Han leído nuestras coberturas:

miércoles, 28 de julio de 2010

Thrash Metal en C.B.G.B.: DEVASTACION, ZOOFILIA, OPRESOR y DARK WARRIOR



El sábado 24 de julio concurrimos al C.B.G.B., local ubicado en Bartolomé Mitre al 1552 en el barrio capitalino de Congreso, para presenciar el B.A. Atomic Attack Fest, que congregaba a las bandas thrashers Devastacion, Zoofilia, Dark Warrior y Opresor.

Un vez dentro del recinto, me llamó la atención el diseño del escenario, muy particular por cierto… bastante elevado, en forma ascendente, con algunos escalones. Este peculiar tablado permite observar a cada músico perfectamente desde abajo.

Para iniciar esta velada nada mejor que los experimentados Zoofilia (agrupación que hace años la viene remando dentro de la escena extrema nacional), quienes con su violento Death Metal sacudieron las paredes del C.B.G.B., y a su vez comenzaron a calentar la fría noche porteña. La banda en su conjunto suena muy compacta, aunque la labor de su vocalista Hernán Alzamora siempre es de destacar por su garra y actitud, además de vociferar con gran ferocidad.

Luego llegaría el turno para el grupo Thrash Metal argentino de mayor trayectoria que sigue en vigencia, nos estamos refiriendo a Devastación. Su vocalista y guitarrista Walter Ortiz es uno de los mejores compositores del Heavy Metal vernáculo, ya que sus letras poseen un fuertísimo compromiso con las cuestiones político-sociales, como así también con las diferentes barbaries que han sufrido los aborígenes en estas tierras. Fieles a su sonido, Devastación realizó un set impecable, durante el cual los presentes expresaron su apoyo hacia ellos. Walter manifestó sus pensamientos en varias ocasiones. En una de ellas dijo que "aparte de la corrupción, lo peor que le pasó al país es la cumbia villera, que se encarga de fomentar el robo". 
Esta agrupación es un leal ejemplo de honestidad y humildad, que sigue demostrando cómo a través de los años se persiste en hacer buen Metal.

En tercer lugar apareció Dark Warrior, para esparcir su Thrash ochentoso bien ejecutado, recreando el sonido de las viejas glorias del estilo. Ejecutaron temas propios, los cuales tienen la fuerza y la furia justa para no parar de mover tu cabeza. Iván -guitarrista y vocalista de la banda-, mediante su tono de voz similar al del germano Mille Petrozza, genera el complemento exacto para cada composición. Realizaron covers de algunas gemas del Thrash alemán, motivando de esta forma aún más a los thashers locales para que no cesaran de hacer pogo.

La cuarta y última performance estuvo a cargo de Opresor, también cultores de un Thrash punzante y rápido, como para que no decaiga la intensidad reinante en el lugar hasta ese momento. Este quinteto entregó una labor aplastante, ejecutando títulos de su reciente trabajo discográfico debut, "Fiebre de Guerra", dando el golpe final de knock out al público presente en la noche de Congreso.

En resumen: este B.A. Atomic Attack Fest se transformó en una excelente fecha, muy bien organizada y con un buen marco de espectadores, lo cual nos pone muy contentos por la calidad de los músicos intervinientes.

Comentó: Sebastián Cambiasso, para OXIDO.-

lunes, 26 de julio de 2010

ALAKRAN en El Teatro Colegiales, 24/7/2010



El motivo para acercarnos al reducto de Federico Lacroze y Alvarez Thomas, era por demás justificado: la posibilidad de ver en acción a una de las agrupaciones más emblemáticas de fines de la dorada década del 80' en nuestro país: ALAKRAN, el combo liderado por el carismático cantante Mario Ian, poseedor de un timbre vocal distintivo y cuasi único dentro de nuestra escena.

Por ende, siendo las 19 y monedas en la tarde del pasado sábado, hicimos nuestro ingreso al antro en cuestión. Lo primero que vimos fué que el sitio se encontraba semi vacío, mientras los primeros invitados, Bloom, subían a las tablas. Lo de esta gente transita los caminos del Hard Rock, no muy lejanos del estilo de la banda principal de la noche. Adolecieron de algunos inconvenientes sonoros, especialmente el violero líder. Los legendarios Kiss merecen ser citados como la influencia más prevaleciente en la propuesta de Bloom; de hecho el cierre de su set fue con un cover de los neoyorquinos: el ultra conocido "Love Gun".

Pasado muy poco tiempo, tras la bajada de Bloom del escenario, Mike & Desafiados tomaron ese lugar. Y el comienzo fue con una versión de "El 38", de Divididos. Hubo un par de composiciones propias, tales como "Hombre de la Calle", que nos parecieron correctas. También permitieron a un par de invitados que los acompañaran en sus interpretaciones. En su momento ya habíamos visto a este quinteto en acción, y podemos decir que notamos una mejora en su accionar.

Tras una media docena de títulos a cargo de esta agrupación, el siguiente turno fue para Seyer, banda que acumula muchos años de ruta a través del under argentino. Lo suyo es Heavy Metal a lo Judas, o sea de corte netamente clásico. El mayor inconveniente con el cual nos topamos fue la cuestión del sonido: durante los primeros tres temas, directamente la banda no se escuchó. Nos sorprendió la pasividad del sonidista ante este percance, el cual tardó demasiado en solucionarse; y por ello, Seyer se vió totalmente perjudicado. Y nosotros como público también, porque no exagero si digo que no escuchamos nada de lo que este trío interpretó durante la mitad de su set!

Hasta este momento, el ingreso de espectadores había sido muy lento, pero alrededor de las 21 horas, esto cambió considerablemente, dado que se acercaba el momento de que ALAKRAN comenzara a tocar.
Aproximadamente a las 21:15, pudimos empezar a disfrutar de una presentación del show, que consistió de imágenes proyectadas en una pantalla gigante, donde veíamos a los músicos siendo avisados de que tenían que salir a escena. Nos pareció original este detalle.

Con El Teatro prácticamente colmado, aquéllos que supieron ser precursores del Glam Metal en Argentina, aparecieron en escena; munidos de un vestuario acorde a una leyenda del rock vernáculo: anteojos oscuros, sombreros de cowboys, chalecos, camperas de cuero (blanca, en el caso del bajista!) conformaban la imagen del quinteto. La reacción del público al verlos en escena fue muy efusiva; máxime teniendo en cuenta que la edad promedio de los presentes, se nos antojó superior a los veinticinco años.

La banda sonó extremadamente bien, ajustada y poderosa. Potentes y ricos en matices, se nos permitió disfrutar a pleno de la maravillosa voz del Gran Mario Ian, un cantante excepcional que se encuentra en un justo punto de madurez dentro de su dilatada carrera. Pese a algunos pequeños problemitas generados con su retorno, de ningún modo se vió afectada su performance vocal.

El histórico violero de ALAKRAN, Walter Curry, también presente en este esperado regreso, nos entregó un solo pletórico de garra y sentimiento; inmerso en medio de un paseo a través de la escasa discografía de la banda: recordemos que ALAKRAN solamente grabó dos álbumes de estudio. Cabe señalar que el mismo Mario se hizo cargo de las seis cuerdas -semi acústicas- en un par de pasajes del concierto.

De modo tal que pudimos escuchar lo mejor de ambas placas, con grandes títulos como "Otra Vez en las Calles", "Siempre que Pienso en Vos", "Alguien nos Divide", "Entre Cielo, Tierra y Mar", "Vas a Ser un Dominado", "Si Todo Sigue Igual (Enciéndelo)", "Traidor", "Rompiendo las Cadenas que Nos Detienen", "S.O.S. Hombre Muerto", "Cuanto Más Fuerte (Ella es la Mejor)" y "En Nadie Confío"; dejando para el bis de cierre a uno de sus mayores clásicos: "Vagabundear", el que da título a su primer registro, del hoy lejano 1989.

Los fans se mostraron participativos, cálidos, y muy contentos por el espectáculo ofrecido por los músicos. En líneas generales, podemos afirmar que ha sido una enorme satisfacción haber podido estar presentes en esta noche de excelente Hard Rock, en la cual ALAKRAN aprovechó para grabar su primer DVD oficial, como así también un futuro CD en vivo. Además, cabe destacar el agradecimiento permanente manifestado por el quinteto hacia el apoyo brindado por los presentes.

Por nuestra parte, solamente resta agradecer a Lucía Chiarenza, responsable de prensa de la organizadora 4G, por su permanente gentileza para con nosotros.

Comentó: Eduardo Savia, para OXIDO.- 

IMPERIO en The Roxy Live Bar: Presentación oficial de "Latidoamérica", 23/7/2010



Arribamos a las 19 hs. al Roxy Live Bar de Palermo, con grandes expectativas de lo que sería la presentación de "Latidoamérica", el flamante álbum de IMPERIO, tras varios años sin lanzar canciones nuevas en un disco de estudio.

Cuando llegamos ya había bastante gente esperando que abriera el reducto. Alrededor de las 20 subió al escenario Tercer Día, interpretando “Guiando la Fuga”. En el siguiente tema apareció como invitado el Turu Paredes, ex cantante de Razones Concientes. A continuación interpretaron “Aliento”, en el cual el músico invitado fué Gabriel Ganzo, ex batero histórico de Horcas, y que también formó parte de Razones Concientes. El vocalista de Tercer Día comentó que Ganzo era un gran amigo. Cerrando el show nos regalaron el cover “Vuelta al Barrio”, de los mencionados Razones Concientes, el cual fué muy alentado por la gente. Debido a la hora, y a que era día de semana, no había mucha gente aún en el RoxyTercer Día se fue muy aplaudido por el publico presente, y de a poco se veía a otros llegar.

A las 20:30 se presentan los experimentados Boanerges, con una intro previa solamente acompañada de los teclados y guitarras… y pegados, los temas “Poder Soberano”, “Mundo Diferente” del nuevo álbum, "Hora Novena"; “Nueva Oportunidad” y “Una Novela”. En total Boanerges tocó cinco canciones, a lo largo de las cuales demostró un gran talento musical y un muy buen sonido. A pesar de que no comparto su ideología, me dejaron con la boca cerrada desde el aspecto musical. Se retiraron aplaudidos por los espectadores presentes, y a medida que iba pasando el tiempo el lugar se iba llenando.

Alrededor de las 21.30 sube a los escenarios la banda más esperada: IMPERIO.
En el interior del lugar había mas de doscientas personas, todos alentando y gritando la remanida “Pan y vino, pan y vino...".
Comienza a soar la intro "Vuelo Inicial", con los telones aún cerrados. Entonces se abren, y se puede ver al tecladista en escena. De allí rápidamente pasamos al título que da nombre al álbum, “Latidoamérica”, donde los fanáticos se mostraron haciendo pogo y cantando casi desaforadamente (Ahora si que Christian Bertoncelli no podía decir lo mismo que dijo la primera vez que lo tocaron, o sea que nadie sabia la letra y él mismo podía equivocarse al cantarla!). Todo el público presente sí conocía la lírica, y no paraban de cantar junto a él.

Detrás siguió “Tal Vez tu Latir me Salve”; después una de las viejas composiciones: “Eres”, canción muy pogueada por la masa. Luego “Prisionero”, y a continuación “Sigilosa”, donde se presentó como invitado a Javier Barroso (ex Lorihen, actual Magnos), quien fue muy aplaudido, consiguiendo una gran interpretación del mismo. Tras éste, uno de los clásicos mas esperados: “Paz en la Tormenta” siendo vocalizado magníficamente por Barroso y por Christian, con un gran desplazamiento sobre el tablado. A pesar de que surgieron dificultades con el sonido, la gente y los músicos le iban poniendo toda la onda para disfrazar tal hecho, y que no se note. Javier Barroso realizó una gran demostración, mandándose cada agudo que te dejaban boquiabierto! Se retiró muy vitoreado y sin dar tiempo a nada, IMPERIO continuó con “Maleficio”, en el cual uno de los equipos de sonido se rompió y tuvo que ser cambiado. Aquí Christian acotó que eso era un maleficio, tal como dice la canción. Mientras el problema técnico se intentaba solucionar, los fans pidieron un solo de la bata -a cargo de Hernán Coronel-, donde asistimos a una gran interpretación del mismo: terrible solo nos brindó!!

Como el inconveniente continuaba sin solución, el publico pidió ahora el solo de voz, y Christian interpretó “En Tiempos de Estío”, acompañado por todos.
Cuando el trastorno sonoro se arregló al fin, arrancaron con “Guerrero Legendario", seguido de “Las Musas de Ulises”, con la gran mayoría cantado a la par de Christian Bertoncelli.

“Miércoles de Cenizas” fué el siguiente, pegado al cual otro clásico: “Para Mi Gloria o Mi Fracaso”, pogueado a toda máquina. Dejando que los fanáticos participen, Bertoncelli paraba de cantar y escuchaba a la gente con una gran sonrisa; fue notorio que los músicos se sorprendieron muy gratamente con el soberano, porque muchos se sabian gran parte de las letras, y las cantaban a la par del vocalista. Esto se acentuó durante “La Ultima Arenga”.

A continuación “Volveré”, seguido de “Alas de Memoria”, composición que a más de uno nos emocionó: no puedo negar que en lo personal, por más que escuche mil veces ese título, siempre voy a terminar largando un lagrimón.

Luego desfilaron “El Cóndor Pasa”, el aclamado “Abismos en el Cielo”, “El Tiempo Dirá” y el casi himno “Será Una Gran Victoria”. Así estábamos por cerrar una noche magnifica, aunque en ese instante se produjo un mínimo altercado con un espectador, rápidamente solucionado por Bertoncelli poniéndole un toque de humor, y despertando hilaridad en sus seguidores.

Para ir cerrando quedaron “El Inmortal” y finalmente “Voy a tu Encuentro”.
Después de una hora y media de recital, no podemos quejarnos de nada, dado que a pesar de los inconvenientes, IMPERIO entregó lo mejor de parte de sus integrantes, con el agradable plus del notable compañerismo que se pudo apreciar entre ellos.

Muchas gracias a Lucía Chiarenza, de 4G Producciones, por su gentil acreditación para OXIDO, para así poder compartir este buenísimo evento.

Comentó: Nitzi Fernández, para OXIDO.
Foto: Nitzi Fernández.-

martes, 20 de julio de 2010

2da. Feria Internacional del Coleccionismo Discográfico en Buenos Aires



Durante los días 16, 17 y 18 de julio se llevó a cabo en la ciudad de Buenos Aires la 2da. Feria Internacional de Coleccionismo Discográfico, en el Centro Costa Salguero.
Invitados nuevamente por la gente de Arrow Distribuidora, decidimos concurrir con sumo gusto. Por agosto de 2009, momento en el cuál se realizó la primera exposición, nos había quedado la idea -en base a lo hablado oportunamente con los distintos participantes-, de una posible reedición del evento. Un año después, todas aquellas sospechas quedaron materializadas en una nueva fiesta cultural, con la música como punto de encuentro.

Las expectativas para esta edición en particular se centraron -casi en exclusividad-, en el vinilo, el cual está viviendo un revival de proporciones asombrosas. Sabido es que el formato ha conservado desde su nacimiento un núcleo duro que ha permanecido fiel gracias a su carácter artesanal, y en menor medida, a la supuesta superioridad del sonido analógico sobre el digital, algo discutido no por la veracidad de la afirmación, sino por lo notable que pudiere resultar al oído humano.

De cualquier manera, el formato que nos atañe, y que por estos días causa furor a nivel mundial (sino fíjense como los diversos sellos internacionales editan material estreno de sus artistas en esta modalidad, algo que hace diez años solo se hacía de manera marginal), pisa cada vez más fuerte en nuestro país, donde discos que hasta hace un par de años eran el fusible ante cualquier limpieza de rutina, hoy se ofrecen por internet a sumas que en muchos casos rondan las tres cifras.

Por si fuera poco, se está dando un fenómeno que suma día a día más adeptos, el cual consiste en conseguir “lo inconseguible”. Todos estos comportamientos hacen de la Feria del Coleccionismo Discográfico una oportunidad única a nivel nacional -e incluso sudamericano-, para el único fin de satisfacer estos hermosos -y en muchos casos, onerosos- caprichos.

En particular, este año nos encontramos con más material, incluyendo VHS, CDs y remeras; también se expusieron entradas de recitales, entre ellas una de invaluable valor histórico (pero sí económico: $ 2.000!!!) de Kiss en la cancha de Boca en el año 1983, evento que a la postre fue suspendido.

La diversidad sonora en su máxima expresión se hizo presente, en especial (y lo celebro con orgullo) por la cantidad de material enrolado en el mundillo Heavy Metal, cuya contrapartida fue la gran afluencia de público en busca de estos ítems. Aún los sellos o distribuidoras que no trabajan material Heavy, poseían en su catálogo algún disquillo para la ocasión. Hemos tenido la oportunidad de ver muchísimas ediciones de lujo, entre ellas dos de Black Sabbath con singles del período 69-79! Y un box negro con los discos de la era Dio! Otro tanto tuvimos con Megadeth, Metallica ó Iron Maiden. Todas gemas, que con el solo hecho de observarlas, nos generaron deleite, asombro y emoción.

Si hablamos de cuestiones menos felices, ciertos vinilos y ediciones limitadas en CD se ofrecieron a precios por demás elevados. Con referencia al primer formato, no pocos ejemplares con no más de dos años desde su salida (por ende, carentes de valor histórico) se vendían entre $ 220 y $ 250, lo cual no deja de ser extraño, siendo que en la web de sus respectivos sellos, los precios del mismo material rondan los veinte euros.

Por segunda vez consecutiva la feria ha dejado una sensación de éxito, sea tanto a nivel comercial como publicitario. En este último punto resaltamos el impecable trabajo a pulmón que hace Alejandro Devetak, a través de la Distribuidora Arrow, difundiendo bandas under de Argentina y Latinoamérica.

Desde una mirada más personalista, nos ha quedado la hermosa satisfacción de haber disfrutado la música desde un lugar completamente distinto, pero con la misma pasión que nos une y caracteriza a todos los amantes del arte más bello y emotivo.

Finalmente, por si les interesa, les dejo data de algunos de los expositores presentes en este atípico fin de semana, los que se especializan en nuestra música:
Arrow Distribuidora: http://blogs.myspace.com/arrowdistribucion
BlackStar: http://blackstar3.com.ar
Requiem: http://requiemweb.com.ar
Icarus Music: http://icarusmusic.com.ar
Liverpool: Av. Cabildo 2136, Capital Federal.
Metal Bitch Records: http://metalbitchrecords.com
2M Producciones: http://2mproducciones.com.ar

Comentó: José María Aicardo, para OXIDO.-

miércoles, 14 de julio de 2010

KRISIUN en Asbury, 10 de julio de 2010



En abril del año 2007, la banda brasileña KRISIUN se presentó por primera vez en Argentina. En aquella ocasión compartieron la fecha con una de las agrupaciones mas representativas del Thrash Metal de la Bay Area de San Francisco; nos referimos a Testament. En dicho evento -al cual tuve la fortuna de poder asistir y presenciar un show de KRISIUN inolvidable-, me hubiese gustado apreciar durante más tiempo a estos deathmetaleros sobre el escenario.
Pasaron tres años para tener la posibilidad de ver al trio brasilero nuevamente, y esta vez como cabeza de cartel, para poder saciar ese gusto a poco que nos quedó en su anterior presentación.

Comenzamos a comentar lo ocurrido en el Asbury Club: ingresé a eso de las 18:30 horas. Para ese momento se disponía a tocar Angkor, viejos luchadores del under extremo argento, quienes comenzaron con una intro con toques bastante siniestros y oscuros cuyos sonidos provenían del teclado que ejecutaba el guitarrista, mientras el vocalista recitaba una especie de invocación al diablo (o algo similar…). El estilo que ejecuta Angkor se podría definir como Black Metal con toques Death.
Tras el segundo tema, aparece por la parte de atrás del escenario un señor con algunos kilos de más, vistiendo un jogging negro, una remera roja, una capa del mismo color, portando un tridente (!!) y con su rostro cubierto por una máscara: estábamos en presencia del mismísimo Satanás… xDD. Una cuestión extramusical que generó mucha gracia, aunque ésta no seria la única presencia de engendros del mal: luego de algunos minutos, surge otro individuo con una túnica negra y enmascarado como un demonio, sosteniendo entre sus manos un cráneo humano, el cual no parecía ser de cotillón.
Mas allá de estos sucesos, en el plano musical Angkor sonó de forma aceptable.

Luego llegaría Inferi, conformado por tres integrantes, quienes portaban pinches y demás accesorios en su indumentaria y que generaban un buen complemento visual. Temas veloces cargados con una dosis equilibrada de Black y Death Metal. En uno de los costados del escenario podíamos ver una guitarra, de la que minutos más tarde se haría cargo Patricio Castelli (violero de Bloodparade), quien se acopló perfectamente a la performance de Inferi. Un set cargado de potencia e intensidad nos otorgaron los músicos en esta presentación.

Mientras compartíamos algunas cervezas con amigos, nos disponíamos a apreciar la propuesta de Climatic Terra, quienes desde su inicio hasta la actualidad ha sufrido varios cambios de integrantes entre sus filas. Al transcurrir una serie de temas, observamos que entre los presentes no se generaba ninguna clase de respuesta, como si ocurrió con las bandas anteriores. Los incesantes gritos provenientes de su vocalista Nadia El Shobkshy provocaban una saturación auditiva, notándose un elevado aumento en las perillas del volumen. Ejecutaron en su mayoría composiciones propias, más un cover de Carcass.

Arribando a las 21 horas, Matan S.A. comienza a escupir todo su frenético Old School Death Metal ante un buen marco de asistentes para ese momento. El líder y vocalista Wata -como ya es su costumbre-, llevando un vendaje con manchas de sangre en una de sus manos, a modo de un típico asesino de película de terror de los años 80´s. Algo más de treinta minutos bastaron para reafirmar que Matan S.A. en su conjunto está sumamente afianzado, y además lo logra manteniéndose fiel a las raíces del genero.

La última apertura de telón de la noche fue a las 22 horas, momento en el cual la aplanadora sonora de KRISIUN se pone en marcha; siendo el tema "Slaying Steel" de su más reciente trabajo titulado "Southern Storm", el elegido para iniciar esta alta demostración de brutalidad. "Combustion Inferno" en segundo lugar, para detonar un desbordante pogo que se convirtió en una cacería humana.

La velocidad y la técnica desplegada por Max Kolesne detrás de los parches es asombrosa. Por tal motivo, las composiciones de KRISIUN tienen ese toque tan característico -casi inconfundible!- en la bateria, que a esta altura es una marca registrada.
Alex Camargo, a cargo de la voz y el bajo, fue el encargado de dialogar con el público, manifestando sentirse muy cómodos tocando nuevamente en Argentina; incluso mencionó a V8 como un referente del Metal sudamericano, motivo por el cual los fanáticos comenzaron a corear el nombre de este grupo seminal del Heavy argentino, mientras algunos empezaban a pedir que tocaran "Destrucción", cosa que no ocurrió.

El trio brasileño cuenta con un arsenal de composiciones demoledoras, las cuales se hacen casi imposibles de poder seguir haciendo headbanging, porque es muy probable que te quedes sin cuello. Algunos de los títulos ejecutados en esta presentación fueron "Murderer", "Minotaur", "Black Force Domain" (que da nombre al primer trabajo discográfico, allá por 1995), "In League With Satan" -cover de Venom incluido en su disco "Works of Carnage"-, entre varios otros.

Ante un marco de unas 250 personas, KRISIUN desplegó todo su mortífero Death Metal en un lapso que duró aproximadamente 75 minutos, pero que parecieron ser más, debido a la intensidad del show.

Los hermanos Max y Moises Kolesne y Alex Camargo se han ganado con el correr de los años un lugar de suma jerarquía dentro del Metal extremo sudamericano, además de ser una de las bandas brasileras de mayor aceptación en todo el mundo.

Muchas gracias a Jorge y Horacio, responsables de la organizadora Black Medusa, por su gentileza para con nuestro espacio radial!
 
Comentó: Sebastián Cambiasso, para OXIDO.-

sábado, 3 de julio de 2010

SHADOWS FALL en The Roxy Live, 30 de junio de 2010



Uno generalmente percibe, no sin cierta inquietud, una vibración peculiar al momento de asisitir a determinados eventos artístico-musicales, una fugaz corazonada que te indica que el espectáculo que estás por ver te deparará alguna que otra sorpresa. Me explico: este cronista lleva muchos años asistiendo a eventos de música pesada de todo tipo, y mal que me pese reconocerlo, uno a veces va esperando recibir una cosa y termina recibiendo otra. Esto puede ser bueno o malo, por ejemplo: ¿quien no se sintió defraudado alguna vez al ir al cine a ver una película a la cual le ha puesto muchas expectativas y que termina siendo un bodrio? Esto es algo muy común. Pero contrariamente, cuanto menos expectativas le ponemos a una cosa, por lo general nos termina sorprendiendo gratamente. Algo asi fue mi experiencia con los americanos Shadows Fall, quinteto Metalcore oriundo de Massachussets, quienes tuvieron su preciado cuarto de hora a principios de la década del 2000, subidos a la ola (ya rompiente) del Ñu Metal -descontemos su disco debut, con un marcado perfin deathmetalero-, y bendecidos por la mano de la prensa especializada, que los catalogara como una de las más importantes agrupacioness dentro de ese invento llamado NWOAHM (New Wave of American Heavy Metal).
Tocaron en el escenario principal del Ozzfest, y hasta fueron nominados para los premios Grammy. Promediando el 2010, ese furor mediático parece haber pasado, pero no las ganas de continuar sacando discos y defendiendo su material en vivo.

Quizás por cuestiones de piel, o porqué no, generacionales, la música de Shadows Fall no me mueve ni me moverá un pelo. He escuchado sus discos con atención varias veces, le he puesto empeño, ganas, paciencia, hasta tesón; pero luego de semanas escuchando su material, ni una sola de sus canciones viene a mi mente. Uno no puede decir que la banda sea mala; muy por el contrario, todas las ejecuciones son correctas, los discos tienen una producción increíble y un sonido demoledor; inclusive si analizáramos cada componente por separado, notaríamos que es una banda muy talentosa, con riffs asesinos, una presición y una técnica envidiables, y una actitud por demás positiva y ganadora, pero... les faltan canciones. Les falta un hit. Y una banda sin hits es como un equipo de fútbol lleno de estrellas que no pueden meter un gol (si, asumámoslo, el Mundial me ha ganado completamente la cabeza); y un partido sin goles, ya todos sabemos, solo puede oscilar entre una lágrima y un bostezo. Solo quedaba el repechaje del concierto en vivo para lograr el desempate en mi cerebro.

Con esta pobre perspectiva me metí en el coqueto reducto de Palermo, donde el quinteto se presentaría este miércoles 30 de junio; plena mitad de semana, con un día frío, encapotado, y con una gripe que amagaba desbordarme por todos lados. Una belleza...

Estaba tocando la última banda soporte de la noche, ellos eran Nave Astra, novel agrupación de Metal moderno, ruidoso y enojón. Sonaron potentes y entusiastas. Sus sobrios trajes y corbatas los mostraban como estresados oficinistas que habían perdido todo en la Bolsa (o en la bolsa), y que descargaban toda su furia desgañitándose al ritmo de los nuevos sonidos del Metal. Interesante. Prueben de escuchar algo en su MySpace: http://www.myspace.com/naveastrametal.

Luego de una breve espera, suben por fin las figuras de la noche, ante la tibia emoción de un puñado de fans. De inmediato su cantante, el hiper-archi-megarrastudo Brian Fair, se hizo cargo del micrófono y gruñó "Buenas noches, somos Shadows Fall de Massachussets!", y comenzó la fiesta.

La propuesta de la banda (como la del 90% de los grupos del género) consiste en una mezcla de ritmos pesados, con elementos del Heavy Metal tradicional ("Still I Rise"): ocasionalmente aparecen riffs netamente thrashers -tomados prestados telepáticamente de la mente de Tom Araya- (como en "A Public Execution"), o incluso a veces apretando el acelerador, para descolocarte con una canción que si no fuera por las voces, sería Death Metal ("Failure of the Devout"); o hasta Power Metal ("My Demise"), con la destacable labor de Jonathan Donais, un guitarrista con una calidad sorprendente, que lo demuestra parando la pelota y ejecutando solos de alta factura, entre tanto despelote de riffs y machaques. No se queda atrás el baterista Jason Bittner, muy preciso y sólido tras los parches.

Brian Fair es claramente el alma máter del combo, dueño de una energía única y un gran carisma. No paró de berrear y revolear sus kilométricas rastas durante todo el show, ante un público entre tímido y atento.

Doce temas, muchos de ellos de su nuevo disco "Retribution", conforman el setlist de esta gira de Shadows Fall; sin embargo no se olvidan del material más antiguo, como "Thoughts Without Words", del álbum "The Art of Balance". Las canciones se van sucediendo y el tiempo pasa relativamente rápido, entre la curiosa imagen de Fair, el virtuosismo de Donais y la sólida contundencia del resto de los músicos.

Para el final se depacharon con una versión de "Bark at the Moon", del gran Ozzy; y "The Light That Blinds" de su aclamado disco "The War Within"; y así llegó el cierre.

Despedida, apretones de manos, reparto de púas y palillos. Un amague de volver y hacer una última, que al final no se dió, y que dejó a algunos con ganas de más.

Un set de una hora y monedas, una discreta cantidad de público, y un show entretenido fue lo que dejó el debut de Shadows Fall en Argentina. Algunos dirán que fue poco, yo les digo que es mucho más de lo que pensaba ver.

Muchas gracias a Marcela Scorca, encargada de prensa de la productora Icarus, por su gentileza y buena onda!

Setlist:
King of Nothing
Thoughts Without Words
Still I Rise
A Public Execution
Failure of the Devout
My Demise
Inspiration on Demand
Destroyer of Senses
The Power of I and I
What Drives the Weak
Bark at the Moon (Ozzy Osbourne cover)
The Light That Blinds.

Comentó: Alien, para OXIDO.-
Foto: Alien.-