega. Experimenté una metamorfosis durante el recital de DEATH ANGEL: entré como un simple cronista, pero salí del lugar siendo fan... esos milagros que sólo un buen concierto de Metal puede lograr.

Muchas gracias a Lucía Chiarenza y toda la gente de la productora 4G.

Comentó: Alien, para OXIDO.-
Foto: Alien.-

martes, 19 de octubre de 2010

AB AETERNO + EN FORCE en Bar Cultural Los Indios de Chivilcoy, 15/10/2010

En los días previos a esta fecha a realizarse en nuestra ciudad de Chivilcoy -una de las muy esporádicas que se pueden concretar aquí, si de Heavy Metal se trata- se había generado vía facebook una alta expectativa; tanto por ver a la ascendente banda de Gothic Metal AB AETERNO, quienes arrastran muy buenos pergaminos conseguidos durante los últimos dos años dentro del under porteño, como así también a los extremos locales EN FORCE, propuesta que solamente había podido presentarse en vivo una sola vez en los escasos escenarios que ofrece esta frívola y superficial ciudad.

Dicha expectativa se vió aceptablemente satisfecha cuando arribamos al céntrico Bar Cultural Los Indios, donde a eso de la medianoche, un nutrido grupo de heavys y no tanto, esperaban el comienzo del espectáculo.

Pocos minutos antes de la 1 de la mañana, subieron al reducido escenario del lugar los chivilcoyanos EN FORCE. Pese a ser una banda oriunda de este lugar, nunca habíamos podido presenciar su performance en vivo, porque sólo se habían presentado una vez dentro de los límites de Chivilcoy. El motivo: la estrechez de mente de algunos funcionarios y responsables de reductos, que no les permitían al joven cuarteto tocar "por ser demasiado ruidosos".
Pues bien, lo que esos ignorantes llaman "ruido", en realidad es un Death Metal muy bien tocado, con bases extremadamente gancheras, y obviamente muy poderosas. EN FORCE está integrado por Nahuel Martiniello en guitarra, Germán Neme en batería, Laucha Corrao en bajo y el invitado Pablo Godoy (también integrante de Arthois) en las voces.

A lo largo de tan sólo cuatro composiciones -y presionados por la falta de tiempo de la que dispusieron, ante una normativa del local- estos cuatro músicos demostraron a las claras que no tienen absolutamente nada que envidiarles (al menos técnica y compositivamente) a los popes del Death Metal nacional. Amparados en la monolítica viola de Nahuel Martiniello, los cuatro temas representaron una descomunal descarga de energía, que calentaron de muy buen modo a las más de cien personas presentes.
La tarea de los cuatro jóvenes fué concreta y pareja, pero en tren de destacar a alguno de ellos nos quedamos con la excelente labor tras los parches de Germán Neme, quien además improvisó un buen solo cuando la cuarteta de efímeros títulos ya habían pasado.

Tan sólo veinte minutos de actuación bastaron para confirmar que EN FORCE clama a gritos por una oportunidad de salir a mostrar lo que hacen, fuera de las fronteras de esta ciudad no apta para los sonidos más contundentes... no hemos escuchado composiciones tan buenas como las de ellos en demasiadas bandas Death argentinas...

Tras sólo un cuarto de hora de espera, pasadas la 1:30 de la madrugada, el cuarteto integrado por Iván Iñíguez (ex Helker, Anublar Cetro, Climatic Terra) en guitarra, Carina Alvarez en voces, Fernando De Cristófaro en batería y Damián Bordese (ex Dominus Inferi y For Everness) en bajo, AB AETERNO, tomó el tablado de Los Indios.

Los chicos de AB AETERNO han venido mostrando su arte intensamente en los últimos meses, tocando junto a bandas de diferentes estilos. Dentro de sus highlights, se cuenta la presentación junto a la estrella finlandesa Tarja Turunen en el Estadio Obras Sanitarias, más los próximos eventos internacionales en los cuales tomarán parte: junto a Avantasia en diciembre y junto a Kamelot en abril de 2011.

Lo que ellos entregan es básicamente un Gothic Metal que no responde a ninguna influencia demasiado marcada. La voz de Carina Alvarez se desplaza con comodidad entre el estilo soprano de cantantes como la mencionada Tarja, hasta matices que rozan vocalizaciones pop. Su notable presencia sobre las tablas constituye un gran aporte al aspecto visual de la banda, lo cual se complementa muy bien con la música en sí: Carina canta muy pero muy bien, y le pone mucho sentimiento a su labor. El pasado viernes no contó con el mejor sonido posible, pero eso no logró opacar su arte en lo más mínimo.

Por otro lado, Iván Iñiguez es un guitarrista de excepción. Sin dudas, uno de los mejores vinculados al Metal vernáculo. Su destreza con el instrumento se pone de manifiesto en cada acorde, en cada nota, y en la simpleza con la cual ejecuta su trabajo. Su guitarra produjo un poderoso sostén para las canciones de AB AETERNO, y su sentimiento en los pasajes más calmos, permiten que la intensidad de la música no decaiga.

Fernando De Cristófaro no se queda atrás en lo suyo. Junto a Damián Bordese constituyeron una base muy sólida y amplia, destacándose el batero por su fuerza y contundencia al golpear los parches. Tanto fué así que sufrió un percance al romper alguno de ellos hacia el cierre del set.

En total fueron nueve composiciones: "Nothing to do", "Illusions can Make you Shine", "Back to be Myself", "What is Faith?" y "Crimes Lasts Forever", más los covers clásicos metaleros de Pantera ("Revolution is my Name")Black Sabbath ("Time Machine") por un lado; y las versiones pesadas de reconocidas piezas del pop ochentoso, "Wicked Game" de Chris Isaac y la cortina de nuestro espacio radial, "You can Win if you Want", de los alemanes Modern Talking, por el otro.

El público chivilcoyano -que como mencionamos concurrió en muy buen número al antro- se comportó muy educadamente, respondiendo con efusivos aplausos a cada tema que iba pasando; aunque los momentos de más euforia se vivieron con las versiones de Pantera y Black Sabbath.

Resumiendo: una noche altamente positiva, máxime si tenemos en cuenta todo lo que cuesta montar un espectáculo de Heavy Metal en esta ciudad en la cual las autoridades son enemigas manifiestas del estilo; y donde quienes deberían facilitar el libre desarrollo del arte son los primeros entusiastas a la hora de poner palos en las ruedas... del Metal.

Video "You Can Win If You Want" por AB AETERNO: http://www.youtube.com/watch?v=1pSnOnpuOE0

Comentó: Javier Parente, para OXIDO.-
Fotos y filmación: Javier Parente.-

lunes, 18 de octubre de 2010

3er. aniversario del programa "El Ojo de la Tormenta", con METRALLA y otras bandas



Viernes por la noche, en visperas de fin de semana largo: mientras todos se iban de Capital, nosotros marchábamos en camino contrario, yendo al Asbury para asistir al festejo del tercer aniversario del programa radial "El Ojo de la Tormenta", conducido por Andrea Nieto, una auténtica batalladora por la difusión del Heavy Metal.

Concretando un verdadero raid para poder llegar a Flores, nos acomodamos finalmente, y minutos después arrancó la primera banda de una noche (noche muy pesada que íbamos a tener!). Estamos hablando de Newblood, agrupación enrolada en el Thrash Metal, pero con toques modernos y bastante gancheros, los que la hacian muy entretenida, y que a pesar de no ser acompañada por el mejor sonido, nos gustó mucho. Pese a que la gente recién iba llegando, le pusieron mucha energia. Interpretaron un cover de Sepultura, y luego de treinta minutos de actuación, dejaron el escenario.

Luego llegó el turno de Nuevo Poder, que si no nos equivocamos, es un Power-trio originario de la provincia de San Juan; el cantante mantuvo un dialogo muy fluido con el publico, el cual le respondió siempre bien predispuesto y amablemente. Para mi gusto, sonaban muy a lo Hermética, pero con toques mas pesados, que se notaron en la version de "Otro Dia Para Ser", la cual no convenció en demasia a los presentes ni a quien escribe esta crónica. Estuvieron tocando también un poco más de treinta minutos, y se bajaron acompañados por una tibia respuesta de parte de quienes todavia no colmaban el Asbury.

La siguiente fue No Guerra, propuesta bien thrashera con una actitud muy buena sobre las tablas, la cual tocó temas de su disco debut "Aonikenk"; composiciones muy al palo y bien ejecutadas!

Ya pasadas las 2:30 a.m. subió Embodiment, grupo Thrash/Death que ya hemos visto varias veces, y en cada una de las cuales siempre dijimos lo mismo: nos parece una buena banda, pero le falta un poquitin de gancho. Los temas terminan siendo un solo grito del cantante, lo cual a esa altura de la noche produjo que nuestros oidos sufrieran un tanto... Treinta y cinco minutos de set para Embodiment, quienes tuvieron que aguantar algunos gritos del publico pidiendo por Hugo Benítez y los muchachos de METRALLA, vociferaciones que no hacian falta, pero bueno... sólo fueron tres o cuatro los agitadores, y finalmente Embodiment pudo culminar su tarea.

Muy pasadas las tres de la mañana, y con un cierto retraso respecto de lo anunciado, subió por fin la banda esperada por todos (este cronista aclara que es una de las propuestas nacionales que mas le gusta).
El gran Hugo Benítez en el escenario, y METRALLA arrancaba con el tema que abre su ultimo disco, "Sotanas de Satanás", seguido por "Encubriendo al Delincuente en el País de la Injusticia" y "Mal de Males"; con la monada encendida por el saludo de Hugo. Le siguió "Sucio Vicio", dedicado al repulsivo Marcelo Tinelli, por toda la basura que su programa difunde.

Posteriormente llegó el primer cover ("Cover???", ironizó Benítez): "Azotes del Mundo", un clásico del viejo Horcas, ante la locura generalizada. Luego le regalaron una dedicatoria para su primer mánager, Alfredo Andrade, responsable del sello Húrling Metal, quien fuera el editor del primer CD (para nosotros, uno de los mejores del Metal nacional a lo largo de toda su historia), "Fuego en las Mentes". El mencionado "Pocho Metalica" desde abajo aplaudió a los músicos, quienes atacaron con la muy hitera "Purgatorio".

Después continuaron "Inadaptados Sociales" y "Desquiciado Frankestein" (a gusto de este enviado, el mejor tema del segundo álbum, sin lugar a dudas otro hit por donde se lo escuche).

Tras esto, Benítez llamó a un invitado al tablado, y a más de uno se le debe haber caido una lágrima: Gabriel Ganzo (baterista del primer Horcas) tras los parches, para compartir "Muerto en la Calle", todo un himno del Metal Argento, un temazo que con Ganzo y Benitez juntos sobre el escenario, traía claras reminiscencia del Horcas mas auténtico.

"Crisis Nerviosa" y "Solución Suicida" para ir llegando al cierre, dejando para el final a modo de bis, "Ardiendo en Llamas".

Como siempre, ver a METRALLA es una garantia de muy buen show y de entrega total, el frontman Hugo Benitez es poseedor de una tremenda presencia, y con el gran violero Jorge Moreno a su lado, se magnifica todo. Un batero (Diego Núñez) y un bajista (Luis Medina) que ponen todo de sí, y una segunda viola (Jorge Hoyos) que acompaña terriblemente, necesariamente tienen que conformar un combo tremendo.

Y asi pasó METRALLA con Hugo diciendo "Chicho Villagra siempre adelante nuestro" -en recuerdo al bajista original del quinteto, fallecido en un accidente automovilístico- llegó finalmente el fin para un muy, muy buen concierto de Metal autóctono. Muchísimas gracias y felicitaciones a Andrea Metal, y nuestro sincero augurio de muchos más recitales aniversarios para "El Ojo de la Tormenta".

Comentó: Miguel Giorgis, para OXIDO.-

martes, 12 de octubre de 2010

TANO ROMANO: 25 Años Junto al Metal, 2da. parte...



El sábado pasado concurrimos al Teatro Flores -ubicado en Av. Rivadavia al 7800-, para presenciar la segunda edición del festejo del TANO ROMANO por sus veinticinco años de carrera musical. Esta nueva fecha fue motivada por la impresionante aceptación del público en el primer recital, realizado el 13 de marzo, en el cual los comentarios fueron excelentes; además dicho show quedo plasmado en un DVD que está pronto a salir. Como hubo muchísimos fanáticos que no pudieron asistir a la primera jornada, y no querían quedarse sin ser parte de los festejos, surge esta nueva edición con varios músicos invitados, interpretando temas de HERMETICA, MALON, RAZONES CONCIENTES, CERBERO y VISCERAL.

Alrededor de las 19 hs. ingresamos al local, y luego de saludar a muchos amigos y conocidos, nos ubicamos para ir comenzando a palpitar lo que iba a ser esta gran velada. Mientras esperábamos por el comienzo del show, pudimos ver imágenes de la película sobre la historia de HERMETICA en las dos pantallas del recinto; como así también -a modo de adelanto- algunas de las escenas del anterior concierto del TANO. A medida que transcurría el tiempo se hacía evidente que la capacidad del lugar iba a estar completamente colmada; en su mayoría por jóvenes, pero también por padres acompañando a sus hijos.

En el ambiente ya se palpitaba una gran emotividad, y los típicos canticos de los presentes acrecentaban la ansiedad para que comience la función. Detrás del telón se pudo visualizar la silueta de los músicos que se iban ubicando en el escenario, mientras se empezó a escuchar la intro “Tano Solo”... Todo listo para dar inicio a una noche de Metal nacional en su más pura esencia.

"Masa Anestesiada" fue el elegido para encender la llama de la pasión, motivando un pogo de magnitudes increíbles. La formación que acompañó al TANO desde el comienzo estuvo compuesta por el gran Eddie Walker en el bajo, Pablo Hentsch en la batería, y Juan Soto en la voz. Luego se irían alternado varios invitados para compartir el escenario con el homenajeado.

La segunda canción de la noche fue "Victimas del Vaciamiento": por momentos la voz de Juan Soto quedaba tapada debido a la fuerza con que la gente cantaba, provocando algo pocas veces visto. El primer invitado fue Alexis (de la banda Ademan), quien vestía una remera de MALON, de quienes interpretaron "Sintoma de la Infección", agitando aun mas a la masa; retomando nuevamente Juan Soto para continuar con “Malón Mestizo”. Luego nos deleitó Christian Bertoncelli cantando “Evitando el Ablande”, temazo!!! Toda una gran festividad, donde la entrega de cada músico fue total.

ANTONIO ROMANO ya es una marca registrada en cuanto al sonido que genera su guitarra, como asimismo en la forma de pararse con su instrumento en el escenario.
Eddie es un maestro de las cuatro cuerdas; y aparte, la energía que emite es sorprendente, parece no cansarse nunca.
Pablo Hentsch tras los parches, demostró sus cualidades en un altísimo nivel, destacándose con un extenso solo, con una técnica casi majestuosa.

Otro de los músicos que no quiso perderse este momento fue Guillermo Romero (vocalista de Serpentor), interpretando “Castigador por Herencia”. Después sería el turno de Willy Caballero -compañero del TANO en CERBERO y VISCERAL, interpretando tres composiciones de dichas épocas: “Sin Perdón” -en el cual Mario Piazza reemplazó a Eddie Walker en el bajo-, “Misa Negra” y “Eskape”, haciéndose cargo de la batería el hijo del TANO, Randy Romano. Willy Caballero, con su voz grave y rasposa (inconfundible), hizo emocionar a los presentes, al traer los recuerdos de estos temas que están grabados en sus memorias, y que siempre generan esa satisfacción al volver a escucharlos.

Siguiendo con lo acontecido, el TANO convocó a todos los integrantes de la banda Senthencia, la cual integra su hijo Randy, quienes ejecutaron dos covers: uno de HERMETICA, “Hospitalarias Realidades”, y otro de MALON, “Gatillo Fácil”; permitiendo así tomar un breve descanso al resto de los músicos.

Posteriormente fue el momento de ver al Turu Paredes cantando “Vuelta al Barrio”, pieza de su ex banda RAZONES CONCIENTES, la que supo integrar junto a ROMANO y Walker.
Sumándose a la grilla de invitados, fué el turno de Carlos Cabral para regalarnos otro clásico de la “H”, “Desde el Oeste”. Cabral agradeció haber sido convocado para esta autentica fiesta del Metal, y pidió a los fans un fuerte aplauso para el TANO y para Eddie Walker.

Sin dejar ni un minuto para el respiro, comienza a sonar otra inolvidable obra de MALON: “Nido de Almas”, con la participación de Javier Compiano, vocalista de Plan 4.
Luego se hacen presentes sobre el tablado -ante la ovación unánime del publico- Mario Ian y Gustavo Rowek! El titulo designado para que interpreten fue “Memoria de Siglos”... Sin dudas, uno de los momentos más imborrables de la noche.

Una nueva aparición de Christian Bertoncelli, en esta ocasión para vocalizar “Soy de la Esquina”; después retornaría la formación con la que se abrió el show hasta el final del mismo, interpretando “30.000 Plegarias”, “Vientos de Poder”, ”Grito de Pilagá” y “Tu Eres su Seguridad”, en la cual todos creímos que había finalizado el evento, porque los músicos agradecieron con sus respectivos saludos, y luego de unos minutos se cerró el telón, momento en el que la gente empezó a darle la espalda al escenario, buscando la salida del local. Pero en realidad no había terminado todo, de repente comienza a sonar “Destrucción” -histórico himno de V8-, y ante el asombro del respetable, se abre nuevamente el telón y ahí estaban otra vez el TANO, Eddie, Soto y Hentsch ejecutando el ultimo tema de esta inolvidable noche.

Fueron casi dos horas y media de show. Gratificante recital hemos vivido; algunos volviendo a revivir los clásicos que cantaban cuando eran más jóvenes, y otros pudiendo concretar el sueño ver en vivo al legendario guitarrista tocando canciones de HERMETICA o MALON.

Pasaron los años, pero esa sensación muy difícil de explicar con palabras, la que sentimos al escuchar por primera vez a HERMETICA, sigue vigente y despertando esos mismos sentimientos, como en aquella oportunidad...

Muchas gracias a Lucía Chiarenza por su permanente gentileza para con los medios!

Comentó: Sebastián Cambiasso, para OXIDO.-
Foto: Nitzi Fernández.-

domingo, 3 de octubre de 2010

THERION en El Teatro Flores, 1/10/2010

El Dragón voló a Buenos Aires y echó fuego!

THERION en Argentina: Calificación: ●●●●○

Viernes, principio de mes, principio de una noche de recital para arrancar octubre con todo. La cita, THERION de Suecia; el lugar, El Teatro Flores.

Ahora digo: cada vez que hay que ir a Flores hay que viajar cono ganado en el tren, en fin... me queda a pocas estaciones al menos.
Llegué a las 19:30, recien estaba entrando casi toda la gente, porque dieron puertas con un poco de demora de lo que estaba pactado, pude enterarme que la banda de Christofer Johnsson estuvo probando sonido hasta casi las 18:30...

Siendo las 20 hs. subió la única banda soporte que estaba pactada, Dante. Esta agrupación local, ofertó su sonido Gothic-Doom, a un lugar que ya empezaba a colmarse. De entrada estaban como timidos -a mi parecer-; los vi como temerosos, en especial a su vocalista, que mucho no arengaba y no aportaba entusiasmo, pero con el correr del show de desató un poco mas. La propuesta fue interesante, de hecho el público se prendió, aplaudió los temas... creo que fue un acertado telonero para el evento principal. Contaban también con una vocalista femenina que daba sus toques soprano a la chirriante voz masculina. El sonido no fue del todo bueno, hasta diré que el punto débil (y muy malo) fue que el bajista quería lanzar sus guturales gritos, pero el volumen casi inaudible del micrófono no se lo permitía, debido a lo que, para el último título -un cover de Nightwish-, dejó de cantar porque ya que no funcionaba el micrófono, y quedó solo la voz femenina. Pero en lineas generales, Dante respondió y el público también.

Para esto ya se habían hecho las 20:40, y con el telón abierto, la batería de Dante voló en minutos (como un equipo de boxes de un Formula 1, excelente).

A las 21 hs. puntual, con alrededor de mil personas ante él, un extrovertido Christofer Johnsson saltó a escena con anteojos negros y galera, con un frac y pelo... corto! Volaron las lanas rubias!!!

Abrieron con el corte del nuevo disco, "Sitra Ahra", y pegaron "Secrets of the Runes". La banda sigue con el line up que en la oportunidad anterior visitara Argentina, pero la diferencia con ese show es que esta vez hubo más ganas, afianzamiento, y mas profesionalismo; tal vez porque esta nuevisima formación se asentó y se tomó las cosas mas en serio. El espectáculo fue bueno!

Recorrieron la ultima etapa de discos, en su mayoría. Interpretaron pocos temas de lo viejo, y muchos fueron de "Secret of the Runes", el album conceptual vikingo. El sonido fue muy bueno, aunque siempre THERION suena bien en un recital, es tal cual un disco de estudio. Es siempre destacable este punto y merece su elogio.

El Teatro colmado, y prendido en la propuesta. El sector alto lleno tambien, no a full, pero ocupado de costa a costa. Estábamos ante la presencia de una banda muy importante de la escena, sea cual sea el estado actual: lejos de "Vovin", pero siempre con el sello THERION. Una noche especial, ya que la vocalista Katarina Lilja cumplía años, asi que le cantamos el célebre cantito, y se emocionó! Aparte una mención especial: para aquellos que no saben, el lead guitar de la banda es un argentino, Christian Vidal, ex Cuero! Lo vimos con su sonrisa de oreja a oreja y no es para menos: tocar en esta banda ya legendaria, al lado de un grande como Christofer, no es poca cosa.

El set list:

SITRA AHRA
SECRET OF THE RUNES
TYPHON
PERENNIA SOPINA
HELLEQUIN
NIEFELHEIM
SOLO BATERIA
CLAVICULA NOX
VOYAGE OF GURDJIEFF
LJUSALFHEIM
WINE OF ALUQAH
GINNUMGAGAP
KALI YUGA III
CALL OF DRAGON
SIREN OF THE WOODS
ENTER VRIL-YA
TO MEGA THERION
LEMURIA
WAND OF ABARIS

Bises:
ABRAXAS
DIES IRAE
QUETZACOATL

Ultimes bises:
RISE OF SODOM & GOMORRAH
BLOOD OF KINGU

Fueron dos horas y veinte minutos de puro show THERION, y no se sintió que fuera un concierto de tanta duración; pasó volando y quedaron muchos temas buenísimos afuera: ahora me acuerdo de "Son of the Sun", "Summernight City", "Seawinds", y otros clásicos... pero bueno, el fin era presentar el disco "Sitra Ahra" -que no tuvo mucho resultado desde su salida-, por el sonido muy diferente de lo que fueron otras producciones. Pero de todos modos nada hasta ahora supera la actuación de 2004 en el Teatro Gran Rivadavia con la presentación de "Lemuria" y "Sirius B", ese evento fue épico!

Tras ese lapso, a las 23:20 todo concluyó, con la remera argentina de Vikstrom y el número 666 (comentarios abstenerse), pero los músicos siempre estuvieron a tono con la gente; es mas: Snowy Shaw bajó del escenario, palmeandose con la gente, siempre con sus gestos locos y esa imagen que imposta desde los tiempos de Notre Dame...

Creo que fue un buen recital, mas que nada esperaba eso: una mejor presentación que la anterior, y me fui satisfecho; en general la gente quedó mas contenta que la otra vez, y eso la banda lo percibió.

Como siempre agradecemos a Lucía Chiarenza y a la productora 4G, muy organizados y siempre atentos.

Salida, caminata a Plaza Flores... como muta la escena en esas seis cuadras, jejejeje... Será hasta la próxima, THERION!

Comentó: Luis DiSanti, para OXIDO.-
Fotos: Luis DiSanti.-

sábado, 2 de octubre de 2010

CRASHDIET en The Roxy Live Bar, 30/9/2010



Alrededor de las 19 hs. llegué a Capital, contando los minutos para ir a recoger mi entrada en la casa de un amigo, e ir palpitando más de cerca el debut de los glammers suecos CRASHDIET en Argentina.

Media hora después, me encontraba fuera del Roxy Live Bar, junto a un puñado de fanáticos que parecían extraídos de la escena Glam de los dorados años 80's. Tan sólo con esto bastó para conducirme mentalmente hacia aquella época inolvidable.

A eso de las 20 hs. nos permitieron el ingreso, y rápidamente me encaramé en la valla, a un metro nada más del escenario de este coqueto local de Palermo. Para hacer nuestra espera lo más entretenida posible, se empezaron a proyectar sobre la pantalla, videos clásicos de este estilo, de aquéllos intérpretes que lo hicieron posible: Kiss, Motley Crue, Twisted Sister, Ratt, Cinderella.

Largo rato después apareció el único acto soporte de la noche, el interminable solista Peter Blast. Lo de Blast pasa por un rock'n'roll extremadamente sencillo, aunque su buena onda y sus gestos para con el público arrancaron cálidos aplausos.

Nuevamente el intervalo matizado con acertados clips, hasta que a las diez y media se apagan las luces, permitiendo el aumento de la adrenalina en los presentes. Ya con el microclima creado, se empieza a escuchar una intro, tras la cual se abre el telón para dar la bienvenida argentina al esperado combo sueco.

A puro Hard Rock ochentoso se presentó ante nosotros el cuarteto escandinavo, contando con un muy buen sonido, amplio en nitidez.

CRASHDIET está conformado por Martin Sweet en guitarra, Simon "Simme" Cruz en la voz, Peter London en el bajo y Eric Young en la batería.

A nuestro entender, fué excelente el nivel del show, con una potente puesta en escena, y la descarga insistente de un tema tras otro, sin perder nunca la contundencia: de este modo, desfilaron "In the Raw", "Riot in Everyone", "Breakin' the Chainz", "It's a Miracle", "Fallin' Fain", "So Alive", "Rebel", "Down with the Dust", "Native Nature", entre otros. Honestamente, para quien escribe, fué como ver renacer el Glam Metal en este presente!

El cierre de la velada quedó a cargo del mayor hit de la banda, "Generation Wild", canción que le da título al último álbum de CRASHDIET. Para completar y redonder una noche de excelente comunicación entre músicos y público, no bien concluído el concierto, el cuarteto -dando muestras de un generoso gesto-, bajaron del tablado hacia las vallas para un saludo final y una cálida despedida de sus fieles fans argentinos...

Comentó: Ignacio Parini, para OXIDO.-   

viernes, 1 de octubre de 2010

LAMB OF GOD en Flores: Dignos representantes del Metal de nuestros tiempos



El pasado 27 y 28 de septiembre hizo pié por vez primera en nuestras tierras, LAMB OF GOD. Semejante evento no puede pasar desapercibido, ya que estamos hablando del debut de una de las bandas más importantes de la escena mundial actual. Con discos como "As the Palaces Burn”, “Ashes of the Wake” y “Sacrament” sobre sus espaldas, la expectativas eran enormes, principalmente por la performance que pudieren alcanzar las piezas en el directo. Algo que en principio, para quien escribe estas líneas, sería difícil siquiera de igualar.

A las 19:50 hs. del lunes inicia el show Por Los Que Mueren, sexteto oriundo del partido de Escobar que practica -según sus propias palabras- “Deathcore con toques Progresivos”. La alineación se compone de dos guitarras, bajo, batería y dos cantantes. Si el lector espera un comentario, más no sea breve, sobre su desempeño artístico, tendré que informarle que lo único que podemos decirle es que entendimos tan poco como nada de la propuesta. La razón principal: el sonido, desastroso. Podríamos enumerarles los mil problemas que tornaron casi imposible detectar una melodía, o siquiera un ritmo. En lugar de ello, la pregunta más importante es ¿Por qué generalmente ocurren estos desajustes con las bandas que inician generalmente este tipo de eventos? No sería justo cargar las tintas únicamente contra los músicos, pero éstos -desde su pasividad- permiten las famosas y corrientes tocadas de culos de los sonidistas. Todavía parece no quedar claro que si la intención del soporte es difundir su música, tal objetivo, en estas condiciones, queda muy relegado.

En segundo turno, a las 20:25 hs., antes de la banda principal, hace su presentación Pigwalk. Lo suyo es Groove Metal, influenciados de manera decisiva por el Pantera del emblemático “Vulgar Dislpay of Power”. Las semejanzas fueron más allá de lo musical, llegando a la imagen. En especial la del guitarrista, quien a través de su presencia y manera de desenvolverse con el instrumento, hizo recordar con nostalgia al fallecido Dimebag Darrel. En el set -que duró treinta minutos-, la agrupación presentó su EP “Flores Muertas”. Con un sonido llamativa e infinitamente superior al de sus predecesores, redondearon una correcta y entretenida actuación.

A las 21:30 hs., con el piso de la planta baja del local completo, la banda oriunda de Richmond, Virginia, fue ingresando al escenario con la música de “The Passing” como intro, relegando la entrada del vocalista Randy Blythe hasta las primeras notas de “In Your Words”, y continuando con “Set to Fail”, conformando hasta aquí un tridente de piezas pertenecientes a “Warth”, su última placa.

Como es sabido, el sonido -en cuanto a calidad y volumen-, va de menor a mayor. Por ello, sea por contemplar estas eventualidades, o por el simple azar, que la prueba de ensayo y error hasta el ajuste final de perillas lo hayan sufrido estas piezas, fue un acierto enorme. Para cuando llegaron temas como “Walk with me in Hell”, “Now you've got Something to Die for”, “Ruin” y “Hourglass”, la banda estaba sonando al límite de sus posibilidades. En esos momentos el recital alcanzó su climax, debido a las siguientes razones: por un lado, LAMB OF GOD posee numerosas piezas que actúan de complemento perfecto para la práctica de pogo y hedbanging. Por otro, el infernal acompañamiento del público, que en varias oportunidades practicó un slam de dimensiones tales como el piso del recinto, arengados en todo momento por Randy, quien brindó un show aparte, ya sea gracias a sus cualidades vocales como a su estado atlético; que paradójicamente encontró su opuesto con la cantidad de alcohol y cigarrillos consumidos por el líder durante el set.

La lista siguió con “Dead Seeds”, “Blacken the Cursed Sun”, “Descending”, “Contractos” y “Laid to Rest”, bajando un peñique la intensidad con “Omerta”, y “Vigil”, cerrando con “Redneck” y “Black Label”. El show se mostró siempre en un nivel superlativo, aunque habiendo pasado la andanada de los primeros títulos, el público asimiló la sorpresa del sonido avasallante y en extremo nítido, y se centró la atención en el “Randy Show”.

En cuanto a los desempeños individuales, los hermanos Willie y Chris Adler parecen haberse llevado el premio mayor. Con respecto a este último, su actuación fue notable durante todo el evento.

Una situación graciosa se desató cuando cierta parcialidad inició un cántico que decía algo así como: “ole ole ole ole… Morton, Morton”, sin embargo la cara de pocos amigos del guitarrista se explica porque éste no era tal. La gira sudamericana estuvo a cargo del sesionista Paul Waggoner, ya que el guitarrista miembro fundador se encuentra actualmente atendiendo asuntos personales.

Para finalizar, podemos decir que la banda le brindó a sus fans mucho más de lo que éstos esperaban. No solo por el impecable sonido, sino por el plus de haber transmitido desde el escenario mareas interminables de energía, que impactaron y emocionaron a más de uno.

Pasó por Argentina uno de los actos más reconocidos de la escena mundial actual, mostrando en la práctica el porqué se ha ganado este lugar de privilegio. Con miras a un futuro cercano, no debería extrañarnos que LAMB OF GOD logre el status de clásica, pero del nuevo siglo.

Setlist:
Intro: THE PASSING
IN YOUR WORDS
SET TO FAIL
WALK WITH ME IN HELL
SOMETHING TO DIE FOR
RUIN
HOURGLASS
DEAD SEEDS
BLACKEN THE CURSED SUN
DESCENDING
CONTRACTOS
LAID TO REST
OMERTA
VIGIL
REDNECK
BLACK LABEL

Muchas gracias a Lucía Chiarenza y a toda la gente de 4G Producciones.
 
Comentó: José María Aicardo, para OXIDO.-